martes, 3 de febrero de 2009

Girly-Girl Rose-Cardamom Cupcakes / Cupcakes de rosa y cardamomo

Toca entrada tierna y agradable, tras haberos horrizado-nauseado con mi último post. Ahí va, una entrada totalmente opuesta, una entrada femenina y rebosante de estrógenos (con sugerencia cinéfila "oculta" :-).

Cuando una quiere felicitar a una amiga por algo estupendo, nada mejor que cupcakes con una glasa rosa Barbie... de rosa. Aunque no es necesario tener una ocasión especial que celebrar, también puede ser un dulce para acompañar un maratón de chick flicks entre amigas, toda la serie completa de "Orgullo y prejuicio", o un tea party sólo para chicas. O la ceremonia de los Oscar, nada mejor que pringarse la punta de la nariz de glasa rosa mientras se comenta el horror que se ha puesto este año Cameron Díaz.

Estos cupcakes son la mezcla de muchas recetas encontradas en internet y en un par de libros, con el añadido personal del cardamomo (media cucharada de café). La receta que más se parece a la mía es ésta, pero yo he utilizado media taza menos de azúcar. Salen muy blancos del horno, pero no os dejéis engañar por el color: cuando los pinchéis con un palillo y salga limpio, es el momento de sacarlos (los míos, en unos 20 minutos).

Lo ideal hubiera sido disponer de auténticos pétalos de rosa glaseados para la decoración, pero estamos en pleno invierno, mis rosales están enterrados por un metro de nieve y no me atrevía a hacerlos con rosas compradas en un comercio (vete a saber con qué las vaporizan...). Las fotos de rosas son tomadas "prestadas" de internet.

El glaseado es una glasa real clásica, de azúcar, (Bea explica muy bien cómo hacerla), perfumada con un toque (una cucharada de café) de la misma agua de rosas utilizada para perfumar los pasteles y coloreada con una gota de colorante rojo (también se puede colorear con granadina); aunque quise hacerla lo suficientemente espesa como para utilizarla con la manga pastelera, parece que las bechameles, gelatinas y en general toda sustancia que deba espesar-gelificar y yo andamos reñidas. Así que no fue posible hacer rosetones, válgame la redundancia. Pero el sabor de estos pastelitos compensó el error decorativo: un sabor delicado. Muy girly-girl.

Quién me ha visto y quién me ve. Y yo que odié el rosa durante toda la adolescencia.

8 comentarios:

liuia drusilla dijo...

Tendría que comérmelos con los ojos cerrados, que todavía sigo en la fase adolescente de odiar el rosa :P. Claro, que la ventaja de comerlos con los ojos cerrados es que no veo cuántos me como, ÑAM ÑAM, guárdame cuarto y mitad, que voy saliendo para allá.

Lolah dijo...

Estupendos para una merienda de chicas con mucho cotilleo...

Maria Jose dijo...

Si mi hija viera tus fotos le encantarian!!! no he sido mucho del color rosa pero esos cupcakes que has preparados son absolutamente deliciosos!!!

Noema dijo...

Tú lo has dicho, quién te ha visto y quién te ve. Entro al blog y he tenido que mirar la cabecera ¿pero estoy en el de Arantza? Con tanto rosa, me has confundido. ¿No me digas que estás calentando motores para el dichoso día 14? Que entonces me voy de vacaciones. Hija, qué quieres que te diga, los cupcakes te han quedado preciosos, y vaya bodegones que te has trabajado (te lo dice una que se pasa horas haciendo bodegones, jiji), pero es que yo he crecido con dos hermanos y creo que produzco más testosterona que estrógenos, en esta casa no hay ni un triste pintalabios. En fin, cada loco con su tema ;-D Gracias por la recomendación "chick flick" (ya he aprendido una palabra nueva), está ya en la "to view-list". Y ya que estamos, y antes de que se me olvide, ¿has visto Odette Toulemonde, una peli "buen rollito" para momentos bajos. No engorda.

CRIS dijo...

Ay,no eres la única que le repugna el rosa, pero qué cute es y es que siempre queda tan bien!.Las fotos te han quedado monísimas con los polka dots de fondo(me apasiona todo los que sean lunares),con los años yo creo que una le va encontrado la gracia a cosas que quizás en la adolescencia encontrábamos demasiado girly.Como envidio esos corazoncillos para adornar cupcakes, aquí eso es imposible de encontrar.
B.

de norte a sur et vice-versa dijo...

Hola Arantza,
te escribo porque sigo en mi busqueda de cosas relacionada con España. Te cuento que organizo una fiesta y esta vez le ha tocado a España. Cada año la hago sobre un pais diferente, eso incluye la comida y la bebida. Estoy buscando un lugar donde pueda comprar aunque sea los abanicos. Sabes de algun sitio a parte de la Libreria L'españa que esta en St-Laurent? Ahhh, otra cosa has hecho alguna vez una paella? Tengo la paellera pero nunca la he hecho. Podrías echarme una mano con eso?.

Cariño dijo...

Qué bonita esta receta y que rica tiene que estar....mmm (Las fotos te salieron bárbaras). Un saludiño. Marisa.

Arantza dijo...

Liuia: Yo es que con la edad me estoy reconciliando con un montón de cosas, el rosa entre ellas. Y como que iba bien con la receta, ¿no? Te guardo unos cuantos.

Lolah: ahí, ahí, ése es el espíritu... lo de la tarde de los Oscar es estupendo para eso. Es como el Super Bowl de los trajes de noche.

Maria José: si quieres quedar como la mamá m­ás "cool" del planeta, le preparas estos pasteles a tu hija y organizas una fiesta pijama :-). Ya verás cómo le gusta. (Puede ser una idea para su cumple...)

Noema: yo antes casi era como tú (salvo en lo del maquillaje, y es que aúno muy bien lo del toquecillo "tomboy" con el lado coquetón). Pero, jolín, pasteles perfumados a la rosa... pues no los voy a fotografiar en amarillo fluo :-). No soy pro-San Valentín, no. Aunque en este país es difícil escapar a ese tipo de fiestas, son muy "temáticos". Pero mira, tenía ganas de hacer esta receta, y si alguien la usa para festejar San Corte Inglés con su contrario/a, y favorece el sexo-seguro-, tanto mejor. Así podré declarar este blog de interés público. En cuanto a Odette, la he visto, muy cuca, pero un poco demasiado rosa para mí, mira por dónde :-). Agradable, pero no la volvería a ver. Yo creo que "Smart people" te va a gustar. Y es un poco más inteligente que lo que se califica de "chick flick" habitualmente. Ya me contarás. Prueba estos cupcakes, Noemita, que tienen como un toquecillo Oriente Medio-exótico-refinado que vale la pena.

Cris: gracias por los cumplidos, aunque sigo considerándote mi maestra fotógrafa (por cierto, que me he conseguido un editor gratis que no está mal). Los corazones los puedes encargar en la página de Wilton, pero, para serte sincera, saben horrorosos. Son realmente "candy" para críos. Si haces estos cupcakes para adultos, la opción de glasear pétalos de rosa es mucho más refinada (y ya sé que sabes cómo glasear flores :-)

Norte a Sur: personalmente, nunca he encontrado abanicos españoles en Montreal. Prueba el barrio chino, tienen cosas bonitas y nada caras. En cuanto a la receta de paella, vete al sitio de "À la di Stasio" (en este blog, en la columna de la izquierda, bajo la rúbrica "recetas"). Josée está haciendo una serie de programas sobre la cocina española, y en el de hace un par de semanas explica -muy bien- cómo hacer una típica paella valenciana. Ahí encontrarás la receta.

Marisa: gracias por los piropos. Y es verdad que la receta además de bonita, está rica. Y no es difícil.