martes, 21 de octubre de 2008

Jean-Talon en otoño (III) (¡Sí! ¡Otra vez!)


A riesgo de produciros una sobredosis de tema otoñal, publico otra tandita de fotos tomadas en el mercado, durante la expedición en busca de la calabaza perfecta, calabaza que visteis destripar en la entrada de ayer.


Antes de que empecéis a preocuparos por mi salud mental pensando que tengo una obsesión compulsiva cuyo motivo central son las calabazas, insisto en tranquilizaros: tengo una obsesión compulsiva con las calabazas, las más marcianas de las verduras, la manifestación más colorida y excesiva de todos los frutos de la tierra.

Como la estación está tocando a su fin, ya no os queda mucho tiempo de sufrimiento cucurbitáceo, así que tomadlo con paciencia, arrellanaos en vuestras sillas y echadles un vistazo a estas fotos.

*******************

(En orden, de arriba a abajo:)

1. Maíz multicolor, éste es seco y se usa sólo como decoración, pero la variedad de maíz azul empieza a ser popular.

2. "Ay, que todas las gaditanas me parecen manzanas..."

3. Calabazas. Lo sé, estoy enferma.

4. Arándanos rojos o cranberries. Se comen cocinados solamente, y normalmente se encuentran rellenando el interior de un cadáver de pavo. Me parece una pena, con lo bonitos que son, que sean sometidos a tamaña humillación sin que nadie muestre una foto de ellos au naturel.
5. Más calabazas. Voy a ir a que me miren esto, de verdad. ("¿Cucurbitofilia?")

6. Romanesco, romanescu en castellano. O un ejemplo de fractal de la familia del brécol.

7. Eeeehhh, ...vale, son calabazas. Pero el interés de la foto reside en la comparación del tamaño de la zarpita de monsieur M., que tiene unas manos como palas, y el de la calabaza en cuestión.


7 comentarios:

Bea dijo...

Me encanta esta sobredosis de productos otoñales!!!! Une beso B

La cuina vermella dijo...

Madre, que bien lo pasáis!

canela dijo...

Bellezón de estación y de fotos, Arantza. Yo también soy una enferma de otoño, me encantan sus productos y toda esa variedad cromática que llena los jardines y los bosques. Es inigualable. Un beso.

canela

Maria dijo...

No te preocupes. Yo también estoy enamorada de las calabazas.... Así que sigue, sigue....
Aquí duran más (bueno, ya recogidas y almacenadas, claro!!!)
¡Voy a hacer crema de calabaza!
Saludos

Anónimo dijo...

Preciosas fotos como siempre!!! y que haremos nosotros todo el invierno sin los colores de Jean-Talon???
Este finde no pude hacer la tarta de manzana...mecachis!!!! que cada vez que veo un manzano me acuerdo de ti!!!!
Besos
Maite

Pedro dijo...

¡Son tan bonitas! ¡Ves, Arantza, estos son parte de los pequeños placeres de los que hablo en mi blog y quien no lo sepa apreciar...!
No he leído el libro que me dices, pero tengo una lista de "candidatos" para cuando voy a "la gran ciudad" y lo he incluido (para mí es otro pequeño o gran placer, pasarme una mañana en una gran librería, recorriendo estanterías y hojeando libros)
Un grossen bessen.

Arantza dijo...

A todos: gracias por vuestra paciencia y aprecio de mi pasión "calabacera". En realidad lo que me apasiona es el color de esta estación. Os animo a mostrar los colores de esta época del año en vuestros blogs, probablemente son muy diferentes, y aunque os parezcan sin interés, puede ser curioso para otras personas (por ejemplo, el otoño en Canarias... me gustaría saber qué aspecto tiene, me parece de lo más exótico). Un saludo a todos.