domingo, 10 de mayo de 2009

Pastel sexy de Tía María / Gâteau sexy au Tia Maria avec son coulis de framboises

Desde que he descubierto los lujuriosos pasteles de chocolate negro "con cosas", me ha dado por probar todas las recetas que encuentro. El hecho de ser una chocoadicta sin ninguna esperanza de rehabilitación probablemente también tenga algo que ver.
Empecé con el "Wake-up-and-smell-the-coffee-Dark-Chocolate-Cake" (pastel de chocolate negro y café espresso que os recomiendo con entusiasmo), seguí con el fantástico "Kiss-me-I'm-Irish Guinness Cake" y hoy continúo con este lúbrico pastel marmoleado de Tía María.


En realidad, no es el pastel el que es marmoleado, sino la ganache de chocolate con la que lo recubrí. La receta original proponía una simple cobertura de chocolate negro decorada con granos de café (aquí se encuentran recubiertos de chocolate, por seguir con la redundancia café-chocolate-más chocolate), pero me apetecía jugar con una cobertura de chocolate blanco y negro. El efecto marmoleado no lo conseguí exactamente como quería, (me quedó más como un motivo de venas varicosas que como un estampado de papel florentino, que era lo que pretendía), y es que he descubierto que el chocolate blanco es muy caprichoso a la hora de trabajar con él y fundirlo. Si una se pasa aunque sea ligeramente del tiempo necesario, se vuelve pastoso e imposible. Un poco como pasa con algunas relaciones.

Tras cubrir el pastel con la ganache de chocolate negro, vertí inmediatamente la de chocolate blanco por encima y con un palillo hice dibujos. Si hubiera tenido más tiempo, hubiera pegado virutas de chocolate negro alrededor de todo el contorno.

La masa de este pastel es terriblemente líquida, si no tenéis un molde desfondable totalmente hermético (aquí los llaman spring pan porque se cierran con un resorte), os aconsejo un molde tradicional. Si vuestro molde es presuntamente fiable, aún así os sugiero hornearlo encima de una bandeja de horno, para evitar "sorpresas".

Es precisamente lo líquido de la masa y la baja temperatura a la que se hornea durante largo tiempo, junto con la enorme cantidad de buen chocolate (y hablo de chocolate en tableta, y no de cacao en polvo), lo que le da a este pastel esa textura suntuosa -y untuosa-, extremadamente húmeda, casi como de pudding, que no se parece en nada a la textura de bizcocho más tradicional de los otros dos pasteles que he hecho últimamente y que rezuma chocolate de una manera que estoy segura que el Vaticano desaprobaría. Este pastel casi remplaza el sexo, vaya. Y lo de "casi" depende del talento del partenaire.

Por esa misma razón, no necesita ser rellenado de ninguna crema, ya es lo bastante cremoso y pecaminoso en sí mismo. Un coulis o salsa de frutas rojas más bien ácidas (frambuesas o grosellas) ejercen de contraste perfecto al dulce-amargo del chocolate negro (yo lo hice con 80% de cacao) y el fondo sutil de café.


La receta la encontré en la novela "Eat cake", de la que ya os hablé, la que os he enlazado aquí es exactamente la misma. Os animo con entusiasmo a que pequéis y lo probéis.

Porque siempre hay una buena razón de sentarse delante de un pedazo de pastel de chocolate.

10 comentarios:

Pam dijo...

Hola hola! Hace unas semanas me encontre con tu blog por tu reseña de la pelicula 'Bajo el sol de Toscana' y me enamore! Jjaja, me he vuelto adicta a ti (en el mejor sentido). Por cierto, que rico se ve tu pastel!! Apoyo tu teoria que el chocolate es casi como el sexo (y si, algunas veces MEJOR).
Buenoo, saluditos desde Mexico (:

Lolah dijo...

Vaya, ese pastel tiene que ser la bomba!
Aunque no me cuento entre las adictas al chocolate, ahora mismo me tomaría un buen pedazo.
Besos.

Anónimo dijo...

Uffff...los teclados de ordenador son resistentes a las babas???
Creo que tengo que dejar de hacer todas "tus" recetas....no es por el volumen de mi culo (que vaaaaa....)ni por mi colesterol el sangre (queseso??) es más bien por mi salud mental ya de por si deteriorada.

Soberbio!!

Besos

Maite

María dijo...

No sé cómo lo verás, pero estoy buscando un vuelo para ir a tomar café a tu casa. Ten cuidado que como me toque la bonoloto me presento con el tenedor en una mano y el niño + gabacho en la otra.
Buenooo, ya llevaría algo como un cargamento de galletas Príncipe o algo por el estilo.
Besos lenos de babas.

Noema dijo...

Ainssss, Arantza, ¡no me hagas esto! Se me saltan las lágrimas, acabo de darle un lametazo a la pantalla y me ha quedado un regustillo un tanto áspero en la boca por culpa de todo el polvo que me he llevado con la lengua. Bombazo de tarta. No embarazará pero te deja como si lo estuvieras. Mi partenaire va a tener que ponerse las pilas para superar esto. Te va a odiar.

CRIS dijo...

Fantástico, no puedo dejar de imaginar toda esa intensidad chocolatosa en mi boca,más Arantza, queremos como este, par dar al traste con la operación bikini, al infierno con ella.
Un beso

Arantza dijo...

Pam: qué cumplido más bonito, eso de la adicción... :-. Bienvenida a esta cocina, Pam.

Lolah: este pastel es más que la bomba, lo digo por no perder tiempo en falsas modestias :-).

Maite: nada como un culo con volumen para no necesitar sustitutos del sexo, como este pastel ;-).

María: sin problemas. Justamente tenemos una madriguera de marmota completamente amueblada, muy espaciosa, perfecta para las visitas :-).

Noema: venga, venga, que de vez en cuando hay que darse al vicio. O al fornicio. En cualquier caso, tras este pastel, hay que darse al ejercicio.

Cris: al fin, una mente hermana, no corrupta por esa ventolera de régimen que les da a todas a partir de abril.

OLGUIS dijo...

se me hace agua la boca.
Saludos
olguis.

Ana Powell dijo...

Enhorabuena por tu maravilloso trabajo.
Las fotos son bellisimas.
Un pastel muy profesional y delicoso x

ALIMENTA dijo...

Hola,
Navegando navegando mira lo que me he encontrado! que recetas tiene tan buenas y esta es para morirse ya mismo, de chocoadicta a chocoadicta= donde esten estas maravillas que se quite hasta Brad Pitt! jejejeje

Te sigo.
Besossssss