martes, 18 de noviembre de 2008

Las vecinas

Doña Marmota sale a nuestro parterre asilvestrado de buena mañana, y se encuentra con la vecina, que vive en el parterre de al lado:

Doña Marmota: -"¡Vecina! ¡Cuánto tiempo! Yo creía que ya estabas hibernando!"

-"Chuiick, chuiick" (besitos en las mejillas peludas).

Vecina: -"Ya me gustaría a mí, chica. Pero aún ando llenando la despensa. Este año llevo un retraso horrible. Con tanto plato precocinado, ya no se encuentra nada decente para el invierno. Y con dos adolescentes en la madriguera, hay que tener comida. Están en esa fase en la que ya no hablan, sólo gruñen. Salen de sus cuartos para hacerse una pila de comida, y vuelven a encerrarse. Hay veces en que he pensado en instalar una trampilla pasaplatos como en los manicomios, así ni siquiera tendrían que salir. Es que verles la cara a esa edad, es muy duro, chica. Uno de ellos, que anda obsesionado con las modas humanas, se ha hecho un montón de piercings en las cejas, y lleva colgados no sé cuántos aretes. Su padre está que trina. Yo le digo: "Déjalo, hombre, a ver si se pone los aros suficientes para que podamos colgarle una cortina de ducha, y así no habrá que verle la jeta". En fin. He salido a hacer un par de recados, y en cuanto termine, al hoyo. ¿Y tú? ¿Cómo es que no estás ya durmiendo?"

Doña Marmota (suspirando): -"Yo también ando tarde este año. Si es que con los dos chiflados que son propietarios de nuestro parterre, voy de susto en susto. "

Vecina: -"Tu casera... ¿no es ésa de los pijamas un tanto desequilibrados? ¿La que sale a recoger el periódico por las mañanas con los pelos estilo electrochoque en el sanatorio?"

Doña Marmota (poniendo los ojos en blanco): -"La misma. Y su marido el Bigfoot, ése tipo enorme que anda como un marino que acaba de bajarse del barco. O como un oso."

Vecina: -"Aaah. Pues así, a simple vista, no me parecían tan malos. Hija, vives en un parterre que es lo más parecido a vivir en el campo. Pura naturaleza salvaje. Podría ser peor, yo vivo en el terreno de ese obseso de la jardinería... se pasea con un cortaúñas igualando las briznas de hierba que sobresalen. Me pone de los nervios. "

Doña Marmota: -"Pues casi te lo cambiaría. El problema con nuestros humanos es que son imprevisibles. Al principio nos parecían raritos, pero sin más. Tienen dos gatos, pero no los dejan salir, hasta ahí estupendo. Ella se pasa el día tecleando en esa cosa con un cuadrado delante, y de vez en cuando habla sola, gruñe, se mesa el pelo ese de loca que tiene, se levanta, da unas vueltas por la habitación y se vuelve a sentar. Parece que la máquina esa le absorbe mucho tiempo, porque apenas se ocupa del jardín. De vez en cuando, cuando tu humano llama a la puerta y refunfuña y gesticula delante de ella, le da como un ataque y sale con las tijeras de podar. Se carga todas las plantas, y eso parece calmar a tu casero. Entonces tenemos que escondernos mejor durante unas tres semanas, salir sólo de noche, hasta que la jungla vuelve a crecer. Y vuelta a empezar. Hasta ahí, vale. Lo de la vegetación cíclica no lo llevamos tan mal. Y no son malos vecinos, no son ruidosos, se acuestan pronto... ya sabes. A veces a ella le da por poner discos de David Bowie o Milladoiro a toda castaña, o él quema algo que huele raro y hace ruidos que no parecen humanos, algo así como "Ôôômmmm", pero hasta ahora, aparte de sus gustos musicales, no teníamos nada que reprocharles...

Pero hace un par de semanas, llega el Bigfoot, se pone a enredar en una de las entradas de la madriguera, y cuando salimos esa noche, nos llevamos un remojón de escándalo. ¡El muy cretino había instalado una ducha automática! Oye, eso y llamarnos guarros a mí y a mi familia, es todo uno. ¿Por quién nos toma?". (Indignada).

Vecina hace ruidos y gestos de cabeza mostrando empatía y desaprobación: -"Tsk."

Doña Marmota (prosigue, acalorada): -"Y yo que acababa de tirarme un par de horas lamiéndome el pelaje, íbamos a cenar con unos amigos a un seto nuevo, muy elegante... "

Vecina (toda comprensión y empatía): -"Tsk, tsk."

Doña Marmota (en pleno desahogo): -"Y eso no es todo. Porque con esta lunática, vamos de sorpresa en sorpresa. Hace un par de semanas casi me muero del susto cuando salgo por la puerta de servicio y me topo con un esqueleto, frente a frente. Imagínate, habían plantado lápidas por todo el parterre."

Vecina: -"La guerra psicológica."

Doña Marmota: -"Exacto."

Vecina: -"Esa gente tiene un problema. Mi casero tiene la manía de plantar gnomos de plástico en el césped, pero no asustan. Dan vergüenza ajena, y ganas de suscribirlo a una revista de decoración, pero miedo, no."

Doña Marmota: -"En fin. Que estoy intentando convencer a Paco de que nos mudemos. El sábado intenté abordar el tema mientras estaba relajado, tomándose el cafelito y leyendo La Presse que le conseguí en la papelera del reciclaje".

Vecina (con sonrisa conspiradora): -"Ji, ji. Qué cuca. Le pillas con la guardia baja".

Doña Marmota: -"Y le digo: «Mon rongeur d'amour, no crees que sería más seguro para las crías que nos mudemos?» El pobre levanta la vista del periódico, suspira, y me dice que acaba de terminar las últimas reformas y que ahora que la madriguera está al fin a mi gusto, se me ocurre mudarme. Yo intenté convencerle con el argumento de que vivimos en una zona peligrosa, con esa pareja de locos, él martilleando y serrando como un poseso, y ella plantando lápidas y duchas en el parterre. ¿Que vendrá después? ¿Un campo de minas? Al final accedió a meditar la idea durante el invierno, y darme una respuesta en primavera".

Vecina: -"¿Y si en primavera te dice que no está de acuerdo?"

Doña Marmota (hembra de métodos dudosos y bastante reaccionarios, con sonrisa siniestra): -"Seis meses en la madriguera solamente durmiendo y jugando al Scrabble pueden hacerse muuuuy largos".

Vecina: -"Oh."

8 comentarios:

CRIS dijo...

Emmm, me preocupa tu salud mental Arantza...Es broma,que bien que hayan regresado las marmotas,se las echaba en falta.Me voy a la cama habiendo reído un buen rato con el Bigfoot y la loca que planta lápidas en su jardín.¿Al final funcionó la famosa ducha anti-marmotil?.
No pierdas nunca tu humor,
Un beso

Noema dijo...

Jajajaja, pues yo me levanto y me acabo de echar unas risas-carcajadas con el café delante del ordenador que le han dado al día un empezar "superenergético".
G R A C I A S !!!!!!!!!!!
8-D

canela dijo...

Qué mejor manera de empezar el día, en un despacho, que leyendo tus ocurrencias marmoteriles. Me he reído un buen rato, Arantza. Te he de dar las gracias, porque, riéndome, se me ha olvidado tomarme el chocolate matinal que representa 500 calorías ;))

amigoplantas dijo...

Yo prefiero la regadera, pasito a paso, como antaño

Los automatismos de riego no tienen nada de encanto, y si la regadera se hace demasiado lenta a lo peor es que tienes "demasiado" jardín

Anónimo dijo...

Jajajajaja...gracias niña! que siempre me haces reir! aunque mis compis de oficina piensen que lo mio ya no tiene arreglo..jajajajaja...
Por cierto, eso significa que aquel maravilloso trasto Acme no funciona??
Un besazo!!
Maite

lupe dijo...

Me imagino a la marmota haciendo tartas...

CRIS dijo...

Arantza, me acabo de pasar por "Iban en el país de las carolinas", me he quedado alucinada con el pastelito y con el festival que habían montado.
Ya me acuerdo de la crema de marshmalows que posteaste, aquí eso no llega, gracias a Dios.Yo creo que vale la pena estirarle de la lengua a esa viejecita y sacarle la receta de merengue atómico.
Un beso

Arantza dijo...

Cris: no te preocupes por mi salud mental, me tomo la medicación tooodos los días. Te dejo, tengo visita en la cocina. Monsieur Bonaparte, el café lo toma solo o con leche?

Noema: pues nada, encantada de los nervios de que hayas empezado el día con alegría. Yo estoy en plena maratón exámenes-entregar tropecientos trabajos, sin peinar, creo que sin duchar (no me acuerdo), comiéndome cualquier cosa que se me ponga por delante y sin descolgar el teléfono... arrrrggghh. Menos mal que monsieur M. está por esos nortes de Dios, electrificando el trineo de Santa Claus, o vete a saber qué. Esta casa no hubiera sido lo suficientemente grande para los dos. :-)

Canela: 500 calorías...eso no es nada, estoy segura de que las hubieras quemado moviendo vigorosamente el ratón. Pero me alegro de que le hayas descubierto virtudes adelgazantes a este blog (y Noema, virtudes vigorizantes, qué bien).

Amigoplantas: estooo, si vas a ver los orígenes de esta historia con las marmotas, comprenderás que lo que instaló mi Bigfoot de marido no fue un sistema de riego automático (aunque la idea es la misma), nuestro problema no tiene nada que ver con la irrigación de nuestras plantas (que de todas maneras, ya están hibernando, estamos a cuatro bajo cero). Pero me alegro de ver que estás contento con tu regadera. En nuestro caso, no sería práctico (a no ser que la emprendamos a violentos golpes de regadera contra las marmotas, y no sé, la violencia nunca es la respuesta).

Maite: el problema es que nuestra inquilina clandestina parece haber cesado toda actividad, ha puesto el cartel "cerrado durante el invierno" en la boca de la madriguera (ya andamos en temperaturas negativas, y la cosa no subirá sobre cero hasta dentro de seis meses), así que hasta abril, no sabremos si se ha mudado.

Lupe: :-), creo que es más industriosa en eso de hacer agujeros. Yo le propuse lo de pagarle un billete a Canarias (sólo ida), pero pero me dijo que nunca le ha gustado mucho el calor, que sin la siesta de seis meses ella es que no funciona.