martes, 9 de septiembre de 2008

Bonne fête, Québec / Feliz cumpleaños, Quebec

Este año es el 400 aniversario de la fundación de la ciudad de Quebec. Todo empezó en 1608, cuando Samuel de Champlain decidió instalarse en la que entonces se llamaba "Kébec", palabra algonquina que significa "el lugar donde se estrecha el río". Así se erigieron las bases de la que hoy es una de las ciudades más bonitas de norteamérica.
La ciudad se ha lavado la cara para recibir a una multitud de visitantes y está más bonita que nunca.




Un increíble trompe l'oeil en el viejo Quebec.



Le Château Frontenac es un hotel de lujo construido en 1892, en el que cocina el famoso chef Jean Soulard.







10 comentarios:

La cuina vermella dijo...

Y que cumplas muchos màs??? Bella ciudad donde las haya, que suerte vivir allí.
Besos.

Trapu. dijo...

WOW!!!

*Zorionak Zuri
*Zorionak Zuri
*Zorionak Québeeeec
*Zorionak Zuriiiiiiiii!!!!

Disculpar mi mala voz, pero es que los fabricantes de paraguas tambien tienen derecho a comer!!!
Un besote.

*Cantinela felicitatoria en Euskera, tan ridicula y sonrojante como en cualquier otra lengua.

Noema dijo...

Me han sorprendido esos maravillosos edificios, prueba de mi incultura y de esa imagen que todos tenemos en la cabeza de los lugares que no conocemos. ¡Qué bonita Quebec! y ¡qué ganas me están entrando de hacerte un día una visita y recorrer todo aquello! (estoy segura de que mi acompañante el Sr. Correcaminos, friki además de la naturaleza salvaje, no tiene nada en contra).

Anónimo dijo...

A mi también me ha sorprendido gratamente, que bonitas fotos!!
Gracias
Maite

ander dijo...

Qué bonito, no habías puesto fotos de la ciudad. Tiene un aire francés a la par que noreuropeo.

Un beso.

Arantza dijo...

Cuina vermella: en realidad, como bien indica el título de este blog, yo no vivo en Quebec, vivo en Montreal, que no es tan bonito como la "capitale nationale de la Belle Province". Montreal tiene encanto, pero de otro tipo.

Trapu: gracias por la canción. Curioso, se ha puesto a llover de repente :-)

Noema: pues nada, animaos. Además, para este viaje, ni siquiera tenéis que aprender chino ;-)

Maite: a tí, por apreciarlas. La verdad es que las fotos las saqué sin poner mucho cuidado (y mis dotes de fotógrafa son bastante limitadillas, porque no acabo de dominar mi cámara con todos esos botones... ¿para qué servirán? :-)

Ander: exactamente, el estilo es el francés de mediados del 17, por algo la provincia de Quebec fue fundada bajo el nombre de Nouvelle France. Es verdad que es una bonita ciudad, a mí me gusta poner la visita de los amigos como excusa para ir siempre que puedo.

ander dijo...

Ahora que lo vuelvo a mirar, ya sé por qué digo que tiene un aire noreuropeo: me hace pensar en las casas holandesas y escocesas, lugares calvinistas ambos. ¿Verdad que en Québec hay muchos descendientes de hugonotes? ¿O es una región mayoritariamente católica? ¿Son realmente religiosos como en muchos lugares de Estados Unidos o en Canadá (y en Québec) las cosas son distintas?

Oye, que aprender chino tiene su qué ^_^

Arantza dijo...

Ander. A ver, vayamos por partes: lo primero es que no se puede amalgamar Quebec y el resto del Canadá, porque tienen idiosincrasias realmente distintas (no sólo difiere el idioma). En general, Canadá es mucho menos religioso que los USA, pero yo me atrevería a decir que el Canadá anglófono es más conservador que el francofóno (no hay más que ver nuestro primer ministro, una pálida y lamentable fotocopia de Bush). Quebec es de herencia católica, pero a finales de los sesenta le dieron alegremente la patada a la Iglesia. La religión aún da algún coletazo que otro, pero más de agonía que de otra cosa. Y no dudo que aprender chino tiene un "je ne sais quoi", es más, probablemente me anime el año que viene (ando entre el mandarín y el portugués, que también me tienta).

ander dijo...

Ya, ya, ya sé que Québec tiene una idiosincrasia muy marcada (créeme, siendo hijo de catalán y vasca he crecido rodeado de hechos diferenciales y gaitas), pero no sólo quería saber sobre la situación religiosa de Québec sino de todo Canadá. Más que nada, me interesaba saber si había fervor religioso como en Estados Unidos (y por eso pensaba en los descendientes de hugonotes), pero bueno, ya me imaginaba que esa amalgama entre política, milenarismo y Destino Manifiesto (iba a escribir Desatino Manifiesto) sólo se daba en dicho país. Hala, me callo ya ^_^

Arantza dijo...

Ander: que no hombre, que todos tus comentarios son bienvenidos, inteligentes y extremadamente agradables de leer. Y me ha hecho reir mucho lo de los hechos diferenciales, porque aquí en Quebec usan exactamente la misma expresión... ji, ji, ji. Los nacionalismos: visto uno, vistos todos :-)