sábado, 21 de febrero de 2009

Coffee cake

Nada como una mañana de sábado a veinte bajo cero (afortunadamente, no en la cocina, sólo fuera) para estirar las piernas bajo la mesa y terminarte la novela de una sentada, a ritmo de tazas de café y coffee cake. Y éste no se me ha caído al suelo. On n'arrête pas le progrès.


Y, como dice el villancico, let it snow.

11 comentarios:

Lupe-torpe dijo...

Cura de humildad. Yo que me creía que sabía inglés, y (una vez más) no entiendo las recetas de Martha. No es sólo es que mi horno malevolente no me ayude nada: es que no pillo ni la mitad de las cosas. Y tengo una pregunta idiota: ¿es para acompañar el café, el queque, o es de café? Porque si es de café, bien escondidito lo lleva.

alinitaxula dijo...

Jor Arantxa que friorrrrrrr , yo no podría acostumbrarme soy hiper friolera y encima me mosquea el frio así que ya me imagino yo por allá ejejej. Todavía no me acostumbro a Galicia y ya llevo dos añitos¡¡¡¡¡ ejje entre la humedad, y el viento me estoy volviendo más toliña jeje
el cake una pinta que no veas....
buen finde a estar calentita, un buen libro y comiditas ricas¡¡¡
alinita

María dijo...

Hola:
¡Qué buen plan para un día de nieve, frío o aquí de lluvia!

Arantza dijo...

Lupe (con tono-maternal-de-siéntate-en-mis-rodillas-y-dime-dónde-tienes-pupa :-D): cuéntame lo que no entiendes mujer, e intentaré darte todas las aclaraciones posibles. Para que no menosprecies tanto tu inglés, te diré que probablemente tus incomprensiones se deban más a lagunas en el contexto cultural (el americano) que en la lengua. Para que veas lo sutil de tu entendimiento, te diré que el nombre del queque (qué chula, esta palabra, casi tanto como guagua) puede ser debido tanto a que esté hecho con café (no en este caso, pero tengo una receta con chocolate negro y café "espresso" que mmmhhh), como a que normalmente acompaña al café (se vende también en cafeterías, expuesto en pedestales esplendorosos bajo campanas de cristal). Torpe, nononono. Nada de eso.
Nada que una visita gastronómica por estas tierras no pueda solucionar.

Alinita: toliña... esa palabra (gallega, ¿imagino?), es nueva. Yo también quiero una traducción.

María: pues no creas, ha dejado de nevar, hace un sol radiante, unos diez bajo cero ahora que ha levantado el día... como que me voy a dar un paseo, vaya. Para bajar todo ese pastel.

CRIS dijo...

Buen cake para acompañar ese Victorian Mistery,¿vale la pena?.El cake seguro, pero y la novela...¿de qué va?.
Un besín muy soleado

La Lupe dijo...

(Arantza, después de leer por tercera vez a la señora Stewart y de verme ahí, sifting together baking soda, baking powder, all purpose flour and salt, not to mention sprinkling evenly the filling over half the batter, con la vana esperanza de comerme un queque como el tuyo, amos anda, abandoné, bajé a la calle y me compré un paquete de shortbread de Walkers, con su estampadito escocés y todo)

La Lupe dijo...

(Ah, y si me siento en tus rodillas acabas en Urgencias, criatura)

Anónimo dijo...

Jajajaja....ay! que alivio, no soy solo yo la que se pelea (y pierde) con las recetitas de Martha!!! jajajaja..hija, que mal de muchos...
Un besazo!!
Maite

Toliña=loquita

Ella dijo...

Cada vez que entro en tu blog me entra un hambre...

Arantza dijo...

Cris: viene bien, en esta época del año, eso del besín soleado, gracias. En cuanto a "Kept"... no pude terminarlo, me está gustando, pero también me está haciendo sufrir, porque no es fácil para alguien que, como yo, lee mayormente en inglés "comercial y contemporáneo". Esta reseña es mucho más completa que lo que yo podría explicarte:
http://www.bookreporter.com/reviews2/0061146080.asp

Lupe: más vale paquete de Walkers en mano que cien coffee cakes volando. Y creo que exageras, pero lo de sentarte en mis rodillas era metafóricamente hablando, aclaro.

Maite: a mí Martha también me irrita de vez en cuando, aún no he conseguido averiguar la diferencia entre la sal kosher y la sal normal. Pero ella la prefiere kosher (¿tendrá un rabino particular para bendecírsela?). La duda me corroe.

Ella: a mí también me pasa con otros blogs. Leer blogs culinarios es la vía segura hacia la obesidad mórbida.

Arantza dijo...

Cris: aún no he aprendido a enlazar en un comentario. Penoso, lo sé. En el enlace que te he puesto, falta una "p" al final.