lunes, 23 de febrero de 2009

Chocolate caliente (versión canadiense)


La versión canadian (y en general, anglosajona, por lo que pude comprobar cuando vivía en Escocia), es una pálida versión de lo que los españoles llamamos chocolate caliente. Es más bien un Colacao triste y aguado. Pero no la de Les divins chocolats de Sandra, una buena chocolatería de Terrebonne. Es caldoso, sí (me temo que es una particularidad cultural que hay que aceptar), pero cremoso al mismo tiempo, con un profundo sabor a cacao y con un porrón de marshmallows flotando y fundiéndose por encima.

"I think real living is sitting by the fire, slurping marshmallows from the bottom of a mug of hot cocoa."
(Hobbes, de Calvin & Hobbes)

11 comentarios:

natalika dijo...

Ains, sí, el chocolate caliente alemán también es caldoso, ils sont fous, que diría el amigo Obelix...

wivith dijo...

No saben lo que se pierden al no catar nuestro chocalate calentico son sus churros o sus porras!.

Besicos

CRIS dijo...

El años pasado pedí un chocolate caliente en Inglaterra y me sorprendió mucho cuando me trajeron el chocolate cubierto de marshmallows flotando como el de la foto.
B.

Marona dijo...

Aquí también es liquidillo el chocolate y no le ponen marshmallows, pero cuando yo me lo hago en casa, sí que caen unos cuantos en la taza... jujuju ;)

Ander dijo...

En Francia también es caldosito. Yo tengo la teoría de que el chocolate a la taza, espesito, es un producto español. En Cataluña se le llama directamente «xocolata desfeta», es decir, derretido, cosa que difícilmente se podría decir del que se hace fuera de España porque es leche con algo de cacao. Para mí son dos cosas distintas y me gustan ambas, cada una tiene su momento: cuando estoy estudiando no le hago ascos a un «chocolat chaud», pero no me atizaría un chocolate con churros ^_^'
Oye, ¡qué buena pinta lo de las nubes!

Arantza dijo...

Natalika: sí, caldoso, pero también puede ser bueno... si no se hace con agua, como los escoceses (ugh!)

Wivith: todo tiene su momento, como dice Ander. Me encanta un buen chocolate con churros, pero es verdad que llena como una comida completa. Aquí se toman muchas bebidas calientes cuando se hace una pausa durante el esquí, las raquetas, los paseos invernales... imagínate cómo nos pondríamos si nos atizáramos un chocolate con churros cada vez que paramos para descansar.

Cris y Ander: es una guarrería, pero una guarrería rica. Probadlo. Los marshmallows se funden en el chocolate, y mmmh (mejor no le echéis mucha azúcar al chocolate, si lo hacéis con cacao puro, para compensar la de las nubes).

Marona: estoy segura de que también te gustan Calvin & Hobbes ;-)

Noema dijo...

Pues ya lo ha dicho mi compatriota Natalika, por aquí, las cosas claras, sí, pero del chocolate espeso nada de nada (aunque ya se pueden encontrar un par de puestos de churros con su chocolate espeso en la ciudad). No le ponen marshmallows pero sí nata montada. Uno de mis primeros "sustos" culturales. A pesar de ello, es una de las bebidas que suelo pedir, bien hecho, con leche como dices, está también delicioso. Los alemanes me hablan siempre del "pudding" de chocolate que les dieron en España, jeje.

Ander dijo...

Mmmm, buscaré unas buenas nubes (en el súper vi unas igualitas que las de la foto, blancas, pequeñitas...), y se las añadiré a mi chocolate caliente (uso una marca de cacao amargo muy rica, se llama Van Houten, como Milhouse...).

Arantza dijo...

Noema: en el fondo, si una mira esta cuestión del chocolate (y todas las demás diferencias) a través de la lente "intercultural" :-D, el ingrediente que se utiliza hoy en día para espesar nuestro querido y loado chocolate a la taza no es más que fécula de maíz, ingrediente muy poco noble en sí (yo me niego a comprar yogures que contiene fécula como espesante, cuando compro un producto lácteo, no quiero que sepa a harina). Así que si el polvo de cacao es de buena calidad, algunos chocolates más líquidos tienen mejor sabor que muchos espesotes que he tomado en España. Todo es cuestión de calidad del producto de base. Los alemanes (y canadienses, hacen el mismo comentario) no andan tan desencaminados, no. Uno de los mejores chocolates que he probado en mi vida fue en Quebec, el verano pasado (me llevó a probarlo María Fernanda y olé, que viniendo del pueblo descendiente de los inventores del chocolate conoce estas cosas): un "espresso" de chocolate, con un buen fondo de chocolate negro, fundido con -sospecho- nata líquida... ni rastro de harina como espesante, untuoso, mmmmhhh, grrr. Casi tan bueno como el sexo.

Ander: y te lo tomas tras esperar a que se fundan un poco, sin complejos, que a veces las pequeñas regresiones gustativas a la infancia sientan bien.

Anónimo dijo...

Ander por favor en q super vistes las nubes? Gracias por adelantado, xico:-))

Arantza dijo...

Anónimo: gracias por pasarte por aquí y dejar un comentario. Me gustaría comentarte que en este blog todo el mundo deja una firmilla al principio o al final de su comentario, por aquello de saber con quién hablo al responder. Etiqueta de la cocina montrealesa. En cuanto a Ander, como este post se publicó hace ya tiempo, no sé si llegará leer tu comentario. Si no responde no le guardes rencor :-).