viernes, 1 de mayo de 2009

Comida coreana

He probado algo nuevo: comida coreana. La cocina coreana está a medio camino entre la japonesa y la china, y hasta ahora nunca había tenido la oportunidad de probarla.

Los coreanos tienen sus propios raviolis, claro, ya os conté que el mundo de los raviolis o dumplings es inmenso. Los suyos se llaman mandu. Los raviolis de todo tipo y procedencia son algo que me gusta mucho, así que los veréis aparecer regularmente en este blog, probablemente flotando en un caldo :-).
Al contrario que a Mafalda, a mí me encanta la sopa. Empecé a apreciarla realmente cuando vine a vivir a un país nórdico. Es mi comida reconfortante por excelencia.

Las sopas claras, con mucho caldo, son las que más me gustan, especialmente las vietnamitas, y la sopa won ton.

Esta sopa tenía un caldo cuya base sabía a ternera, a pollo, col, chalotas, salsa de soja y otras cosas no identificables. Muy buena. A pesar de que pagué un "precio estudiante". Es lo bueno de Montreal, se puede comer bien fuera de casa, por poco dinero.


Lo típico-típico en un restaurante coreano es el bulgogi, plato de carne salteada o a la parrilla, servida con verduritas y arroz, y el kimchi , una especie de chucrut coreano, que se come solo o acompañando otros platos, en muchas formas diferentes. Parece ser que las primeras referencias a la elaboración del chucrut provienen de China del norte y fue exportado hacia Europa mediante la expansión de los mongoles. Otra cosa que viene de China.

Yo pedí un bibimbap de pollo. No me entusiasmó mucho, me pareció muy salado, probablemente por la forma de fermentar algunas de las verduras. Pero pienso reincidir, la próxima vez en un restaurante a precio un poco menos estudiante. Por aquello de reunir más información para formarme una opinión más completa. Y llenarme la pancita, que diría mi amiga María.

10 comentarios:

Ander dijo...

Ya sé que soy un pesado de la China, pero había un restaurante coreano que me pirraba. Sobre todo una sopa de algas y ternera en tiras, clarita clarita, servida con un bol de arroz hervido que se mezcla en ella. Iba muy bien para la resaca ^^

Otra foto del blog de mi amiga la que vive en Japón, la he visto y he pensado en ti: http://parelleta-tokyo.blogspot.com/2009/04/un-osset-la-tassa-del-cafe-amb-llet.html

Un beso.

Xoán-Wahn dijo...

¡Gracias por esta entrada tan interesante! La curiosidad por la comida asiática es algo que me ha ido afectando los últimos meses y hace poco he hecho un kimchi casero para probarlo. En realidad, me ha parecido fantástico pero dudo que se pareció mucho al auténtico kimchi coreano.

Ella dijo...

A mí también me encanta la sopa, sobre todo los días que hace frío o estoy cansada.
Se agradece que compartas con nosotros tus descubrimientos en lo que a cocina internacional se refiere. Así, cuando vaya a un restaurante coreano, sabré qué pedir.

Zerogluten dijo...

Pues la comida coreana no la he probado nunca, pero la comida asiática en general me encanta.
Siempre intento experimentar mis propios platos del lejano oriente en casa, por lo del gluten del peque, y algunas veces salen cosas muy divertidas.
Mafalda me pierde.
Besitos sin gluten

Cora dijo...

De la comida coreana no sé nada pero ¡¡¡AGUANTE MAFALDA!!!
Besos

natalika dijo...

A mi la cocina asiática me gusta mucho (sobre todo la vietnamita y la tailandesa... bueno y la japonesa.. y la china.... aaah...), pero coreano no he comido nunca, ¡me has despertado la curiosidad!

Jiji, otra "sopera-mayor-del-reino", es lo único de Mafalda (por lo demás mi absoluta heroína) que nunca he entendido, ¿¡a esta txikita cómo puede no gustarle la sopa?!

Maria Fernanda dijo...

A mi también me encantan las sopas, sobre todo las orientales. Yo podría comer diario! Además si llenan la pancita y como dices, generalmente son accesibles para los estudihambres... miam!

Arantza dijo...

Ander: que nooo, que no eres un pesado. Me ha gustado mucho ese café latte :-). Te recomiendo una búsqueda en Google Images con "latte art". Vas a alucinar.

Xoan-Wahn: yo no me atrevo con la coina asiática en general. He hecho intentos de sushi y de sopa won-ton, ambos bastante desastrosos. Y me digo que no se puede cocinar de todo, si no, qué excusa me quedaría para ir a un restaurante? :-)

Ella: curioso, al igual que tú, la sopa es algo que me gusta cuando estoy tristona, o cansada, o tengo frío, o ando estresada. Como dicen en inglés, es un "bowl of comfort".

Zerogluten: y yo que hubiera jurado que esos tallarines de arroz no contienen gluten... pensaba que la cocina asiática en general era "segura" para los celiacos. Ignorante que puede ser una.


Cora: ah, Mafalda... mi hermano y yo hemos crecido con ella. Curiosamente, monsieur M., que ha crecido al lado opuesto del charco, es igual de fan que yo (pero él la leía en francés).

Natalika, camarada sopera: yo también adoro TODA la cocina asiática. Y mira que Asia es grande. Montreal está plagado de restaurantitos vietnamitas ultrabaratos y en los que se come muy rico(mi cena preferida: una de esas sopas vietnamitas gigantescas). Ultimamente me esta dando mucho por comer tailandés, y el sushi... es mi preferido, siempre (precedido de una sopa de miso, claro :-).

MF: je, estaba pensando en nuestro garito vietnamita habitual super barato, cerca de la UQAM...

Noema dijo...

Aaahhh, qué de cosas nuevas ¡qué bien!
PD: Me uno al club de fans de Mafalda, tantas veces me salen frases suyas (difíciles de explicar cuando alguien no tiene la referencia).

Arantza dijo...

Noema: je, sí... como "esuntimoesunabuso" cuando una ve los precios al hacer la compra.