miércoles, 28 de mayo de 2008

Bienvenu au Canada / Welcome to Canada

Cuando uno desembarca por primera vez en el aeropuerto Pierre-Elliott-Trudeau (antiguamente Dorval) de Montreal, y ve el primer policía montado (en este caso, desmontado, pero se le reconoce por el sombrerito -un Stetson- que hemos visto en tantas películas), que le desea: "Bienvenu au Canada, welcome to Canada", así, de corrido, todo en la misma frase, no sabe muy bien lo que le espera.
Este primer contacto con la GRC (Gendarmerie Royale du Canada / Royal Canadian Mounted Police = la policía montada, los mounties) anuncia lo que luego en general coincide con el carácter nacional canadiense, si es que algo semejante existe, teniendo en cuenta lo variopinto de los orígenes de la gente en Canadá: gente afable y educada.
Sin embargo, este primer saludo no te prepara para los seis meses de invierno y temperaturas bajo cero, toneladas de nieve por paletear de la entrada de tu casa, aceras llenas de placas de hielo sobre las que patinas cada mañana arriesgando dejarte los dientes rumbo al trabajo, placas de hielo en el parabrisas que hay que romper antes de salir con el coche, calles desiertas a las nueve de la noche, mosquitos voraces y numerosos a principios de verano, moscas agresivas que te arrancan pedazos de carne cuando te pican, mofetas que se pasean por tu jardín, increíble calor húmedo tropical en pleno verano, idílicos lagos llenos de sanguijuelas, encontronazos con osos, alces, turistas americanos y otros animales durante las excursiones, centros comerciales subterráneos y salchichas de hot dog cocidas en sirope de arce.
Oh, no.
Pero tampoco te esperas otras sorpresas como, una vez llegada la ficticia y tan ansiada primavera, encontrarte en la pescadería, entre los muy canadienses y sempiternos salmón y trucha asalmonada, bogavantes a precios que en España son ciencia-ficción (¡por lo baratos!)



Así que te sientas delante de tu plato, miras a tu crustáceo, que es sólo para ti, todo él, enterito, y te dices : "Bienvenido a Canadá. Yesss."

En días como este,... cómo me gusta este país.

11 comentarios:

Lilith dijo...

jajaja Me ha encantado. Lucky you!! que dirian tus vecinos de un poco mas abajo. Yo estoy en Suiza. Vale, aqui barato no hay nada pero que chocolate dios mio! que chocolate!!!!

Mer dijo...

Hola! Jajaja, en Montreal debe de hacer más frío si cabe que en Toronto... yo disfruté muchísimo del invierno canadiense, aún guargo mis botas para la nieve en casa, ahor aen Madrid las voy a necesitar más bien poco. Tras un curso allí, hace 5 años, este verano vuelvo a desquitarme de las bajas temperaturas, y a pasar calor tropical como dices tú. Mis mejores recuerdos están allí (y en Montreal ya ni te cuento... me enamoré "du vieux Montreal" y de la "underground city").

Arantza dijo...

Lilith: yo si viviera en un país con buen chocolate (aquí el único decente es importado de Europa, y se nota que pagamos el viaje...) pues me bastaría, no comería otra cosa ;-). Suiza suena bonito... y muy limpio (eso es lo que dicen los quebequeses que han vivido en Suiza. Es bonito, y MUY limpio :-)

Mer: Toronto... je, je, en Montreal se come mejor :-) Tienes suerte de haber disfrutado del invierno, las últimas estudiantes españolas que he conocido estaban bastante hartitas de nieve, tras cinco meses, las pobres...
He visto esas galletas de chocolate que has preparado y aún tengo gotas de baba deslizándose por el mentón.

CRIS dijo...

Hola,impresionante la lobster.Por cierto me encantan los palitos de maple syrup sobre la nieve del post anterior, me parece una idea genial.Te felicito por tu blog,espero visitarte amenudo.
Saludos

Pilar - Lechuza dijo...

No sé como llegue hasta aquí....cosas de la red, pero me gusta tu blog. Casualmente mi hijo menor pasará 3 semanas este verano en Oakville(Canadá) en un curso de inglés organizado por la Xunta de Galicia. Te voy a leer desde el principio para ver qué cosas cuentas de ese enoooorme pais.
Besitos desde Galicia

Arantza dijo...

Cris: bienvenida a mi cocina. Y sí, eso de zamparse una langosta tan barata le hace a una sentirse contenta de ser medio canadiense. Por cierto, que me he pasado por tu blog y me encantan los viejos grabados que ilustran "Alicia", así como otras cositas que decoran tu blog. "Mu chulo". Nos vemos (leemos) de nuevo, espero. (Gran sonrisa de gato de Cheshire).

Pilar: Oakville... creo que eso está en Ontario, la provincia vecina. Mándale con una empanada en la maleta, por si se harta de fast food. Si no se harta, dale mi dirección y que me la traiga a casa :-D
Guasas aparte, bienvenida a mi cocina tu también. Aunque este blog tenga su toquecito socio-gastronómico, ni yo me fiaría de mi misma como fuente información fiable. Mejor consultas algo así :
http://www.oakville.ca/
http://www.canada.travel/sitemap.html
o así: http://www.canadatravel.ca/

Saludos a las dos.

Lía dijo...

El otro día le comentaba al mozo lo del ridículo precio de las langostas en tu tierra y parecía que no se lo terminaba de creer...estás segura? decía, jeje...creo que le voy a hacer pasear un ratito por tu blog hasta hacer que se arrepienta de querer ir a Noruega este verano cuando yo no dejaba de insistir con Canadá ;P

Arantza dijo...

Lía: Noruega... hace tiempo que me tienta. Como le he perdido miedo a los países nórdicos, ahora me gustaría conocer el norte europeo (aunque un alumno noruego me conto que en Noruega, verano, lo que se dice verano, no tienen). Es decir, que lo pasan a 15 grados, que para nosotros no es verano ni es nada. La ventaja es que el clima de Quebec es tan extremo, que al menos tenemos un verano de verdad, en el que sudamos como locos y hasta llegamos a echar de menos la nieve y el hielo...
Lo de la langosta es sólo en temporada, eh? no vayas a creer. En primavera y a principios de verano.

con Ka dijo...

Qué bueno el post, desde que te leo mis ganas de visitar esas tierras aumentan peligrosamente. Y esto ya es demasiao, yo esos bichos sólo los he catao en bodas, ya ves tú: un ojo de la cara.
En fin, me apunto la temporada de bogavantes como posibles fechas para un viajecito... ;)

Arantza dijo...

Ka: claro que si sumas el precio del billete de avión, te sale un poquito más caro... :-)Te mandaría uno por correo, pero te arriesgas a que no llegue muy fresco, un poco como el pescado de Ordenalfabetix.

Lía dijo...

Efectivamente de verano noruego nada, yo me voy con mi mejor ropa de invierno ya que la temperatura es la misma que nuestro invierno (del sur de España)