domingo, 5 de octubre de 2008

Tarta del pecado original


" En el principio la mujer autora de este blog creó la decoración de su vetusta barraca montrealesa. Y la barraca estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo (sobre el enyesado manchado de humedad). Y dijo la mujer: «Sea la pintura» ; y fue la pintura. Y vio la mujer que la pintura de interiores era buena, y eligió cortinas y fundas de cojines en consonancia. Luego dijo la mujer: «Haya reforma del cuarto de baño, y créese un segundo cuarto de baño donde antes no había más que tinieblas (en el sótano, claro)». E hizo monsieur M. la reforma, y creó un segundo cuarto de baño, y fue útil en tiempos de visita a la hora del apretón después del desayuno. Y fue así.

Dijo también la mujer: «Hágase la reforma de la terraza del patio, y plántense plantas diversas». Y fue así. Después dijo la mujer: «Produzca la vid unas uvitas quebequesas, las matas de frambuesas, frambuesas, cuyas semillas están en ellas». Y vio la mujer que eran buenas.

Luego dijo esta mujer: «No es bueno que el hombre y la autora de este blog estén solos. Produzca la golfa de la gata de tu hermana múltiples retoños, fructifiquen y multiplíquense los dichos retoños, y adoptemos un par de ellos antes de que los gatos se le salgan por las orejas». Y fue así. Y la autora y su hombre adoptaron un par de gatos, y llenaron éstos de pelo el sofá del jardín del Edén. Y vio la autora que esto era bueno.

La mujer habló a su hombre y lo puso en el jardín del Edén (la barraca montrealesa) para que lo cultivara y lo cuidara, mientras ella revolucionaba el mundo de la lingüística con su tesina de nunca acabar.

Fueron, pues, acabados los baños y el patio. Y acabó monsieur M. en el día séptimo la obra que hizo; y reposó al día séptimo de toda la obra que hizo. Y mientras monsieur M. tomaba su cafelito leyendo La Presse, la mujer le dijo: «Has reformado la barraca con el sudor de tu frente. Es tiempo de que salgamos a dar una vuelta». Y el hombre cerró resignadamente el periódico, apuró su cafelito y los dos salieron a Rougemont, tierra de manzanas. Y hombre y mujer anduvieron por el monte, y pararon en una granja con un hermoso vergel de manzanos, a comprar manzanas.

Y vio la mujer que el fruto del árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y el árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió. Y compraron un par de kilitos. Y preparó la mujer una tarta de manzana de antología, la sacó del horno humeante, cortó un pedazo caliente y dio también a su marido, el cual comió, así como ella.
Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales. El resto es privado."

*******************


Delicious fruits, indeed. Si hay un cultivo típico de Quebec, ese cultivo es... las manzanas. Efectivamente, la Belle Province tiene la reputación de producir manzanas deliciosas, y de hacer una sidra bastante buena con ellas. Con múltiples variedades como las McIntosh, las Lobo, las Paula Red... muchas de las cuales no conocía antes de vivir aquí, septiembre se convierte en la fiesta de la cosecha, particularmente en la fiesta de la cosecha de las manzanas. Las familias se van a pasar el día a la granja, en la que recogen ellos mismos las manzanas, que luego se pagan a peso.
Así que decidí llevarme a monsieur M. al huerto. ¡Ajem! Y después preparé la tarta de manzanas (a la americana) más coj... estupenda de toda mi vida. Y he hecho unas cuantas. En serio, si se dieran premios Nobel por tartas de manzana, ésta lo habría ganado.








La receta, aquí. Los únicos cambios que hice: sustituir el lard (grasa de cerdo antiguamente, hoy en día grasa hidrogenada industrial, bastante repugnante, vendida en bloques bajo la marca Crisco) de la receta de la masa por margarina no hidrogenada, aunque si utilizáis mantequilla -si las arterias os lo permiten- será aún mejor. Y remplacé la mitad de la harina por harina integral. Seguid la receta a rajatabla, funciona muy bien.

Y pecad, pecad.

19 comentarios:

Maria Fernanda dijo...

Arannnnnn!!! Hace poco fue el concurso de tartas de manzanas aqui y sólo hubo dos participantes. Una fue una amiga mía, quien ganó el segundo lugar y la otra, el primeo, obviamente, es una señora que desde hace diez años gana el concurso. Me imagino que desde hacía 10 años nadie se presentaba, sólo ella jajajaja. El corcurso lo organiza el Museo de la Civilización y créeme, tu tarta hubiera destronado a la de Doña Tarta por mucho!!!!! Ya quiero ir a visitarte!!!!!!!!!!!!!!!

P.D. jajajajajaja tu Edén es muy tuyo :P

Bea dijo...

Yo hago una seguda propuesta para la tarta: "Tarta otoñal de manzana de la Diosa Quebequesa"!!! Besos. B

maría dijo...

Jua, jua, jua.... Todavía estoy riéndome. Mi hijo y mi marido me miran como si estuviera loca....
La tarta tiene una pinta estupenda. ¿Me mandas un trozo?

ander dijo...

Tú no tienes abuela, ¿no? ^_^ Te ajunto una receta fácil fácil de bizcocho de manzanas, que hago desde niño con un libro de recetas llamado Cuina Llaminera, de Lluïsa Jover; la receta se llama "Pastel suave de manzanas".

100 g margarina
100 g azúcar
2 huevos
un limón
150 g harina
una cucharadita de levadura química
de 500 a 750 g de manzanas

1) Derretir la margarina.
2) Batir en la batidora eléctrica con el azúcar hasta que quede bien batido.
3) Añadir la piel del limón rallada y los huevos, batirlos uno por uno.
4) Añadir la harina y la levadura mezcladas. Batir bien.
5) Poner la pasta en un molde de 26 cm untado de mantequilla, pelar las manzanas, cortarlas en rodajas no muy finas y disponerlas ordenadamente en la pasta, sumerjiéndolas un poquito, que queden bien prietas.
6) Cocer a 170º una media hora.
7) Enfriar y espolvorear azúcar glace.

Es una receta fácil y rápida que siempre viene bien si quieres aprovechar manzanas viejas y no te apetece hacer otra compota. Para mi gusto, cuanto más áspera y amarga es la fruta, mejor (como manzanas de esas de manzano de jardín de pueblo, o albaricoques, etc).

Que por cierto, me encantan los manzanos que aparecen en los cuadros flamencos, que parecen naranjos (supongo que los pintores los asociarían más al Paraíso que un vulgar manzano, digo yo).

Muchos besos, que últimamente estoy muy liado y no puedo seguirte tanto, como has podido ver.

Marona dijo...

algo tan rebonico no puede ser pecado, mujer... ¡Divina! Me la copio para hacerla con mantequilla, que como no sé si tengo colesterol, aún la puedo comer ;)

Pedro dijo...

La próxima, hazla de calabaza, de esas tan bonitas de una de las fotos.
De la de manzana, no te digo nada, ya te lo has dicho tú todo ja,ja,ja
Besotes.

lupe dijo...

Y Satanás, allá en su infierno negro y caluroso, lloró con infinito deseo y desamparo; y se secó las lágrimas y se propuso ir al súper y proveerse de todas esas cosas y hacer una tarta aunque fuera lejanamente parecida... pero cornstarch... cornstarch... ¿será maizena eso?

Noema dijo...

¡Ay! que yo también tengo esos moldes tan chuliguays para hacer figurillas!!! Quiero utilizarlos, quiero pecar YA! Mí(s)tica la tarta, Arantza!

CRIS dijo...

He hizo bien la mujer en sustituir el asqueroso shortening por otra grasa menos cruel...bueno un post de-li-rant-te, la tarta es de impresión pero el post me ha hecho saltar lágrimas de la risa.
Un beso

Sara dijo...

Virgen santa, que tarta.

Mola hasta la decoración.

Anónimo dijo...

Ohhhhh...es como las tartas que siempre intentaba zamparse el oso Yogui!!!! que pinnnntaaaaaa...
Maite

Arantza dijo...

MF: vaya si lo llego a saber, me presento, con tanta competición la lucha parece que ha sido reñida :-)

Bea: bueno, bueno, no le eches leña al fuego, con la inflamación crónica del ego que padezco, lo de "diosa" no me viene nada bien... :-)De todas formas, hay una diferencia básica entre el Ser Supremo y yo: mis tartas son probablemente mejores.

María: me estoy planeando un negocio de exportación, yo creo que me iría mejor que en la lingüística. Te mandaría gustosa una muestra , pero creo que llegaría "pelín revenida".

Ander: no sólo no tengo abuela, sino que soy de Bilbao. Y nada propensa a la falsa modestia. Factores que combinados hacen de mí un ser insoportable. No me he tirado largos años fabricándome una autoestima para ponerme a disminuir mis logros, oye ;-). Sin embargo, cuando una receta me sale mal, digo que el resultado es una mierda sin ningún problema (aunque es raro que publique la receta en el blog, porque no le sería muy útil a nadie).
Hablando de recetas, gracias mil por la tuya, prennnda. Suena estupenda y muy fácil, en cuanto la pruebe te lo cuento.

Marona: hay que afrontarlo: todo lo rico, divertido y excitante es pecado. Hasta Harry Potter. Lo cual sólo aumenta su interés. En cuanto al colesterol, estoy segura de que si no sabes cuánto tienes, no sube. :-)

Pedro: gracias por seguir viniendo por aquí, yo ando tan liada que no comento mucho en otros blogs. El último Thanksgiving probé a hacer la tarta de calabaza, parece que me quedó rica según los cánones canadienses, pero, um, no sé, a mí no acaba de emocionarme el sabor...

Lupe: exactamente, es maizena (bueno, fécula de maíz). Anímate mujer. Si necesitas ambiente otoñal, pones el aire acondicionado a toda castaña, te pones un jersey de cuello vuelto, y a cocinar.

Noema y Sara: Noema, los que tienes tú son exactamente como los míos... y no sólo es decoración, hay que perforar la masa para que escape el vapor de cocción, si no, la tarta "explota" en el horno (lo digo por experiencia). En cuanto al misticismo... meditar, yo no meditaré, pero lo de las tartas me lo tomo en serio, religiosamente.

Cris: pues nada, sigue riéndote, que hay miles de premios. Es verdad que el shortening es asqueroso. Por eso no compro pastelería industrial.

Arantza dijo...

Maite: y cuidadito de no sacar la tarta a enfriarse al patio, con la manta de ardillas que pululan por aquí, no llega al postre.

liuia drusilla dijo...

¡Qué buena pintaaa! ¡Y con el hambre que tengo, que llevo cuatro días comiendo casi alfalfa!
De los primeros párrafos, qué decir -el consorte me oye reírme y piensa que estoy [más] loca.

Arantza dijo...

Liua: ¿por qué, la alfalfa, por qué? Si la temporada del biquini se ha terminado, mujer, ¡suéltate la melena!

con Ka dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
con Ka dijo...

Esto... sin comentarios.

Arantza dijo...

Estoo,... pues no sé qué responder ;-)

Jelen dijo...

esto lo tengo que catar! qué tal quedará si, en vez de margarina, le echo aceite? demasiado líquida? una vez intenté hacer una tarta de estas, estilo americano, y la masa de arriba no quería saber nada de la de abajo...un poco desastre. bueno, ya lo probaré.
ah, y yo también me he partido con tu creación de la barraca montrealesa!