jueves, 15 de mayo de 2008

Basha

Benditos sean los libaneses, porque sus patatas al ajillo son prácticamente iguales a las patatas al alioli españolas (salvo un toquecito de guindilla, que no hace más que mejorarlas).

Ayer tenía como un gusanillo de hambre, pasé delante de un Basha (restaurante libanés, esto es fast food, no vayáis a creer, que soy estudiante), y me aticé un platito de patatas al ajillo y otro de taboule (o tabulé).

Ésta no es precisamente la comida libanesa más refinada, (he trabajado con libaneses durante unos cuantos años y he probado cosas increíbles, como crèpes de queso fresco aromatizadas con agua de rosas... "pero eso es otra historia..."), pero cuando uno tiene una urgencia de patatas alioli, tampoco es que esté con ánimo de leer poesía del Siglo de Oro. Aunque los dos no son incompatibles. En absoluto.


Todo esto me lo zampé (con perdón) viendo jugar a las... ¿damas? a un par de grupos de abuelos chinos, que como no son tontos y la primavera en este país es un mito, (porque no existe, es algo que se han inventado para impedir que haya suicidios masivos entre el 1 de marzo y el 30 de abril, aquí se pasa directamente de la parka al bikini), aprovechan los food courts de los centros comerciales para pasar el día echándose unas partiditas. Me dejaron muy amablemente sacarles una foto. Esto es Montreal: patatas alioli libanesas, rodeada de jubilados chinos.


7 comentarios:

Noema dijo...

Jawohl! Por fin un taboule en condiciones, y no los platos de couscous que se ven por ahí con dos hojas de perejil bailando por encima! En Siria el taboule tiene el estatus de la tortilla nuestra, algo sencillísimo que puede llegar a crear discusiones metafísicas sobre su preparación ;D
Qué fantástico ese popurrí de culturas!

Maria Fernanda dijo...

Ya me antojaste!!! Aqui no he encontrado ningún lugar que se parezca a Basha sobre todo rapport qualité-prix. Sniff!! Cómo echo de menos a veces Montreal...Me encanta el taboule!!! Ya sembré mi perejil, a ver tengo suficiente para hacerles uno cuando vengan a visitarme ;)

Por aqui todavía hay nieve, si, ya no mucha pero algunos montones en algunos lugares con sombra. Eso de que haya un verano en Quebec ya lo estoy dudando!

Quesos!

Arantza dijo...

Noema: conoces muy bien Siria. Pregunta indiscreta: ¿tu compañero o algún amigo viene de ese país? ¿Has estado? Porque suena de un misterioso... Siria. Tuve varis alumnos que venían de allí y eran gente muy encantadora.

Mari Fe: (je, te bautizo en cada comentario, pobre ;-) Jo, todavía hay nieve, qué pasada. Yo lo decía medio en broma... no me extraña que eches de menos Montreal... aunque podría ser peor, podrías haberte mudado a la Bahía de James... o a la de Hudson, o a Iqaluit... :-) Bueno, si la comida internacional no es tan buena en la Capitale Nationale, aprovecha las creperies :-)

Lía dijo...

Esas patatas con ajo tienen una pinta estupenda...pena que queden tan lejos porque las podría incluir en mi catálogo de patatas con alioli que estoy haciendo...al ser la única tapa vegetariana 100% por estos lares estoy hecha una experta.
Aquí el taboulé no se vé ni de lejos, por ahora no pasamos de los kebabs tipo franquicia y poco más, espero que con los años se vaya ampliando la oferta ;)

Caminarsingluten dijo...

¡Hola Arantza!, te hemos conocido a través de "Desayunos saludables" y la verdad es que nos ha gustado tu blog, y lo que nos cuentas de Canadá, ya que tenemos unos amigos que vivén en Otawa, y nos cuentan lo mismo que tu de la primavera.

Saludos,

Ana y Víctor.

Arantza dijo...

Lía: contra las cadenas de comida basura... cadenas de comida mediterránea :-)A eso me tiro yo cuando no hay otra cosa cerca.

Caminarsingluten: bienvenidos a los dos. Ya había echado un vistacillo a vuestro blog... espero que seais comprensivos con esto de las recetas no adaptadas a vuestras necesidades, aunque imagino que debeis de ser unos expertos transformando recetas, ¿no? A ésta, se le quitan el germen de trigo, y los cereales... y ni tan mal ;-)

Sara dijo...

Que pintorescos los abuelicos.

Y que buenas las patatas+taboulé.

Abrazos!