domingo, 19 de abril de 2009

Mejorando (II)



Practice makes perfect. Y es verdad. Mi siguiente pan, mitad harina integral orgánica y mitad harina blanca, las dos de fuerza (hasta ahora no quería desperdiciar mis harinas orgánicas de fuerza en mis primeros intentos, quería coger un poco de confianza en esto del pan).
El método, el mismo, sin amasado, cinco minutos, bread for dummies, vaya. Y ahora estoy equipadísima con mi nueva pala panadera y la piedra de hornear. Ya no compramos pan en el super.

Es verdad que la harina de fuerza le da una textura completamente diferente a la miga, y la piedra de hornear le da un "¡Umpf!" a la masa. Al menos, ése es el ruido que imagino cuando la veo subir en el horno.
Un poco como cuando una se prueba un wonderbra.

9 comentarios:

CRIS dijo...

La pinta es estupenda Arantza, cómo te envidio esa pala y esa piedra de horno.Nada que hay que probar el método de los 5 minutos.
Un beso

Eva dijo...

La verdad es que viendo la foto dan ganas de arrancar el pan de la pantalla. ¡Te ha quedado estupendo!

Noema dijo...

Vale, ¡lo has conseguido! ¡Me lanzo a hacer el pan para dummies!
Yo también quiero esa migaaaaa!!!
Ya te contaré :-D

anta dijo...

La primera vez que hice pan pensé que iba a salir mal y que no lo volvería a hacer. En las dos cosas me equivoqué.
Nada como el pan casero que además sabes lo que lleva.
El tuyo parece rico, rico.
Y además las penas con pan son menos ¿no?.
Esperanza.

Anónimo dijo...

Yo también he probado con varias harinas y en casa nos quedamos con una oscurita de trigo (no integral) que le da un sabor a pan pan espectacular, eso si, la miga queda menos espongosa que con las otras.
Estoy deseando poder comprar el libro en español!!!

Un beso

Maite

Ginebra dijo...

Emmm... reconozco que soy una hereje total, que en vez de amasar con-estas-manitas-con-mis-manitas fui al LIDL y me compré una panificadora que mezcla, amasa, leva, y hornea sola, y también he dejado de comprar pan. Lo que todavía no he usado ha sido harina de fuerza porque me da algo de miedo de que la miga me quede demasiado compacta. Ahora me queda esponjosa y ligera. Y el sabor del pan integral es simplemente perfecto.

PD.- y ya muerta por mil, muerta por mil quinientos, me he lanzado a la herejía total de hacer tus recetas de bizcochos y tartas en la máquina. La de cerveza guinness sale que te mueres.

La Lupe dijo...

(las odio a todas)
(brujas)

Ajonjoli dijo...

Precioso pan.
Enhorabuena.

Arantza dijo...

Cris: venga, ya verás como le pierdes el respeto a esto del pan. Este método requiere también un poco de "trial & error" (me temo que con el pan es inevitable), pero tiene la ventaja de que obtienes resultados alentadores mucho más rápido.

Eva: gracias, sí, es verdad que estaba (porque ya no existe, voló a una velocidad pasmosa) muy rico.

Noema: feedback, quiero feedback. Consejo: si no tienes termómetro de horno, cómprate uno antes de empezar (son baratos). Te llevarás una sorpresa viendo la temperatura real que alcanza tu horno, y te evitarás muchos intentos fallidos. Yo hornée un par de ladrillos hasta que me enteré de que los supuestos 235º de mi horno eran en realidad 210.

Esperanza: no sólo las penas con pan son menos, sino que en esta casa ya casi (casi, digo bien, y es que soy muy golosa) no echamos de menos el dulce. Un buen pan calentito no tiene nada que envidiarle a un pastel.

Maite: aunque aún no tengas el libro, puedes ir probando a susituir la mitad de la harina de la receta de base por otras, como la harina multicereales, etc.

Ginebra: oye, y ya puestos, tu panificadora... ¿hace café y lleva a los niños al colegio? :-)
No creas que soy la más chalada del planeta en esto del "hágalo usted mismo", una chica que conozco hace su propia harina. No, no tiene vida fuera de la cocina.

Lupe: yo creo que esa panificadora de Gin promete. Ya sabes lo que pedir a los Reyes. Y bueno, nosotras no tenemos una Pinito que domar.