lunes, 15 de septiembre de 2008

Las galletas del crimen

Como toda la generación nacida en los 70, soy un producto de la tele educativa, más concretamente, de "Barrio Sésamo". Así que espero que si algún antiguo director de programación de la época está leyendo esto, se sienta completamente consternado de los efectos que la tele puede tener en las tan tiernas y maleables mentes infantiles.

Triqui, el monstruo de las galletas, es probablemente el culpable de que me haya vuelto una monstrua de las galletas. Porque las galletas con las que se llenaba la boca con pasión, no eran frágiles "Marías", ni sobrias "Chiquilín", no. Eran gigantescas chocolate chip cookies. Mis galletas preferidas, prueba de cómo mi frágil subconsciente infantil se quedó impresionado por este bicho peludo que masticaba como un loco.

Las galletas son probablemente el dulce que hago más a menudo, por lo fáciles y porque cuando a una le gusta tomar té, tomarlo sin galletas es muy triste. Como hace mucho tiempo que no publico una receta, hoy voy a hablar de una receta nueva, que he leído en una novela.

Estas novelitas policiacas alían dos de mis pasatiempos: hacer galletas y leer novela negra. A ver, ya estoy oyendo pensar desde aquí a los puristas, los talibanes de la cultura; que sí, que vale, que yo también pienso que leer a Borges, García Márquez, Cortázar o Thomas Mann es un alimento más elevado para el espíritu. Leeros la cabecera del blog antes de anatemizar , caray. Los clásicos deberíais leerlos sin esperar que os los recomiende una ignorante como yo, las bibliotecas municipales están llenas. Aquí se trata de cosillas para entretenerse, y que a lo mejor son menos conocidas en España.
Una de estas cosillas entretenidas es esta serie de novelitas de Joanne Fluke, que se inspira de "Murder she wrote", y ha creado una serie cuya protagonista e intrépida detective es... una pastelera. Una especie de "Murder she baked". Mezclamos una víctima con unas cuantas recetas, y ... voilà! Entretenimiento con pepitas de chocolate.

Las galletas son la primera receta que aparece en la novela, chocolate chip crunch cookies. La autora, muy viva ella, quiere que compremos sus libros y no da enlaces a la receta en su página web. Holgazana como soy, y con una tesina por terminar, ni siquiera he hecho el esfuerzo de copiarla, tendréis que conformaros con esta foto. (Los grados están en Farenheit, por cierto. Para convertirlos a grados celsius, pinchad aquí).
El aspecto de esta galleta no es muy diferente del de otras cookies que he publicado, pero la textura que le aportan los corn flakes es muy diferente, no son galletas chiclosas (chewy, que le dicen por aquí), sino crujientes. Un consejo para desmigar los corn flakes: ponedlos entre dos trapos de cocina y pasadles el rodillo de amasar por encima, pero no con mucha saña, porque os arriesgáis a encontraros con harina de corn flakes. Personalmente prefiero comprar un buen chocolate y cortarlo en pedazos, en vez de utilizar los chocolate chips comerciales. Estas cookies son estupendas para sentarse en el sofá con un té y una novela policiaca. Son... (aquí, música de intriga: ¡tachaaan!) las "galletas del crimen".

10 comentarios:

La cuina vermella dijo...

Ya me veo con el libro y las galletas a punto de pasar una fantàstica tarde (tendré que esperar a Domingo, hacer galletas y comprar el libro) pero bueno, todo llega!

Maria Fernanda dijo...

Yo quiero galletitas. Cada vez que leo tus entradas que tratan sobre libros me digo que te encantaría trabajar en la biblioteca donde trabajo, por mi parte a mi me encantaría comer de esas galletitas. Pero me temo que si me guardas la próxima vez que nos veamos ya no serán crunchies sino rockies...Saludotes!

Pedro dijo...

¡Guilty, guilty! eres la responsable de que me haya entrado hambre, me haya ido a la cocina haya abierto el tarro de las galletas caseras y como no tenían chocolate, haya abierto una tableta y me haya zampado la mitad...
¡bueno, ahora cuando acabe de escribir, me comeré la otra media...!
¡Mmmmmm qué rico!
Un besote.

Maria dijo...

Me encanta el plan. Sobre todo ahora que he descubierto una novela de Mankell que no había leido...
Esperaré un sábado de lluvia ( si el enano lo permite)
y me sentaré delante de una taza de café con leche y unas cuantas galletas. (Bueno, engañaré a mi hijo con un chocolate caliente, las galletas y un comic de Spirou)
Besos

Sara dijo...

Las galletas, tienen una pinta excelente, lo que casi no logro imaginar es lo de leer la novela del libro, mientras comes las galletas que has leído... entre la novela negra!

Me parece una idea tan exótica... ay, me encanta!

Dispersa dijo...

Y digo yo.... pa las que hemos aprendido inglés a trompicones... ¿no habrá un alma caritativa que traduzca (tb pesos, medidas y grados) porfa plis??????????
Un besuco.

Bea dijo...

Preciosas y deliciosas las galletas, además para los puristas las originales chocolate chip cookies, no llevan chips, sino trocitos de choco, como las tuyas....me encantan!! Besos. Bea

Anónimo dijo...

Que bien! Andaba yo buscando una receta de cookies crujientes, que parece que han de ser todas chewy, mecachis!
Por si a alguien le sirve pongo aqui la transcripcion que he hecho al formato texto, (y algo libre al castellano):

Chocolate Chip Crunch Cookies

1 taza mantequilla derretida
1 taza azúcar blanco
1 taza azúcar moreno
2 tsp soda
1 tsp sal
2 tsp vanilla
2 huevos batidos
2 1/2 tazas harina
2 tazas corn flakes (troceados con las manos)
1 o 2 tazas de chocolate troceado

Derretir la mantequilla, agregar los azúcares y remover. Agregar la sal, soda, vainilla y los huevos batidos.
Mezclar bien. Agregar la harina y combinar. Agregar los corn flakes troceados, y el chocolate a trocitos, mezclando a conciencia.
Hacer bolitas del tamanyo de una nuez, y colocarlas en una placa para el horno. Aplastarlas ligeramente con un tenedor.
Hornear a 190°C de 8 a 10 minutos. Dejar enfriar dos minutos en la placa, y colocar en una rejilla para que se enfrien completamente (esto es importante para que queden crujientes)

Salen de 6 a 8 docenas dependiendo del tamanyo

Arantza dijo...

Cuina Vermella: eso, eso, una tardecita tranquila de domingo, que por algo se acerca el final del verano (por allí, aquí ya es otoño).

MF: ya sabes que tú eres mi cobaya favorita en lo tocante a nuevas recetas de galletas :-) No te preocupes, que alguna ya caerá la próxima vez que nos veamos. Si es que estás muy flaca, hija (uy, es la madre interior, que me ha salido del subconsciente).

Pedro: claro, claro, y luego demandarás a los bares de tapas por haberte incitado vilmente al consumo de colesterol... :-) aquí cada uno asume sus responsabilidades, don Pedro. Me voy a buscar una tableta con almendras, debe de quedar al menos una...

María: galletas caseras recién salidas del horno, chocolate caliente y Spirou...dan ganas de ser tu hijo ;-)

Sara: la novela, como novela, es bastante corrientita. Pero tiene su gracia lo de mezclar recetas en la trama. Como estas galletas: son las que come la víctima justo antes de ser asesinada...

Dispersa: menos mal que hay un lector (o lectora) amable que se ha molestado en traducir, porque si me esperas, con la de curro que tengo...

Anónimo: me hubiera gustado saber tu nombre, para agradecerte la traducción de forma más personal. Pero mil gracias igual.

Bea: como andamos informadas... :-) no sé por qué, esta receta me hizo pensar en tí. A lo mejor la mezcla de corn flakes en la masa...

Dispersa dijo...

Gracias anónimo... un besuco crunchie con trocitos de chocolate.