jueves, 5 de marzo de 2009

Pan (intento de post minimalista)

Al fin.


Tras pasar mucha envidia, leer sobre el tema, y hacer un par de pruebas... lo he conseguido.

Pan. Tan simple, tan complicado. Y tan rico.


La harina, blanca.

La miga, lo suficientemente húmeda, tierna.


El método, fácil (sin amasado) y rápido (sin contar las horas de espera).

La culpa, del guru del pan, Ibán.

Ya estoy soñando con todos los panes que pienso hacer.

26 comentarios:

alinitaxula dijo...

Arantxa pero que buena pinta tiene, esponjosito mmmm que hambre¡¡¡¡
y yo sin cenar¡¡
biquiños
alinita

CRIS dijo...

Ya veo que estamos todos paneros. Yo hice un curso el sábado pasado con Iban y ya me ha cogido la fiebre otra vez de amasar y amasar, pero le tengo mucho respeto al tema del pan. Te ha quedado precioso Arantza , seguro que huele delicioso, gracias por los dos blogs paneros que aún no conocía.
B.

Anónimo dijo...

Receta de vida
Un mito y no una orden,
una fábula, en lugar de la lógica
un símbolo, mejor que la razón,
he ahí, lo que hace, que los hombres se muevan.

No dejes de cocinar Toquero...

Marona dijo...

Bueno, pues bienvenida la club. Yo el domingo hice uno de miga muy abundante para mojar en unos huevos fritos... mmmh... Ahora vas a ser tú la que vas a dar envidia a los demás :)

natalika dijo...

Uy, ¿y a tí de daban envidia mis inicios de panadera novata? Jodé a mí este pan tuyo me acaba de dejar de piedra. ¡Vaya pinta, maja!

¿La receta es del BBA? Quiero saber de qué página... ¡pero ya!

Jaja y mientras tú subías ayer este post yo tenía dos mini barritas de pan de aceitunas negras en el horno :D ¡cómo está el patio!

Anónimo dijo...

Aranntza, jopeeeeeee....llevo como dos meses resistiendome con uñas y dientes a hacer este pan (es que hace un mes me compré una panificadora y es un viciiiioooooooo...), pero ahora y despues de ver las cacho-fotos que has puesto de este sabado no pasa...ay! mis lorzas!! (por que claro no lo se come solo, verdad?)
Besos miles
Maite

Cariño dijo...

Como huele a pan en esta página!!! Debo andar despistada que no veo la receta, encima sin amasar... Volveré a mirar. Un saludiño.

Mònica dijo...

Ole, ole! Otra que se apunta al club de los "panadictos". El pan te ha quedado precioso. Y ahora...más pan :)))

Lolah dijo...

yo también me enganché al pan leyendo a iban y te advierto que crea adicción, ahora cuando no me da tiempo de hacerlo, me pongo de mal humor.

Ginebra dijo...

Sí que ha quedado bonito, sí. Como que voy a cambiar la foto que llevo en la cartera donde salen los niños por la de tu pan.
:-)

Arantza dijo...

Alinita: mujer, qué tarde cenas. Veo que te has adaptado perfectamente a las costumbres del país :-D.

Cris: yo también le tenía mucho respeto, Cris. Me parecía que lo de la panificación tenía algo de alquimia (y lo tiene), y que iba a ser una fuente de frustraciones y berrinches (como la bechamel :-) para mí, o la mayonesa para otra gente), pero al final es una cuestión de elegir el método. Como tengo poco tiempo para estar encima amasando, etc., he optado por este libro, "Artisan bread in five minutes a day" (está en los enlaces, me lo compré la semana pasada, y estoy muy contenta), me parece perfecto para los que empezamos. Permite producir hogazas -bastante decentes- con éxito casi a la primera, lo cual da muchos ánimos para intentar otras cosillas más complicadas y seguir aprendiendo. Hay quien lo critica con el argumento clásico de "amasar forma parte de la diversión". Estoy de acuerdo. Me encanta hacer repostería precisamente por esa razón. Pero esta forma de hacer pan también permite tener contacto con la masa, sentirla y esas cosas que diría una Naturópata Alternativa... :-)

Anónimo(?): ... gracias.

Marona: tú y tus desayunos... ya me has dado ganas de probarlo con unos huevos fritos ;-D.

Natalika y Cariño: ayer no puse la receta por falta de tiempo, hice una búsqueda rapidilla. Problema corregido. Es una receta del libro del que le hablo a Cris (enlace en el post). He añadido al post un enlace con la receta de base de la "boule", y un vídeo en el que se ve a los autores preparándola (los dos en inglés). Si no me equivoco, Ibán irá a echar un vistazo por curiosidad :-) (Ibán, buen método para los que están atascados y no lo consiguen con Lepard. Que el esfuerzo y el ensayo y error están bien, "they build character" and all that, pero la gente necesita ver resultados para poder continuar. :-).
Al principio, y porque lo menciona tanto en su blog, saqué de la biblio un par de libros de Dan Lepard, pero personalmente me parecen un poco descorazonadores y exigentes para una novata como yo, que tiene una vida (y un trabajo, y una tesina) más allá de hacer pan. Probablemente volveré a Mr Lepard, pero cuando ya tenga unas horas de vuelo. Eché un vistazo al "Bread baker's apprentice" -tras verlo mencionado en tu blog, Natalika-, la información teórica me pareció muy interesante, pero también me intimidó. (Yo es que soy muy cobardica).
Aconsejo a los que quieran empezar por algo fácil que vayan a ver el video y prueben esta receta. Ya me contaréis.

Mónica y Lolah: en esta casa ya andábamos necesitando comer menos pasteles, así que el pan, siempre rico y necesario, es un buen susituto para calmar mis ansias reposteras.

Ginebra: curioso, yo también he cambiado los niños por hacer pan :-D. Aún así, estoy segura de que tus niños son muy ricos :-).

Ajonjoli dijo...

Pues bienvenida la mundo panadero. Nadie diría que es de tus primeros intentos, te ha quedado genial. Vaya corteza, y vaya miga.
Ahora que has empezado no podrás parar.....

natalika dijo...

Arantza: gracias por el enlace a la boule... ya tengo pues un entretenimiento para el sábado organizao :)

Me ha picao el gusanillo del libro este pues... Ay, qué peligro, ya me doy a dar otra vez al consumismo gastro-librero compulsivo ...aaaaaaaah....

Arantza dijo...

Aclaración: si pincháis en "método", el enlace os lleva a la receta, y pinchando en "fácil", encontraréis el video (un poco de paciencia, porque no se carga rápido).

natalika dijo...

Jaja, por cierto: El vídeo es la bomba 8-D... Vaya par de "nerds", qué salaos ellos...

Cíes dijo...

Hola, os diré que desde octubre, mes en que compré una panificadora, no he vuelto a comprar pan, y de rebote nada de galletas, bizcochos ni cosas de esas de mojar en el desayuno, lo hago todo en casa. Estoy de acuerdo contigo cuando dices que las personas normales no tenemos tiempo de amasar, esperar, ver que suba, que repose, volver a amasar... Tengo varios libros y antes de comprar la máquina leí un montón de blogs, el de Ibán, Madrid tiene miga y un montón más. Sigo intentando distintas recetas, porque soy tenaz, a pesar de que incluso con la maquinita a veces tengo fracasos y el pan se hunde en el medio, pero por lo menos no estuve toda la tarde mirando para una masa, a ver si sube o no.

Otra cosa buena que saqué de todo esto: que en uno de esos blogs encontré un enlace a tu página y quedé enganchada. Entre otros motivos, porque vi que seguías Tinta de lagarta, blog altamente adictivo y que yo seguía desde hacía mucho. Y porque me gustan los mismios libros y películas que a tí. Y porque me reía mucho con algunas historias que cuentas. Y porque leí la historia de cómo llegaste a Canadá y encontré tantas coincidencias con mi historia que durante semanas volví a vivir todo lo que viví cuatro años atrás, precisamente y casualmente, en Quebec. Y vas y haces unas fotos al castillo de Frontenac, donde empezó todo, como en los cuentos. Y aunque mi historia tiene un final diferente (yo estoy en España y él en México), ahora que ya no sufro, me reafirmé al leerte en que yo tenía razón y a veces hay que tirarse de cabeza a la piscina: puedes darte un batacazo, pero también es posible que la piscina tenga agua.

Bueno, besos (si que da para pensar el pan).

(Sssshhh, en bajito: estoy pensando en empezar un blog, ¿qué tal el tema técnico?)

Valdomicer dijo...

Acabo de llegar a tu blog Falsarius mediante.
No sé cómo quedarán tus recetas; pero eres la responsable de mi última luxación de mandíbula.
¡Qué humor! ¡Y qué ganas de escribir! más de 200 entradas en un año no las consigue cualquiera.
¿No te tomas vacaciones?.

Arantza dijo...

Ajonjolí: acabo de hacerle pronunciar tu pseudónimo a monsieur M. tres veces, y no veas lo que me he reído (ya, es que una no puede mantener una constructiva actitud pedagógica las 24 horas del día). Gracias por los ánimos panaderos, pero tras pasearme por "Madrid tiene miga", he mirado mi pan y me ha parecido un poco menos bonito. Porras. En fin, me digo que vosotros tenéis muchas horas panaderas entre pecho y espalda. Un saludo lleno de envidia podrida :-)

Natalika; no me hables de consumismo gastro-compulsivo, que acabo de encargar una piedra de hornear (con la que parece que todo sale maravilloso). En cuanto a la "nerditud" de los autores del libro, menos mal que no me conoces :-). Y hay que tener en cuenta que Jeff es físico y profe universitario, así que nerd, sí, pero nerd panadero. Si te tiras el sábado en plena orgía de hogazas, cuéntame cómo te han salido, comparando con el método del BBA, ¿vale?

Cíes: es verdad que el pan da para mucho... ;-). Mira, lo de la máquina es para mí como lo del prescindir del amasado para otros: me digo que tiene menos gracia que hacerlo a mano, pero todo va a gustos. Por ejemplo, tras intentar hacer masa madre, y ver cómo hay que alimentarla, etc., me ha recordado a la experiencia de tener un kéfir en casa (ser que creció hasta alcanzar proporciones monstruosas, mi kéfir daba tanto miedo que mi madre no quería entrar sola en la cocina). Así que, por el momento, como mi nivel de producción panadera y mi tiempo disponible no justifican el esfuerzo de hacer masa madre, me contentaré de hacer pan con levadura comprada a la panadería de mi barrio.

En cuanto a mi historia, me alegro de que leerme te recuerde la parte bonita de la tuya (espero). También tengo que aclarar que entre la edición de la periodista y la parte significativa que me guardé para mí (porque no me apetecía compartirla con todo el mundo, por discreción y porque parcialmente implica a otras personas) es curiosa, y no toda ella rosa. Como dicen en Quebec, en un refrán muy culinario, "es imposible hacer una tortilla sin romper huevos". Y yo rompí unos cuantos durante esta historia. Retomando tu metáfora, hay que tirarse a la piscina. Yo hace ya un década que nado en ella :-).

La faceta técnica de empezar un blog se aprende muy rápido, lo bueno de este soporte electrónico es que está pensado para que gente que no tiene ni idea (como yo), pueda usarlo. Y lo que no entiendes o consigues hacer, siempre lo encuentras en ayudas por internet, o hay lectores extremadamente amables que te explican cómo hacerlo. Yo aún no sé hacer toneladas de cosas, pero claro, depende del tiempo que quieras dedicar a aprender. Si te animas, me pasaré por ahí.
Más besos.

Valdomicer: mis recetas quedan estupendas, por el momento aún no ha habido ningún lector que haya terminado en el hospital por culpa de alguna ;-). En cuanto a mi producción desmesurada, aclaro: no, no tomo vacaciones. Estoy encadenada al ordenador por el tobillo. Esto lo escribo cuando lo que estoy escribiendo en mi tesina alcanza un nivel de patetismo lamentable (a menudo), en guisa de precalentamiento-desbloqueo. Y si tuviera doce años, probablemente estaría tomando Ritalín.
En cuanto a su luxación de mandíbula, es señal de que le falta elasticidad. Eso se soluciona pasándose por aquí a menudo. Un saludo.

Noema dijo...

Desde luego este chico (Ibán) está revolucionando el mundo del pan, y ya llegó hasta Canadá... cachisss. ¡Qué miga se le ve!
Voy a ver si me empollo los enlaces y doy el salto al minimalismo... un abrazo :)
PD: eso de que no es necesario amasar mola un montón, a ver, a ver

Anónimo dijo...

Felicidades!!!! Ya lo probaré!

Arantza dijo...

Noema: este método es algo así como "bread for dummies", dicho sin ánimo de insultar, eh? Ya me contarás qué tal te ha resultado.

Anónimo (cuanto anónimo sin firma, pena, porque así no sé a quién hablo...) gracias. Pruébalo y cuéntame.

Ajonjoli dijo...

Hola Arantza, ¿he oído bien? ¿te has comprado una piedra de hornear? jajajaja ¡esto es una epidemia!
Por cierto, que con Madrid tiene miga llevamos tan sólo algo más de medio año, antes de eso, mi pan lo hacía la panificadora. Así que ya ves, aunque reniegues te veo con la masa madre en breve ;)

Arantza dijo...

Ajonjoli: wow, medio año de experiencia y hacéis unos panes como para ser enmarcados y expuestos en un museo... eso me da ánimos. En cuanto a la piedra... la probé ayer, y da buen resultado, yo diría que la corteza sale más crujiente y la miga más tierna. Aunque probé una receta nueva, así que no sé hasta qué punto es cosa de la piedra... como yo horneo mucho postre y mucha pizza, me la recomendaron, parece que sirve para todo, hasta para conseguir mejores galletas. Pena que no haga que el pelo me crezca más rápido :-)

Pili dijo...

Hola!

No sé si leerás este comentario (ya hace mucho de la entrada principal) pero quería preguntarte dónde compraste la levadura de pan en Montreal, porque yo cada vez que he preguntado en una panadería me ponen cara de extraterrestre. Yo quiero hacer una empanada y me da mucha pena hacerla con los polvitos estos que venden en el súper.
Gracias!

Arantza dijo...

Hola, Pili! Qué bien, una montrealesa como yo. La levadura fresca la compro en una panadería de la calle Fleury. Creo que lo mejor es que vayas a una panadería independiente, de barrio, no a una sucursal de una cadena como Première Moisson o Au Pain Doré. Si les compras algo al mismo tiempo probablemente que accedan a venderte un poco de levadura a peso.

Pili dijo...

Hola!

Muchas gracias por la información! Qué gracia, hasta julio yo vivía al lado de Fleury... Ahora hemos cambiado de barrio. Pues me lo apunto, este fin de semana haré una ruta de panaderías a ver si consigo que en algún sitio me la vendan. Y me apunto tu blog para leer recetitas, que de vez en cuando me entran crisis y de aburrimiento de mi comida y necesito ideas. Muchas gracias!!!