lunes, 22 de septiembre de 2008

Otoño


"El día siguiente resultó ser el primer día de otoño, uno de mis días favoritos del año. No hablo del equinoccio real de otoño, que llegó y pasó hace una semana y que se pareció bastante a todos los días de verano que lo habían precedido. Lo que quiero decir con el primer día de otoño es ese día en el que de repente entiendes con todo tu cuerpo que hemos cambiado de estación. Cuando el aire es un poco más cortante contra la piel y que el azul del cielo se vuelve melancólico, y el zumbido de los insectos cambia de tono, y en ese momento sabes, como sabes tu propio nombre, que el verano se ha terminado."

(Extracto de "Belong to me", de Marisa de los Santos, tradución propia y chapucera).
* * * * * * * * * * * * *

Empieza mi estación preferida, la gran fiesta de la naturaleza antes del largo sueño invernal canadiense.


6 comentarios:

La cuina vermella dijo...

También es mi estacion del año preferida! que feliz soy!!! los colores se atenuan pero a la vez se tornan más calidos, el sol aún calienta pero apetece la chaqueta, la mantita en el sofa.... ah! y apetecen mas las galletas y los bizcochos! besos.

CRIS dijo...

También es mi favorita por meláncolica, telúrica y sobretodo por el cambio de color que sufren los árboles, es eso último te envidio porque que supongo que en Canadá debe ser un espectáculo natural impresionante.Muy buena la cita, por el olor también se sabe que el otoño ya ha llegado.
Un beso

Maria Fernanda dijo...

El otoño es hermoso siempre y cuando no pienses en lo que le sigue... Además anuncia mi cumple!

María dijo...

Hola a todos:
La verdad es que por lo que leo yo soy de lo más conformista. ¡Me gustan todas las estaciones! Me encanta ver como va cambiando la naturaleza.
Los árboles pelados del invierno, ver los primeros brotes, luego las flores, en algunos los frutos, los colores del otoño. ¡Y vuelta a empezar!
Reconoszco que será porque aquí ni el invierno es helador ni el verano insoportable.

Arantza dijo...

Cuina Vermella: creo que está claro que a los que nos gusta el otoño es porque necesitamos una excusa para hacer galletitas, chocolates calientes y echarnos mantitas en el sofá... :-)

Cris: curioso, desde que vivo aquí, el otoño no me parece nada melancólico, al menos, los primeros meses. Noviembre es otro cantar, aquí es bastante tristón, con sus temperaturas bajo cero, ya no hay hojas ni colores, pero aún no nieva... Y telúrico,...sí, y primigenio, ya puestos,... :-)

MF: hala, hala, que no es para tanto... peor sería que el invierno fuera un largo noviembre de seis meses... al menos cuando nieva se alegra el paisaje, yo siempre estoy contenta de ver los primeros copos. Aunque entiendo que no te apetezca la nieve, después de la sobredosis de invierno que habéis tenido en Quebec este año, y este verano de m&%$* :-) En cuanto a tu cumple, tu comentario... ¿es una velada alusión para que no se me olvide? :-)

María: conformista, no, hija, tú lo que eres es zen. Has alcanzado el contentamiento y la aceptación. Pásale un poco a María Fernanda, que lo va a necesitar.

Vega dijo...

Está claro que los otoñalistas, nosotros nos criamos y nosotros nos juntamos... Por fin vuelve la lluvia, las infusiones, los chocolates, el punto en plan maratón, los paseos, los colores del campo, el principio de curso... feliz otoño, guapa.