jueves, 26 de febrero de 2009

Un año cocinando peligrosamente


Hoy hace un año que empecé a escribir este blog. Para celebrar este aniversario, lo haré con una recomendación de lectura muy apropiada: "Julie & Julia: my year of cooking dangerously", o el título con el que se editó por primera vez: "Julie & Julia: 365 days, 524 recipes, 1 tiny apartment kitchen", relato semi-autobiográfico (semi, porque contiene una pizca de ficción) de Julie Powell. ¿Que por qué este libro es tan apropiado para la ocasión? Os cuento el argumento, creo que enseguida reconoceréis algunas similitudes, hasta el punto en que mientras lo leía pensé: "Mierda, se me ha adelantado". Os dejo adivinar cuáles son las similitudes, advirtiendo que quizás no sean las que parecen más evidentes:

Julie es una chica rozando los treinta, que vive en Nueva York con su marido, su novio de toda la vida. Trabaja como secretaria en currillos temporales que aborrece, y a pesar de su formación de actriz nunca ha intentado realmente encontrar trabajo como tal. Cuanto más tiempo pasa en la ciudad, más se pregunta qué demonios hace allí, por qué sigue trabajando en sitios nada interesantes y no intenta encontrar un trabajo en el que realizarse, en una ciudad que tiene la reputación de ser el centro de todas las oportunidades. A las frustraciones laborales hay que añadir la "decisión fatal": tener un hijo o no, decisión que siente como un peso que aumenta cuantos más años cumple, ya sabéis, el tictac tictac del reloj biológico y esas cosas.

En un momento de bajón, Julie se topa con un libro de cocina de Julia Child y un engranaje misterioso hace "click" y se pone en movimiento en su mente: Julie decide embarcarse en un proyecto absurdo y aparentemente tan desprovisto de sentido como de relación con sus problemas, decide cocinar en un año las 524 recetas que contiene el libro "Mastering the art of French cooking". Decisión aún más absurda dado que las capacidades culinarias de Julie son muy limitadas, es una comedora sumamente melindrosa (nunca ha probado un huevo) y se acaba de mudar a un apartamento con una cocina que apenas puede ser calificada como tal. Su marido, que la adora, no entiende nada, pero la apoya incondicionalmente, hace las compras más inverosímiles y ejerce de cobaya tragándose todo lo que Julie le pone en el plato, éxitos y fracasos. Julie documenta todo el proceso en un blog, que aunque ya no se actualiza, aún existe en la Red: "The Julie/Julia project".

Os copio un par de pasajes para daros una idea del libro, y de por qué me han gustado su humor y su enfoque un tanto, ehm, desenfadado de la cocina francesa, que coincide bastante con mi forma (compulsiva) de abordar la cocina:

(Receta Veau Prince Orloff): " I sliced the veal as thinly as I could, then stacked it back together again, one slice at a time, smearing mushroom filling on each slice as I went. I stirred some cheese into the warm velouté, then poured it over the veal. The veal now looked like some kind of wet beige footstool. I sprinkled some more cheese on top, and some more butter. My mother is a Texan and knows the value of cooking fats, but even she was horrified when she did a stick-of-butter count. The veal got thrown into the oven about half an hour before it was time to serve, just to warm through.

If you fed this veal to a racehorse, it would instantly drop dead of gastric torsion. Very good. Who cares if the roast is overdone, I think, when you've got that much shit on it?"

.....................................

"[...] He meant that sometimes you get a glimpse into a life that you never thought of before. There are hidden trap doors all over the place, and suddenly you see one, and the next thing you know you're flogging grateful businessmen or chopping lobsters in half, and the world's just so much bigger than you thought it was.

So that night I made my New Year's resolution, better late than never: To Get Over My Damned Self. If I was going to follow Julia down this rabbit hole, I was going to enjoy it, by God -exhaustion, crustacean murder, and all. Because not everybody gets a rabbit hole. I was one lucky bastard, when you came down to it."

***********************

El libro de Julie acaba de ser adaptado al cine, y la película saldrá este año a este lado del charco. Mi tesina acaba de arrancar de nuevo (ninguna posibilidad de adaptarla para el cine, mataría de aburrimiento a la audiencia), esta vez espero terminarla (saldrá antes de junio, si es posible). Mi director de tesina me espera afilando el cuchillo en su despacho, y hace un año que me lancé a escribir, haciendo bollos de canela cuando lo que debería haber hecho ese día es escribir sobre una definición antropológica y etnológica de la cultura. Menos mal que él no parece ser un lector asiduo de blogs culinarios.

Gracias por estar ahí. (A tí también, Alfonso).

24 comentarios:

Begoña dijo...

Yo me alegro de que te decidieras por el blog. Me encanta leer lo que escribes. Muchisimas felicidades y supongo que tu tesina terminará, a pesar ó gracias a tu cocina.
Un saludo, Begoña

La Lupe dijo...

Que viva tu cocina. Que viva Alfonso. Que viva tu fondo-de-armario de vajillas, bandejas y mantelerías. Que viva tu tesina. Que vivan las marmotas, los zucchini (however huge), la nieve, las artes marciales, las raquetas en los pies, Oprah, el jengibre, las esculturas de focas, los asaderos de marshmallows, los cinnamon buns, los cupcakes con sus pretty icings, los muffins y todas esas cosas que no me salen ni me van a salir jamás por culpa de mi horno y de mi manifiesta incapacidad.
Menos mal que estás y que escribes y así, por lo menos, me lo imagino todo desde lejos.

JB dijo...

holaaa

tienes una facilidad increible para hacer pasar un buen rato a la gente, para que perder el tiempo en tesinas?

v'sss

anta dijo...

Con tu blog tengo la sensación de conocer a alguien allende los mares.
Aquí, de madrugada, con toda la family durmiendo plácidamente, y de pronto ver que me contestas a un pequeño comentario que haya podido hacer a tus interesantes y muchas veces divertidos post... pues da mucho calorcito.
Una mano amiga por la espalda en momentos de soledad.
Gracias y espero que cumplas muchos más.
Esperanza.

Noema dijo...

Me acuerdo perfectamente cómo llegué aquí, algo me llamó la atención de tu comentario en otro blog que leía (¿qué sería ello?), hice clic y ya no me pude separar de la pantalla en la hora siguiente hasta haberme tragado literalmente todos los posts que tenías. ¡Bendito sea aquel resfriado que te hizo delirar y abrir esta ventana desde Montreal al mundo!
Desde entonces ocupas un lugar importante en mi vida... es así, no se puede decir de otra forma, ¡leches! Bueno, que veo que empiezo a ponerme sentimental, cachisss.
¡Gracias por esos momentos tan buenos! Si todo el mundo se ocupara un poquillo al día en dar momentos buenos a los demás, ¡qué bien iría todo, joé!
¡Felicidades, que cumplas muchos más y que nosotros lo leamos!

Dispersa dijo...

Los que te seguimos hasta Montreal no dudamos que la revolución de la lingüistica triunfará tarde o temprano, y si tu director de tesis leyera blogs seguro que te lo aceptaba como parte del trabajo, y si no que le vayan dando... Animo, chica, que no se diga.... Y Viva la Revolución!
Gracias por la visita y por tus palabras.
Un besuco.

ata dijo...

Despues de "un año leyendo peligrosamente" creo que nuestra estabilidad mental no ha sufrido demasiado.
No puedo decir lo mismo de los estomagos que hayan sufrido las recetas....

Marona dijo...

No, no... ¡¡¡Muchas gracias a ti por estar ahí!!! Y por hacerme reír tanto y por explicarme cosas de "tu pueblo". ¿Sabes? Muchas veces hablando con la gente de por aquí y comento algo que tú has escrito, no puedo evitar decir "Conozco a alguien en Canadá..." o "tengo una amiga en Canadá..." luego me paro a pensar y suena tan raro que diga esas cosas cuando lo más cerca (físicamente) que hemos estado la una de la otra fue cuando yo estuve en Estados Unidos... pero a veces nos sentimos, gracias a este medio y a la calidez de gente como tú, mucho más cerca de personas que están en otro continente que del vecino del tercero. Ya empiezo a entenderlo. ¡Besos! ¡Y que cuuuumplaaaas muuuuuchoooos maaaaas! :)
Por cierto, el libro queda anotado en mi "Wish list" ;)

Lía dijo...

Feliz aniversario guapa ;)

Anónimo dijo...

Feliz aniversario!!!! yo también llegué a ti de rebote, buscando una receta y desde entonces como Marona "tengo una amiga en Canada".
Tu tesina será la leche, eso seguro...y tu gato sigue siendo guapo, guapo, guapo...
Un besazo
Maite
PD.- Recordaré tu recomendación la próxima vez que vaya a olisquear libros a una libreria ;D

alinitaxula dijo...

Enhorabuena por el blog me encanta,
paciencia con la tesina....
y sigue escribiendo los post
me encantan¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
biquiños
alinita

Ginebra dijo...

¿Y no puede presentar el blog como tesina? Triunfaría fijo!

salvia dijo...

Hola Arantza!!! Yo soy de esas "infames" criaturas que pasan por los blogs sin dejar comentarios (bueeeeno es que tengo tantos favoritos que me llevaría todo el día dejar comentarios en todos....). Tengo que decirte que he pasado muy buenos ratos leyendote y que si tu tesina está la décima parte de bien escrita que los textos de tu blog, no puede ser tan coñazo. Felicidades y yo seguiré leyéndote (a veces de tapadillo y otras no...). Saludos!!! (ah!! el libro me lo apunto)

Giputxi dijo...

Feliz aniversario, Arantza. No hace mucho que conocí tu blog, pero ya me he convertido en incondicional. Por la cocina y por lo bien que conoces a los canucks...

María dijo...

Oh! Zorionak zuri, zorionak zuri....
Yo como Marona o como Maite cuento cosas de las que escribes y empiezo por "Tengo una amiga en Canadá que..."
No sé, deberías empezar a plantearte cobrarnos derechos de autor.
Besos

Ginebra dijo...

Pues me tiré directamente al fudge ése con menta (uf uf), el cake de jengibre (pordió, pordió, cosa más rica) y tarta de manzana (debió estar rica porque Bruno se la hincó casi enterita).

Maria Jose dijo...

Felicidades Arantza!! por todo, por el blog y por ser como eres, me gusta mucho como escribes y la historia que nos has presentado creo que a mi tambien me engancharia...porque será? ;)... besitos guapa

La Lupe dijo...

Perdón. Dos cosas. Una, Arantza, ¿qué le hiciste a Alfonso, que tiene esa cara de indignación suprema en la foto? ¿Le pusiste un desayuno bajo en calorías? ¿Lo obligaste a apuntarse a aquabic? Y dos, Gin, modérate a la hora de presumir, que Arantza me coge lejísimos y hay un océano entero de por medio, pero tú estás a tiro de piedra, y además sé cómo te llamas y dónde vives. Esto suena a amenaza, pero no. Es que quiero de eso, fudge y queque de jengibre y eso. Y conversa maligna, ¿eh?

Arantza dijo...

Jo, qué de comentarios, gracias a todos. Esto da ganas de seguir otro año.

Begoña: gracias, y sí, o acabo la tesina, o acaba conmigo. Prefiero la primera opción, aunque probablemente sea la responsable de terminemos engordando en esta casa (cuanto más estresada estoy, más pasteles hago :-).

Lupe: Voy a imprimirme este homenaje y lo voy a enmarcar. Graciasgraciasgracias. Y realmente voy a tener que desvelarte mis secretos de mantelería :-). En cuanto a Alfonso, qué observadora, efectivamente, andaba rebotado (y expresando su rebote tumbándose sobre mis apuntes para no dejarme leer). Y es que tiene un reloj biológico muy preciso, el gordo este; si me retraso cinco minutos en servir al señor, se cabrea. Como si estuviera desnutrido, vaya. Lo de hacerle moverse y hacer ejercicio... mejor lo dejamos. La de pelotitas rellenas de la hierba esa (catnip) que se supone vuelve locos a los gatos que le he comprado, y la única que hace ejercicio con ellas soy yo. Cuando las lanzo, él las mira pasar con una expresión de supremo desdén felino, adivina, ¿quién corre como una cretina para recogerla?

JB: ¡je! ¡Eso mismo me digo yo! Pero no parece ser suficiente para obtener el título. Gracias, J.

Esperanza: la compañía es mutua. El largo invierno canadiense se hace un poco más calidillo con tanta buena gente que me escribe todos los días.

Noema (y Lupe, y Marona) (esperad que me enjugo la lágrima del rabillo del ojo y me sueno la nariz. En serio.): Pues que si esto fuera de palabra, ahora mismo estaría balbuceando esta respuesta. Gracias. Por leerme fielmente, comentarme inteligentemente, hacer de servicio técnico privado para paliar mi minusvalía tecnológica aguda, encontrarme música estupenda, mandarme galletas Príncipe -directas a las caderas-,recomendarme buen cine ("Rush hour" está ya en mi lista... y he descubierto Netflix gracias a tí)...etc, etc, etc. Smuach,mua, un beso.
Y ya que estoy, podría decirles algo muy parecido a Lupe y a Marona. Hala, ya vale, que me pongo pastosa (unos amigos me han regalado una botella de limoncello-vodka casero, y me estoy aficionando, eso también influye, que yo sin alcohol no tengo sentimientos).

Dispersa: en cuanto termine de revolucionar el mundo de la lingüística, seréis los primeros en saberlo. Se me oirá el "Youhouuuuuu" hasta en Cantabria.

Ata: tú lo que no tienes es vergüenza, que yo fui la cobaya de tus primeras alubiadas, te recuerdo. Vamos, que si tu familia ahora no se envenena es porque yo presté mi cuerpo a la ciencia (vale, vale, tú me ayudaste a recoger un par de fiestas antes de que volvieran los padres a casa). En cuanto a la estabilidad mental de mis lectores... mm, cuando te llamo a la hora del baño de los enanos no parece abundar, la estabilidad mental :-D, (golpe bajo y rastrero) :-D

Marona: puedo decir lo mismo, ya hablo de Salzburgo como si hubiera estado por allí. Casi. Me dio penita no poder conocerte en carne y hueso cuando atravesaste el charco, pero sospechaba que estabas subestimando un poco lo bestial de las distancias en el continente americano cuando me dijiste que "a lo mejor te pasabas ;-D. En fin, si vuelves a dar el salto, sabes que en esta cocina siempre tendrás una banqueta. Y el Tonisito :-).

Lía: gracias, oh diosa del tejido (Lupe, si me envidias los queques, no has visto los chales que teje, qué digo teje, esculpe esta chica).

Maite: ¡gracias! Le diré a Alfonso que lo encuentran guapo incluso cuando está "fru" (expresión de monsieur M. para decir "está frustrado"). Yo creo que el libro te va a gustar, a mí me divirtió mucho.

Alinita: gracias, un bisou a tí también.

Ginebra: lo del blog ya lo he propuesto, pero no cuela. Incluso he intentado sobornar a mi director de tesina con cinnamon buns. No hizo comentarios (debió parecerle muy poco académico). Eres la primera intrépida que me ha comentado haberse atrevido con el fudge, ¡ole!. Y el cake de jengibre es una de las mejores recetas que he probado este año, me parece estupendo y me alegro de saber que también sale bien con horno e ingredientes europeos. En cuanto a latarta si es la Tarta del Pecado original, entonces ya te has graduado en repostería, que tampoco es de los postres más fáciles de hacer. Gracias, Gin.

Salvia: sin remordimientos, Salvia, yo digo siempre que soy una descastada porque comento en un ínfimo porcentaje de los blogs que leo, pero ya expliqué en su momento que no quiero ser estudiante hasta la edad de la prejubilación, que tengo un marido y dos gatos que alimentar (todos ellos enormes). (Bueno, Julieta no tanto).
A todos mis lectores (con tono "Big Brother os vigila"): Os leo. No os comento, pero os leo.

Giputxi: lo de Canucks te lo permito porque te autodenominas giputxi, ¿eh? :-). Pues no tiene mucho mérito lo de conocerlos bien, yo misma me he transformado en uno de ellos. Es contagioso. Me acuesto antes de las diez, hablo más bajo que la media de la Europa mediterránea, reciclo, cultivo el jardín, bebo leche de soja, ando con raquetas. Creo que ya es irreversible.

María: tengo instalado un contador gracias al que cada vez que me mencionan, se ingresa un euro en mi cuenta corriente. (Ya, claro. Y Alfonso se ha ido a hacer jogging.)
Un besazo.

Maria José: anímate a leerla (advierto que yo no cobro comisión, que después de lo del contador, la gente va a ponerse a sospechar). Gracias a tí, "ma jolie".

Sara dijo...

Felicidades Arantza!

Y gracias a tí por tu constáncia!

natalika dijo...

¡Feliz cumpleblog!

Siempre que me paso por aquí acabo partiéndome la "txepa naburrensis" a voz en grito yo solita delante del ordenador. Eres fenómena.

Y ya veo que la Julie del libro debe ser alma gemela tuya (de la del caballo todavía me estoy riendo). Genial que hayas puesto lo del libro y el link al blog (algo había oído hablar no-sé-ya-dónde de esta chica pero me faltaba la URL)...

Hala, ¡habrá que pedirse tan monumental lectura!

Muxus,
N.

CRIS dijo...

¡Felicidades! y gracias por animarnos semanas tras semanas con tus aventuras montrealesas.Espero que algún día pienses en escribir algún libro (tus fans te lo agradeceríamos)y que pienses que merece tanto la pena como el tiempo que estás invirtiendo en un tesina de linguística. El libro de julia tiene muy,muy buena pinta , me voy a mirar su blog.
Thanks!

Ivana dijo...

Feliz año peligroso bloguero!
Felicidades!!

Arantza dijo...

Sara: gracias por leerme, Sara. Constancia... es bonito, eso que me has dicho... normalmente oigo más la palabra "tozudez" :-)

Natalika: me encanta eso que te partas la chepa leyéndome ;-). En cuanto a Julie, además de ser divertida resulta muy cercana, sobre todo a las blogueras obsesas de la cocina :-), aunque en su caso es más bien "extreme French cooking" :-D.

Cris: gracias, no sabes qué piropazo es para mí el que pienses que lo que lees por aquí merece ser impreso (ni siquiera lo imprimo en mi casa...). Ya sabes que tú siempres tendrás una banqueta reservada en esta cocina montrealesa. Pelos de gato en el cojín de la banqueta incluídos.

Ivana: gracias. Tú también llevas una vida bloguera peligrosa, sigue con ella, que me gusta leerte.