jueves, 2 de abril de 2009

Love walked in


"Si no has visto "Historias de Filadelfia", para de hacer lo que estés haciendo, alquílala y siéntate a verla. Probablemente exagero si digo que, hasta que no la hayas visto, habrás vivido una vida incompleta y sin color. En cualquier caso, esta película se sitúa definitivamente en la lista de cosas perfectas. Ya sabes lo que quiero decir, la lista que incluye el cielo estrellado en el desierto, los sándwiches de queso fundido a la plancha, "El gran Gatsby", el edificio Chrysler, Ella Fitzgerald cantando "I don't mean a thing (if you ain't got that swing)", las peonías blancas. y esos pequeños esbozos de manos, dibujados por Leonardo da Vinci."

Extracto de "Love walked in", de Marisa de los Santos (traducción propia)

********************

"[...] I also thought, fleetingly, of Soren Kierkegaard [...] saying something like this: rational thought is as holey as a moth-eaten sweater; at some point, girl, you need to take a leap of faith. He's talking about religion, but I'd say the same is true for friendship, the two having never been that far apart in my mind."

Extracto de "Belong to me", de Marisa de los Santos

*********************

En mi caso, la lista de cosas perfectas incluiría (además de "Historias de Filadelfia") cosas ligeramente diferentes, como:

- Las películas "El hombre tranquilo" (la mejor pelea en el mejor pueblo de locos de la historia del cine ), "La chica del adiós" (para todos aquellos que han tenido problemas con compañeros de piso compartido) ,"Doctor Zhivago" o "La hija de Ryan" (¡o las dos! por ser las mejores historias de amor de todos los tiempos), "El piano" (por la misma razón), "Annie Hall" (o cómo empiezan y se terminan algunas de esas historias) o "Matar a un ruiseñor" (tanto la novela, como la película, por mostrar lo mágica y terrible a un tiempo que es la infancia, y por el mejor personaje símbolo de la integridad que he visto nunca).

- El olor a pan horneándose en la cocina.

- Etta James cantando "At last" o Dinah Washington cantando "What a difference a day makes".

- La sonrisa de mi sobrina.

- Las nevadas de diciembre, con copos enormes y esponjosos, como inflados al helio, especialmente al anochecer, salir la primera a pisar la nieve en medio del silencio con el que cubre la ciudad.

- Las trufas rellenas de nata de la confitería Goya de Vitoria.

- Monsieur M. intentando bailar (escondamos todo objeto frágil), o echándose una de sus homéricas risotadas. Julieta siempre se asusta y se esconde bajo la cama.

- Mirar al mar desde el acantilado de Azkorri, o, en su defecto, mirarlo en un cuadro silencioso de Edward Hopper...

- La vinagreta al ajo y perejil de Jean-Pierre, el mejor amigo de monsieur M. Me gusta tanto que por mi último cumpleaños me regaló una botella llena.

- Apoyar la cabeza a medias sobre el lomo de Alfonso, que duerme en el respaldo del sofá, y cerrar los ojos escuchando su ronroneo, un libro en el regazo, una tetera en la mesa. Siesta segura.

- Y en lo de las peonías estoy perfectamente de acuerdo.

¿Y vuestra lista? ¿Qué pondríais en ella?

Uno de los libros que he leido últimamente y que me ha gustado, es un libro de Marisa de los Santos, "Love walked in", su primer libro.

Este libro me ha sorprendido, porque raras veces he encontrado en una novela una protagonista que me parezca casi mi alter ego. Todos nos reconocemos en personajes de ficción, algunos más cercanos a nuestra persona que otros, pero es raro que un personaje tenga las características de un reflejo en un espejo, como es el caso de esta novela.

Pero quizá lo que más me ha gustado es que este libro tiene esas cualidades de las buenas películas clásicas de la época dorada de Hollywood (los 40 y 50), esas películas que idolatro, al igual que la protagonista: ingenio y humor -sin crudeza-, amor -sin empalago-, y unos diálogos como partidas de ping-pong, en los que las réplicas rebotan deliciosamente de un personaje a otro con facilidad y fluidez.

El segundo, "Belong to me", todavía no ha sido traducido al español (creo). Podría decirse que es una continuación del primero, aunque pueden leerse en desorden sin tener la sensación de que nos faltan elementos de la trama (yo lo hice, y no tuve ningún problema). Las dos historias se suceden cronológicamente, y los personajes principales son los mismos, pero son independientes narrativamente .

No sé si las traducciones serán buenas, pero estas dos novelas, que he leido en inglés, me han gustado por el estilo de escritura, el humor chispeante y la forma exacta y realista de tratar los temas centrales, o más bien EL tema central: el amor, declinado en múltiples formas, el amor de pareja, el amor maternal, la amistad entre mujeres, el esfuerzo y el respeto que requiere amar de la mejor forma posible.

Y un tema secundario: la felicidad, que no consiste exactamente en obtener todos nuestros deseos y sueños, sino en saber exactamente qué deseamos, aunque no lo obtengamos, y en ser capaces de seguir soñando a pesar de todo.

18 comentarios:

Ginebra dijo...

Mmm... todo, pondría todo, primero porque soy incapaz de elegir nada (pero nada de nada, eh, desde color a comida o música preferida), segundo porque se me da fatal hacer listas, y tercero porque todo es perfecto y todo hace la vida perfecta dependiendo del momento.

Noema dijo...

7.30 am, una conversación matinal en el desayuno cerrada por la pregunta ¿sabrías decir cuál ha sido el día más feliz de tu vida? Imposible, afortunadamente han sido más de uno. Y ahora tu entrada, ¡hoy es un bonito día! ¿o no?
Ay, gracias por la recomendación. Queda apuntada en la larga lista de "Recomendaciones de Arantza".
Besotes

La Llibreta Viatgera dijo...

Hace mucho que te sigo, y la entrada de hoy, me ha hecho pensar en cosas que me hacen sentir bien, como una buena tarde de cine, con esos clásicos maravillsos, un buen libro, y buena companía, gracias por alegrarme la mañana haciéndome pensar en cosas que realmente valen la pena!

Anónimo dijo...

"Historias de Filadelphia" desde luego, "Cyrano de Bergerac", "Desayuno con diamantes"...tantas....
El olor a pan recien hecho.
El olor a café
El olor a mar los días de tormenta
El olor de la hierba recien cortada
La risa de mi hija
Las manos siempre calentitas de mi chico.
Los días de invierno frios frios pero de cielo despejado, todo luz y aire limpio
Caminar por mi monte gallego sola, alucinando con lo que es capaz de hacer la naturaleza y sintiendome pequeñita y en paz.
Una cervecita y unas risas sobre todo despues de un mal día de trabajo.
Despertar la primera por la mañana y desayunar en silencio mientras todos duermen
Comer, dulce o salado, no hay problema, soy de buen diente.
Caminar descalza
.....mejor paro, no?

Un besazo y gracias por este kit-kat

Maite

Sara dijo...

Arantza: te prometo que llegué aquí hace ya muchos meses en busca de reseñas gastronómicas... pero no puedo negar que cada vez que entro, tengo la esperanza de encontrar una de tus críticas literárias o de cine. Mi lista de "pendientes de" está engrosando, día a día, gracias a tí y me encanta. A ver si me pongo un poco al día con ella durante las vacaciones de semana santa...
Abrazos,

La Lupe dijo...

- No mudarme.
- No tener listas larguísimas de cosas claramente imposibles que hay que hacer HOY SIN FALTA pegadas a la nevera con un imán y muchas exclamaciones.
- Assorted cakes, empezando por uno empapado en whisky (de gloriosa memoria) y café con leche.
- Que Pinito se duerma patas arriba. Así es inofensiva.

aracne dijo...

Tu blog ocuparía un lugar destacado en mi lista, y por supuesto el de mi Lupe, y suscribo la elección de Matar a un Ruiseñor, y añado los sábados por la mañana en el Mercado Central de Málaga, aunque puede cambiarse por la Pescheria de Catania... Y las sesiones de cocina de los viernes con mis sobrinos, cualquier momento íntimo con mi muchacho, asaltar librerías con Mariache, las mañanas claras después de la lluvia, el comisario Montalbano, los platos de cuchara y los postres hipercalóricos, a ser posible de chocolate negro, Stéphane Grapelli, la playa vacía, la calle bullendo de gente cuando entra el buen tiempo... Gracias por tu blog calentito.

anta dijo...

Las listas son irresistibles. ¿Por qué nos gusta clasificar las cosas?
El hombre tranquilo, Matar a un ruiseñor, Historias de Filadelfia...casi todas las que has dicho las sumaría yo a mi lista. Y la poesía de Cernuda, Memorias de Adriano,
la película 21 gramos, de González Iñárritu,
Los puentes de Madison y más de Clint Eastwood,
saber que si miro hacia mi izquierda voy a ver el mar,
dormir la siesta con mis hijas y sentir su calor,
una llamada de teléfono con buenas noticias,
una excursión en otoño a recoger castañas,
saber que mis hermanos siempre estan ahí,
el despiste entrañable de V, ver una peli todos juntos mientras en la calle llueve y hace frío...
Este tipo de listas viene muy bien para preguntarme ¿pero de qué me quejo yo?
Gracias por tu reflexión.
Esperanza.

Eva dijo...

Una amiga de Vitoria añadiría las galletas de nata de Goya.

Yo, el primer roscón de reyes (podría alimentarme de cola-caos y roscón). Las patatas con balacao y arroz de mi madre. Comer un bocata de chorizo en el campo, oliendo la jara, el espliego y el romero, mientras Gora, nuestro perro, no pierde ripio por si cae algo. Abrazar a mi novio esos días de invierno en los que no hay forma de entrar en calor si no es robándoselo a él (¿por qué ellos siempre están ardiendo y nosotras heladas?). Reirte y notar que todo tu cuerpo se sacude, que sale de dentro, dentro. Leer tu blog, que alimenta cuerpo y espíritu. Esas son las cositas que hacen que por un momento todo tenga sentido, que todo encaja.

liuia drusilla dijo...

Veo tu siesta con gato y le añado una siesta con perro, un "Cyrano de Bergerac" (como Maite) y la lasaña de mi madre. ¿Tu crees que el amigo de monsieur M sería partidario de compartir la receta de su vinagreta a este lado del océano? Si es cuestión de dar pena, dile que estoy a dieta y no tengo acceso a la lasaña de mi madre, es una tragedia.

Miriam dijo...

Ainsss, no veo con los lagrimones que me caen... Historias de Filadelfia, El hombre tranquilo, Matar a un ruiseñor y Doctor Zhivago son cuatro de mis pelis favoritas de todos los tiempos... a las que añadiría otras 100 o 200. No somos conscientes de lo afortunados que fuimos de crecer con una tele, que pese a todos sus defectos, programaba clásico tras clásico del cine. Las películas que se programan en España actualmente no van más atrás del año 90, una pena, y los niños de ahora no tienen la cultura cinematográfica que tenemos nosotros... arg. Aunque yo hago lo que puedo, no en vano una de las películas favoritas de mis hijos es "Con faldas y a lo loco"... aún hay esperanza ;-)

María dijo...

Yo añadiría una peli un poco tontorrona pero que es una de mis preferidas: "Brigadoom". Escuchar buena música, leer un buen libro, desayunar sin prisa café con leche y una baguette recién hecha untada de mantequilla, el chocolate negro, los paseos por el monte con marido y niño, mi marido, mi niño, los gatos, la lasaña de mi padre, las charlas con mi madre y mis hermanas, leeros, hacer fotos, diseñar, hacer postres.... Ufff!!! Esperar que cojo aire y sigo...
Es broma pero es que estar viva es un regalo de los dioses.

Arantza dijo...

Una de las cosas que me gusta de escribir este tipo de entrada "interactiva" es que me recordáis un montón de cosas que me gustan...

Gin: tienes absolutamente razón cuando dices que todo es perfecto dependiendo del momento. De hecho, si hubiera escrito esta lista hoy, probablemente no sería idéntica. Pero sigue divirtiéndome hacer listas, sin voluntad de forzarme a "querer más a papá o a mamá". :-)

Noema; vaya, qué día de "count your blessings". Yo también soy afortunada, y tengo dificultad para elegir un día "más feliz". Pero la pregunta te hace rememorar algunos, así que no está mal, ¿no?

Llibreta Viatgera: vaya, bienvenida a los comentarios. En cuanto a alegrarte la mañana... me alegra la mañana saberlo. :-)

Maite: un kit-kat... :-D. Me acabas de recordar dos películas que adoro: "Cyrano" y, oh, esa primera secuencia de "Desayuno con diamantes", en la que Holly se toma el café y el croissant delante del escaparate de Tiffany's... qué bonita nostalgia, la de esa película... y la de la historia de Capote.

Sara: No considero que hago críticas literarias, para nada. Son más bien recomendaciones, y ni siquiera de "literatura" con una "L" mayúscula, son más bien libros agradables, para pasar el rato. En cine soy un poco más seria, probablemente por mi formación.
Tienes que contarme cuando leas o veas algo que has descubierto por aquí... me encanta recibir un poco de feedback, y conoceros mejor por lo que os ha gustado o no.

Lupe: una lista con negativas... no es mala idea, pero la mía sería demasiado larga. Gracias por incluír el cake (rubores, blush, blush), me abruma que lo pongas a la altura de los bigotillos de Pinito vistos en decúbito supino. O supinito. :-D (Lo siento, ha sido más fuerte que yo).

Aracne: qué suerte, poder hacer incursiones en librerías acompañada de la Mariache... Gracias a tí, por este comentario blandito (por lo entrañable) ;-). Corro a buscar quiénes son el comisario Montalbano y Stéphane Grapelli, mi ignorancia no tiene límites y siempre que os leo aprendo algo.

Esperanza: a mí me encanta hacer listas. Creo que tiene que ver con lo "control freak" que puedo llegar a ser si no me vigilo, y también porque me despejan la cabeza y me dejan sitio en el disco duro para otras cosas. Imagino planeando un homicidio conyugal (pongamos, en un momento de ofuscación y de discusión sobre meter los calzoncillos sucios en el cesto), y haciendo una lista... en mi caso el crimen perfecto sería imposible, soy demasiado organizada, dejaría muchas pruebas por escrito :
1. comprar matarratas y motosierra, y muchas, muchas bolsas de basura.
2. chocolate negro.
3. hacer pastel chocolate-espresso y culpar al café del amargor del pastel...)
Espera, que me tomo la medicación... ya. "Los puentes de Madison" también me gustó mucho, mucho.

Eva: umh, esas galletas no las he probado, tengo que tomar nota para la próxima vez que vaya... Yo también soy una sanguijuela térmica, pero tengo la excusa de mis orígenes españoles (viles excusas, porque Bilbao tampoco es Lanzarote, vaya).

Liuia: he amenazado a Jean-Pierre en numerosas ocasiones y con diferentes objetos contundentes, y nada. Sospecho que la receta de la vinagreta se ha convertido en un "running gag" entre nosotros, y que no me la da por prolongar la diversión.

Arantza dijo...

miriam: "Con faldas a lo loco", y cualquier peli de Billy Wilder o de Frank Capra podrían figurar en mi lista... y tienes mucha razón, lo de la cultura cinematográfica que adquirimos los treintañros que pasamos la sobremesa de los sábados viendo clásicos (si eran westerns, con mi padre).

María: los musicales (de los que soy forofa, para gran diversión y perplejidad de monsieur M.), merecen una lista en sí mismos. Son un género terapéutico. Si tienes un mal día, te calzas "My fair lady", o "Hello, Dolly", y te sientes mejor, fijo.

CRIS dijo...

Arantza coincidimos en muchas cosas: en las peonias pero de todos los colores,en La Hija de Ryan,B.Wilder,en Matar un Ruiseñor,y en el Gran Gatsby,y como no, Historias de Filadelfia,quién no ha visto una peli de K.Hepburn y ha deseado ser como ella?.De mi parte añadiría: The Night of the Hunter, Women under influence Y The Night of the Iguana, también Desayuno en Tiffany's versión cine y escrita, adoro a Capote.Estar en un chiringuito mirando el mar resume mi idea de felicidad relajada, aunque la lista puee ser tan larga...

fml dijo...

Vaya, me apasionan un millón de cosas pero al pensar en algo perfecto me he bloqueado. Después de mucho pensar (cinco minutos), ahí van algunas:

-Pepe Carvalho y Philip Marlowe
-Los tebeos de Calvin&Hobbes
-Pelear con mis hijos en la cama mientras su madre se escandaliza.
-Moby Dick
-La voz de Paul Weller. Y su ropa. El peinado no.
-Una especie de crepes que hacen las mujeres árabes de mi barrio y que no se cómo se llaman.
-La música de La casa azul.
-Escaparse un fin de semana sin hijos.
-Un viaje largo en tren sin parar de leer.
-El libro de la selva y Peter Pan (de Disney).
-Los juguetes de Playmobil.
-Gijón.

fml dijo...

Se me olvidaba una cosa super importante:

-El lavavajillas.

Arantza dijo...

Cris: pues sí que coincidimos, sí...

Fml: ¡Oh! ¡El lavavajillas!¡Es verdad! (GRAN invento).