jueves, 17 de abril de 2008

Shui Hsien

From Monty Python's Flying Circus : (The Pepperpot Ladies on a Submarine) "Red alert. Put the kettle on!"



Nada mejor para mantenerse en forma que una tacita de té verde, así que con mi nueva edad venerable, he decidido ahogar mis penas en un nuevo tipo de té :-)

Esto está empezando a tener trazas de tratado en té , si alguno de los lectores de este blog está haciendo sus primeros pinitos en el mundo del té verde, me gustaría recibir impresiones y comentarios. Un poco de interactividad, ma foi! Teófilos :-) del mundo, manifestaos.

Sé que en España (bueno, más bien en cierta área del País Vasco) el té verde no es muy accesible (solamente en bolsitas de calidad dudosa), pero con la cantidad de inmigrantes chinos que he visto llegar en los últimos años, estoy segura de que en la capital tiene que haber ya un par de tiendas o supermercados chinos, en los que podréis encontrar té bueno y barato. Mi suposición se basa en que, lo mismo que mucha gente no podría vivir sin tomarse su cafecito mañanero, muchos chinos no pueden sobrevivir sin su té. Así que estoy segura de que se las han arreglado para aprovisionarse. y los restaurantes chinos tienen que abastecerse en algún sitio. Si conocéis tiendas, escribidlo en los comentarios, puede que le sirva a alguien.

El té verde que probé ayer, el Shui Hsien, es otro té de la familia de los Oolong. Lo compré en mi último paseo por Chinatown, simplemente porque no conocía el nombre, y ha resultado ser otro semi-fermentado, uno de mis tipos de té preferidos, sin ni siquiera proponérmelo.

Sin embargo, después de probarlo tengo que reconocer que no es el que más me gusta. Al premier sorbo, se nota más ese sabor de fermentación, de humedad, un poco "vivo", algo entre las setas, la levadura y la tierra húmeda. Yo los llamo tés "con sabor a sótano", cuando hable de otro tipo, muy característico, los tés de Yunnan, en el que ese sabor es más pronunciado, os contaré por qué.

El Shui Hsien es más oscuro que otros Oolong, más ambarino, un poco más meloso. Como podéis ver en la foto, sus hojas están enrolladas de forma mucho menos apretada que en otros tés verdes.



No es un té que conquista desde la primera taza, es de ésos que ganan cuando se aprende a conocerlos.

6 comentarios:

Vega dijo...

Uisss, qué entrada más maravillosa. Yo me voy a dormir ahora mismo con la tacita de chai verde. Soy otra adicta al té, por mí, si quieres hacer un tratado, hazlo. Lo leeré con muchísimo gusto.

Arantza dijo...

Vega: ¿Chai verde? No lo he probado todavía. Todos los tés chai que he probado tenían una base de té negro. Suena bien...
No te puedo decir buenas noches por eso del cambio horario, ;-) aquí son seis horas menos. Aunque, como detalle a los lectores de la piel de toro, publico en vuestro horario.

sumire dijo...

Es bastante posible que no sea el colmo de la excelencia pero desde hace años compro el te en Te Shop y se encuentran muchas variedades y muy ricas por cierto.

Ademas siempre se puede probar algo en tienda y te dan muestritas para casa :D

Gracias a Dios hace años que podemos pasar del pseudoté en bolsitas.

Arantza dijo...

Sumire: nada más lejos de mi intención que ofender a vuesa merced. Ten en cuenta de que hace ya casi una década que salí de la patria, así que por supuesto, no estoy nada al día de las novedades. Aunque como el té es cada vez más popular, imagino que en España es posible encontrar mucha mejor calidad.

Ander dijo...

Qué bonito, el té de los Inmortales del Agua, como dice el nombre. Sólo por eso dan ganas de probarlo. También me apetece probar el té ruso del que hablas en algún post anterior.

Arantza dijo...

Ander: pues sí que es bonito el nombre, gracias por la traducción, creo que había leído en alguna parte que significaba algo así como "diosa del agua", pero me fío más de tu comentario... qué bien, esto de recibir comentarios de gente puesta en el tema :-)
En cuanto al té Kusmi, prepárate a pagar caro el caprichito... yo uso el mío con cuentagotas.