miércoles, 30 de abril de 2008

The "I love my husband lime pie"

Hoy toca entrada dulzona, en todos los sentidos de la palabra. Atención aquellos que tienen el empalago fácil. No apto para diabéticos y pragmáticos.
Como lo prometido es deuda, voy a completar la entrada de ayer con el postre . La verdad es que estoy especialmente orgullosa de la tarta que preparé, era la primera vez que la intentaba, y como me revienta la falsa modestia, diré simplemente que me quedó de antología.

Hice una key lime pie. La tarta a la lima de Keys es una receta clásica de los diners americanos. Tiene unas reminiscencias de la inocente América de los años cincuenta, con sus coches enormes y sus faldas inmensas. Un perfume a concurso de tartas en la América rural, a ama de casa, a un mundo prenuclear y preterrorista. Pero eso son divagaciones mías.




Estas limas, más pequeñas que las limas habituales, tienen también un sabor y un aroma mucho más pronunciados. Deben su nombre a que llegan normalmente de los Keys de Florida, como la mayoría de los cítricos que se consumen en los USA y Canadá.

Al mezclar el jugo de lima con la leche condensada y las yemas de huevo del relleno, se produce una reacción -llamada souring en inglés, es eso que nuestras madres describían como "cortarse" o "cuajarse"- que espesa inmediatamente la crema que rellena la tarta. En las recetas más clásicas, ni siquiera se recomienda hornear la base y el relleno, pero ahora que la salmonelosis nos preocupa un poco más, os recomiendo seguir las indicaciones de la receta.


He aquí la obra de arte -vale, ahí exagero un poco-. Pero es que es una tarta tan años cincuenta, tan entrañable, con ese toque entre un poco hortera y cándido...

Monsieur M., mi quebequés de marido, sabe que nunca lo recibiré a su vuelta a casa martini en mano, con un delantalito almidonado sobre mi falda con doble cancán y un collarcito de perlas al cuello; tampoco le pediré permiso para tomar una decisión que no le incumba directamente, pero al menos por su cumple siempre habrá una tarta casera.

En la receta se propone decorar la tarta con nata montada, yo lo hice con merengue casero. Es igual de clásico y menos graso. Conlleva el placer adicional de que se mete a gratinar, lo justo para darle ese color tostado a los piquitos formados por el merengue, es espectacular. Curioso, una puede terminar licenciaturas y pintar cuadros, pero me siento prácticamente igual de orgullosa cuando saco del horno una tarta bien hecha.

(Nota para los cocineros españoles que me estén leyendo: no sé si podéis encontrar las "migas" de galletas Graham por allí, pero podéis simplemente desmigar galletas María entre dos trapos de cocina con un rodillo de amasar. Otra variante sería la de hacer la tarta con limón, si no encontráis limas. En cuanto a las medidas, las famosas "tazas" americanas equivalen exactamente a eso, una taza grande o mug. Mil disculpas si estas aclaraciones parecen innecesarias a algunos, pero no quiero perder a nadie por el camino :-)

Por cierto, que sigo descubriendo las innumerables posibilidades de mi nueva Cadillac, mi batidora espacial, que monta claras a la velocidad de la luz.


Esta tarta me ha recordado una peliculita independiente que me gustó mucho: "Waitress", de la tristemente fallecida Adrienne Shelly.

Me hubiera gustado tanto ver sus futuras películas... le deseo el cielo de los directores de cine, si es que hay uno. Esta película, de color rosa Barbie y servilletas a cuadros Vichy, es la historia de Jenna, una camarera con un talento remarcable para la repostería. Jenna lleva una vida miserable, con un marido abusivo, pero no os esperéis una peli deprimente. Es lo que me gustó de esta historia, la protagonista tiene esa capacidad de sobrevivir a la vida en la que está atrapada, sin perder su humor bastante negro. Como los nombres con los que bautiza a sus tartas : "I hate my husband pie" o "I can't have an affair because it's wrong and I don't want my husband to kill me pie".


Como la tarta preferida de monsieur M. es la tarta de lima, ésta podría ser llamada "I love my husband pie".

Después de esa frase, sólo os queda terminar esta entrada con un "Ooooooohhhh" empalagado.

:-)

20 comentarios:

Bea dijo...

Hola Arantza..... ayer te envié el correo de los desayunos (y me equivoque en el nombre...upsss!! sorry..) y esta mañana me encuentro tu comentario y tremenda sorpresa de llegar a tu blog.... en el que me he sentido como en casa.... me encantó tu lime pie!!! y me ha gustado recordar esas películas con las americanas de los años 50 con los coches grandes, los diners, los collares de perlas y las falditas...La peli que comentas todavía no la he visto por aquí (que raro no) me gusta mucho Kerri Russell.... bueno Arantza, esta tarde te sigo leyendo, ahora me voy a trabajar. Un beso. Bea

Noema dijo...

Ooooooohhhh

¿Has puesto tú las fotos en wikipedia? ¡Qué digo! Tu pie es mil veces mejor... ¡ñam, ñam!
La peli ya está la primera en la lista, visto el trailer, será la próxima, ¡quiero mááááás!
SALUDOS

Lía dijo...

Me apunto la peli que no la tarta pues soy más de salado que de dulce, aún así te diré que tiene una pinta fenomenal y completamente de profesional ;P

con Ka dijo...

OOoooohhhh...
Realmente tiene una pinta deliciosa. Sé que he probado la versión semi-industrial de esta tarta en alguna parte, pero me gustaría hacerla en plan casero.
Una pregunta de principiante: para el merengue, ¿qué cantidades de huevo y azúcar utilizaste?

Marona dijo...

Te estoy imaginando con el delantalito cual perfecta houswife con tu tarta perfecta en tus manos esperando a tu maridín :)
Yo, que soy una fetichista, estas cosas que salen en series y pelis me encantan y siempre tengo curiosidad por hacerlas o probarlas...
Si la preparo alguna vez tendrá que ser sin limas de Key (snif) y seguramente con nata montada, que a mi Tonisito no le gusta el merengue y no está mi trasero pa comerse un pie de estos enteros :S
¡Besos dulces!

sumire dijo...

Nnonononon, que llega el verano y quiero verme megaestupenda en bikini.
Por cierto,aqui todavia nos consideran capaces de desmigar galletas sin lesionarnos asi que no hay galletas trituradas.
La solucion mas facil es 1,2,3 picadora moulinex.
Galleta molida en el acto!

Arantza dijo...

Bea: pues bienvenida seas. Mi cocina está abierta, pásate cuando quieras. Por cierto, que la entrada del desayuno ya está lista (fue mi desayuno de ayer), pero no consigo saber cómo copiar vuestro logo. Tu dirás... Un beso y pasa un buen día.

Noema y Lía: Gracias por los piropos, guapas. La verdad es que me sorprendió a mí misma ver el buen aspecto de esta tarta. Aunque soy más repostera que cocinera, siempre se me han dado mejor los dulces, debe de ser que soy muy golosa. Por cierto, que si no he buscado mal, la peli llegó hacia diciembre por allí, con el título de "La camarera". Espero que os ayude a encontrarla.
Un saludo.

Con Ka: esta tarta engaña mucho, en realidad es facilísima, como muchas de las recetas de postres típicamente americanos (la cocina USA tiene la gran virtud de no complicarse la vida, eso compensa el contenido calórico indecente
:-). Para el merengue utilicé 7 claras de huevo y 3/4 de taza de azúcar glas, aunque te advierto que reduje el azúcar al mínimo, como hago en casi todos mis postres, para no terminar diabética perdida. Si quieres un merengue más tradicional, más dulce, échale una taza entera de azúcar. Importante: las claras deben de estar casi a temperatura ambiente, si están muy frías no suben. Mezcla primero el azúcar con un poquito de clara, para disolverla bien. Después lo bates todo junto. Ya me contarás.

Marona: con limón, limonero ;-) tiene que estar igual de buena. Y yo soy igual que tú, he crecido pegada a la pantalla de cine, y los primeros cinco años aquí me los tiré probando todo tipo de cerderías que había visto en las películas... A monsieur M. no parece emocionarle mucho la imaginería machista, menos mal. Así que no ha habido peticiones de uniforme, uf. En cuanto a lo de esperarle con tarta... tiene doble utilidad, puede ser utilizada como ofrenda de amor :-) o para estamparla en la dura cara conyugal en casos de mal comportamiento extremo :-). Nunca he debido utilizar un postre para lo segundo, qué derroche. Aquí hasta hay un grupo de protesta, que "entarta" a los políticos indecentes.

Sumire: se agradece el truco de la picadora. En cuanto a la capacidad... que ése no es el concepto, mujer. Amééééérrrrica (del norte, pongamos de la frontera de México para arriba, que si no María se me ofende) es la facilidad, recetas fáciles, electrodomésticos para TODO (lo juro, he visto gente que tiene molinillos de pimienta, pelamanzanas y pelapatatas eléctricos). Una vez me curré unos txipirones en su tinta delante de gente de aquí, y cuando les dije que mi ama hacía eso como plato de entre semana, me miraron como si todos los españoles hubiéramos perdido el juicio.

Sara dijo...

I love your husband pie!!!

Hace algunos días que te leo a lo "voyeur" desde el otro lado del osea-no?, y la verdad: disfruto como una enana con estas anécdotas que cuentas con gracia.

Pero el lime pie... creo que tengo que probarlo en breve. Casi babeo. Y eso que no soy de dulce (toma sorpresa!).

ata dijo...

Que curioso!!
nadie es de dulce !!!

;-)

Arantza dijo...

Sara: La bienvenida a tí también, espero volver a leerte por mi cocina. Un saludo canadiense y trasatlántico.
Ata: Ya, eso es muy típico... ;-) Alguna vez he sacado una tarta a la mesa para acompañar el café/té, entre exclamaciones de protesta "no, deja, si yo no soy de dulce", o "por mí no te molestes, a mí los postres ni fu ni fa"... y un cuarto de hora más tarde se habían tampiñado la tarta entera :-) Creo recordar que tú tampoco eras de dulce, ¿no? :-D

Noema dijo...

¿Cómo que nadie es de dulce? Servidora es de dulce y vuelta y media, y sin remordimientos ni historias de bikinis!
La peli ya la he encontrado, me la alquila amazon, en dos días está en casa, eso sí, con el título Jennas Kuchen - Für Liebe gibt es kein Rezept, un poco cursi en alemán pero ¿alquien da más? (el título le sirve a Marona para buscarla), jeje.
¿Y lo de pelar la patata "a mano alzada"? (sin tabla) con eso aquí puedes trabajar en el circo, jeje
BESOS

con Ka dijo...

Dí que sí, yo también soy de dulce 100%, y me jacto de haber 'convertido' a mi Monsieur M particular, ejejej, ahora siempre pide postre con el cortao (aquí espresso macciato, bitte.

Muchísimas gracias por la rápida respuesta, yo no tengo ultra-batidora, así que habrá que levantar las claras a mano...uf.

Arantza dijo...

Noema: gracias mil por la referencia, aunque, euh, no hablo alemán. Pero he leído el título varias veces, con gran atención. Y sigo sin entenderlo. :-)Dice algo de receta y de amor, ¿no?
En cuanto al comentario de ATA, es que mi hermano tienen toda una vida de experiencia en esto de picar a las mujeres ;-), ha practicado conmigo desde la más tierna infancia. Y sigue teniendo buena mano, por lo que veo :-) Vivan las mujeres que se asumen a sí mismas y a todo lo que sobresale de sus bikinis. He dicho.

Con Ka: hacer merengue a "brazomatic" es buenísimo para tonificar ese tríceps un poco colgón que tenemos todas. Y batir mantequilla casera, ni te cuento. Unos brazos como de portero de discoteca.

con Ka dijo...

De momento, y mientras me entreno para levantar esas claras, este finde hemos visto 'Jennas Kuchen', que es como se titula la peli aquí.
Realmente las tartas que hace la protagonista son simples, simples (bueno, la marsh-mallow mermaid pie es un poco kitsch...).
Muy buena recomendación, gracias, ya estoy buscando el resto de obras de Adrienne Shelly.

Arantza dijo...

Con Ka: pues encantada de que te haya gustado mi recomendación cinéfila... aunque Adrienne Shelly murió hace poco, era joven y me temo que no ha dejado una obra lo que se dice extensa... una pena.
En fin, que cuando doy una referencia de libro o peli me digo que si mi comida asquea ligeramente al personal, al menos en lo cultural les puedo dar alguna idea de lectura para pasar el rato :-)
En cuanto a los "american pies", por supuesto que no son muy difíciles, es lo estupendo de la cocina de por aquí. Y kitsch, claro, es parte de la gracia. Si me pongo a hacer un pastel como el "marshmallow mermaid", lo mínimo es que sea rosa :-)

Edith dijo...

Recientemente pude probar este "pie", déjenme decirles que estaba para babear!!! DELICIOSO!

Arantza dijo...

Edith: graciasss guapaza. Ya sabes que tanto mi cocina virtual como la real, están siempre abiertas para tí. Un beso.

Noema dijo...

Pregunta técnica, señora: ¿Cuándo le das el hornazo al merengue para que se doren las crestas? ¿Después de hornear y dejar enfriar la crema de lima?
(Esta tarta va a abrir este año nuevo en Santander, ;-)

Arantza dijo...

Uhm, si recuerdo bien, era después, sí. Lo ponía en "broil" unos segunditos. Por cierto, lo de echarle al merengue "cream of tartar" ayuda mucho a estabilizarlo y que los restos no "lloren" en el frigo.

Noema dijo...

Merci!
Respecto al crémor tártaro, creo que voy a tener que pasar por esta vez, ni idea de dónde puedo comprarlo aquí de hoy a mañana.