domingo, 5 de abril de 2009

"Kiss-me-I'm-Irish" Guinness Cake


Cuando escribí el post sobre la fiesta de St. Patrick, pasé un rato investigando un poco sobre el tema. Un postre temático recurrente en esas fechas que me llamó la atención es un cake bastante peculiar: un cake hecho con cerveza Guinness. Mi ingesta de alcohol es casi inexistente, pero si hay una sola marca de cerveza cuyo sabor me gusta es la Guinness. Al ver esta receta, pensé que ese sabor profundo de malta y el color caramelo de la cerveza negra tenían que ser interesantes en un pastel de chocolate.

Descubrí esta receta en la sección de cocina del New York Times, pero os pongo un enlace a un blog que ilustra más claramente la preparación. La receta del Times parece que viene del otro lado del charco, de un libro de Nigella Lawson.

Los cambios a la receta original fueron los habituales: aceite vegetal en lugar de mantequilla (colesterol habemus), como hay que fundir la mantequilla en esta masa bastante líquida, el cambio no influye en la textura. La receta explica que hay que calentar la cerveza en un cazo al fuego, instrucciones que me dieron bastante grima y que pasé por alto, porque me pareció que el calor iba a alterar el sabor malteado y delicioso de la Guinness. También remplacé el azúcar blanco por azúcar moreno, pero como la receta dice "superfine sugar", molí el azúcar en el robot de cocina un momento, por si acaso. Aproveché para mezclar el cacao en polvo (negro, negro) y darle un golpe más de molinillo, lo que creo que mejoró el resultado final.

El glaseado propuesto en la receta, con queso Philadelphia, no me apetecía nada, me parece que enmascara demasiado el sabor del pastel. Así que lo que véis en la foto es una cobertura (fina) de chocolate blanco, por imitar el blanco cremoso de la espuma que corona una buena pinta de Guinness.

Cuando lo vuelva a hacer, voy a intentarlo con miel o melaza en lugar de azúcar (probablemente necesitará más tiempo de cocción), porque creo que le darán un sabor aún más intenso a este pastel ya de por sí estupendo.


El resultado es delicioso como pocos bizcochos de chocolate que haya hecho en mi vida (si acaso, sólo superado por el pastel de chocolate negro y espresso que publiqué hace tiempo). Este pastel no sabe a cerveza, contra lo que podáis suponer. La única traza que deja la Guinness es un toque acaramelado de malta, que sirve de nota de fondo para el pronunciado sabor a chocolate negro.

La textura es sublime (sí, sí, sublime): esponjosa, delicada, ligera (la cerveza ayuda a levar la masa). La única palabra que puedo encontrar para describirlo es en inglés: moist. Puede traducirse por "nada seco" o "húmedo", pero ambas traducciones no tienen el toque lujurioso del adjetivo inglés.

Un buen pastel, de preparación muy simple, para un cumpleaños masculino, por ejemplo. O femenino, qué caramba. Por aquello de celebrarlo con una cervezota. Y una partida de dardos.

12 comentarios:

La Lupe dijo...

[Aullido de deseo ultramarino]
[Ojitos]
Y... ¿viaja bien?

La Lupe dijo...

(es broma, es broma, es sólo que ese queque tiene una pinta tan insoportablemente rica...) (además, ahora me voy a mudar a un horno nuevo) (yupi) (sí, ya, el yupi no sonó demasiado entusiasta)

CRIS dijo...

Precisamente me he estado mirado yo estos días un pudding con guinness. A mí me cuesta bajarme media pinta de Guinness, tengo la sensación de que me estoy tomando una sopa o un caldo en vez de beber algo refrescante, pero estoy segura que en el pastel debe quedar superbueno y si le da una textura moist,puede pasar a estar entre mis favoritos.Yo también he puesto una receta con Guiness pero salada.
Un besín

Eva dijo...

Hola. En el blog the food & cook, hace cosa de un mes también pusieron la receta de la tarta/bizcocho. Nada más leerlo no pude evitar hacerme con todos los ingredientes para prepararlo. El bizcocho efectivamente está de muerte, pero tengo que decirte que el icing de queso, no sólo no lo enmascara, sino que hace que de bueno pase a ¡ahhhhhhhhhh!!. Yo, para mi desgracia no puedo tomar lácteos (maldita intolerancia), pero no pude dejar de probarlo (en el blog lo advertían...no dejéis de probar el icing (voz de ultratumba) . Mi novio pensó que me había quemado porque no paraba de dar saltos por la cocina gritando mmm mmmm mmmmmmmmmm. ¿Te has quemado? noooooo, es que está que te mueres!!. Lo llevé a la oficina y el veredicto fue unánime: sólo está muy bueno, pero con el icing está de gocheo gocheo.

Maria Fernanda dijo...

WOW!!!! Ya sé qué pedirte de regalo de cumple jijijijijijijiji Quiero, quiero, quuierooooooooo!

María dijo...

Ohhhh!!!! Con lo que me gusta la Guinnes.
Es una cerveza de cuchara. ¡El cereal sabe! Y ahora me das la versión para comer.... Mañana me voy a por una lata y me hago un pastel.

Noema dijo...

Buahhh... lujuria... qué sudores me han entrado. También la había visto hace tiempo en el blog de Trotamundos, es fantástica. Te ha quedado perfecta y las fotos muy sugerentes :-D
No, si por algo se dice que la cerveza es pan líquido ¡que vuelva a su forma original!
Fdo. Una a la que no le gusta la cerveza líquida.

Anónimo dijo...

Buenoooooo...que pinta!!! (y nuca mejor dicho lo de la Pinta jajaja...vale, vale...chiste malo, lo sé!)...la verdad, es que asi como el choco+cafe, si es una mezcla en la que pienso habitualmente, ests de cafe+cerveza negra jamas de los jamases se me hubiese ocurrido...hummm...Apuntado!!!

Un besazo!!

Maite

Ginebra dijo...

Mmm... el fin de semana lo hago.

(Lupe: viciosa!)

Arantza dijo...

Lupe: ahora que te mudas a otro horno que no está poseído, a lo mejor te puedes autoabastecer de pasteles y queques diversos... porque con lo que iba a costarme enviarte este lo bastante rápido como para que no llegue enmohecido (es lo que tienen los pasteles "moist", que duran poco), mejor me pago un billete a Canarias y te lo entrego en mano. Y ya aprovecho, y me instalo contigo y hago ese estudio fonético sobre el español canario -en la playa-.


Cris: es verdad, justo después de publicar esta receta, me di un paseo por tu blog y vi que este fin de semana ha sido el fin de semana "homenaje a la cerveza". Entre las dos, nos abrimos un pub, oyes.

Eva: bueno, es que para gustos están los colores, o los glaseados. A mí el glaseado de queso me gusta (especialmente sobre el pastel de zanahoria), pero me da la impresión de que tiene mucho protagonismo. Y en postres aún no me he "canadianizado/americanizado" por completo: aún no me parece que "bigger is better". Pero entiendo perfectamente que debía de estar muy rico, coronando este pastelazo.

MF: justamente, hablando de cumples, el tuyo aún queda lejos, pero yo ando pensando en unos chocolatitos al chile que me descubriste... ;-D

María: y quiero que me comentes cómo te ha quedado y qué te ha parecido. Porfa.

Noema: aparte de un vasito de Guinness, yo tampoco soy "cervezófila". Pero en este pastel, sí. Oye, y cómo hace subir la masa. Una barbaridad. Las fotos no han quedado muy mal, casi no se nota que el fondo era una camiseta negra de monsieur M.Y los pelos de gato, ni se ven ;-).

Maite: es verdad, parece un festival de pasteles negros (choco-café, choco-cerveza negra). Por eso pensé en repetirlo con melaza, por seguir con el color.

Gin: lo mismo que a María: feedback, quiero feedback.

Dolça dijo...

Hola, hola, hola, este bizcocho de Guiness siempre me ha llamado la atención, y ahora que he visitado la fábrica en Dublín ya lo tengo en mi lista de pendientes!
PTNTS
Dolça

Arantza dijo...

Dolça: lo primero, bienvenida a la cocina. Así que has visitado la fábrica de Guinness... no veas la envidia que me das. Monsieur M. se muere por que vayamos a Irlanda.