martes, 31 de marzo de 2009

Mejorando


Sigo horneando desaforadamente. Con el mismo método de siempre, los resultados siguen encantándome, tanto en dulce como en salado.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Tiene una pinta fantástica!! Yo también le he cogido el gusto a este pan, no sabia que hubiera version "dulce". He intentado encontrar el libro pero me da que aún no lo hay en castellano, o yo no he sido capaz de encontrarlo...
De momento lo mejor...el olor a pan recien hecho!!!
Un beso
Maite

CRIS dijo...

Sigue probando y dinos como sale con el método de los 5 minutos que me apunto.Cinnamons Buns en 5 minutos, no me lo creo...es la receta perfecta.Tengo que ponerme ya con el fast bread making.
Un beso

Ginebra dijo...

Pero... pero... ¿cuándo se come usted todas esas cosas??? ¿y no se pone como una vaca ni ná??? joder, qué suerte.

natalika dijo...

estoy:
...verde de envidia,
...verde de envidia,
...verde de envidia...

¡¿se pueden hacer también cosiñas dulces con el método-5-m?!!!

Artista, peazo artista...

Cariño dijo...

Genial!!! Qué hambre!!! Vaya pintas!!! Un saludiño.

Ivana dijo...

Que nivel! A mi el pan no me sale asi ni de coña!!!
Fantasticos!
besitos

La Lupe dijo...

¿Hasta dónde vas a mejorar? ¿Y no vas a poner un mostradorcito en la ventana de la cocina, en plan take-away? Me imagino la cola por la mañana...

Noema dijo...

Oye, y la tesina qué tal... ?????

(lo siento, la envidia pudo conmigo)

Vega dijo...

Arantzitaaaa, cómo te echaba de menos. Menudo deleite va a ser leer todos los post retrasados que tengo. Un besote.

Arantza dijo...

Maite: vaya, así que aún no ha salido en castellano... tras leer tu comentario he hecho un poquito de búsqueda, y he puesto el enlace a la receta de los cinnamon buns (siempre con el método "en cinco minutos"). Te endulzará un poco la espera del libro.

Cris: Créelo, todo esto está hecho con el mismo método. Sólo cambia la receta de la masa (los "buns" pueden hacerse con la misma masa de pan, pero en el libro también dan una receta para masa rápida de brioche). Por cierto, y aunque sea una perogrullada, hay que decirlo, por si alguien anda despistado... los cinco minutos son el tiempo de preparación de la masa, pero no incluyen la espera para el levado. Pero bueno, no se cuenta como trabajo, porque no hay que hacer absolutamente nada más que esperar. Un beso de vuelta.

Gin: cuatro días por semana mínimo una hora de jogging (o esquí de fondo), normalmente cinco, más tres medias horitas de pesas. Y el truco está en cocinar, cuando una pasa una hora oliendo los bollos, pues claro que se come uno (o dos) recién salido del horno, pero luego como que pierden atractivo. Eso sí, si voy al restaurante, o alguien cocina para mí, me pongo ciega. Tampoco soy un grácil junco, no te vayas a creer.

Natalika: échale un vistacillo al enlace en el post. Ya verás que fácil (aún me pregunto por qué te falló...). Y no hay motivo para tanto verdor, que tus txapatas :-) tienen una pinta estupenda.

Cariño e Ivana: gracias, gracias. Pero de verdad que no tiene mérito, este sistema es a prueba de bomba.

Lupe: mira por donde, es una idea...

Noema: ¿quién es usted? y, ¿de qué me habla?

Vega: jo, pobre, qué empacho de mí. Bienvenida de nuevo por estos lares, yo que pensaba que te habrían pasado todo tipo de cosas en tu vida real, que te habían hecho abandonar la virtual, y lo que te ha pasado es una empresa telefónica incompetente. Dichosos los ojos que te leen.

Anónimo dijo...

Gracias poe el enlace!!! con lo que nos gusta la canela en casa!!!!
Gracias!!! gracias!!!

Besos

Maite

Merche dijo...

Arantza: go go go with your kitchen experiments! o como dicen los franceses (no sé si los quebequeses también, nunca les llegué a entender :) allez, allez vas-y! te superas con esos rollitos... una foto tan buena y con tan buen resultado que me están entrando ganas de repetirlos a mí también! a la porra operación bikini!!!!

Arantza dijo...

Merche: si hubieras pasado un poco de tiempo en Quebec, habrías terminado por entender el francés de aquí, mujer... cuando yo llegué a escocia, tampoco entendía una palabra, y ahora, cada vez que escucho el acento en alguna peli, me da la nostalgia, me parece de un entrañable... por cierto, que los quebequeses, tan cercanos al inglés, dirían: "Go, go, go!" :-)