miércoles, 5 de noviembre de 2008

Desayuno para campeones (y súbditos de Her Royal Majesty)

Earl Grey (con una nube de leche), scrambled eggs, y beans on toast. Casi, casi, by appointment of Her Majesty the Queen.


Esto es lo que le pasa a una después de una década de vivir en dos países de la Commonwealth.

10 comentarios:

Bea dijo...

Pue yo que soy muy British, te digo que me encanta ese desayuno....le falta una lonchita de bacon...pero por esta que pase, eh!!! jajajajaaj Un beso. B

canela dijo...

¿Todo eso por la mañana? Ufff, pues yo me quedo con el desayuno mediterráneo de pan, aceite y nada ;)

canela

CRIS dijo...

Cuántos recuerdos...aún me acuerdo del olor que dejaba la casa cuando mi ex se levantaba pronto para cocinarse "eso" con bacon, of course. Nunca he podido con las beans on toast,pero también me traen recuerdos de los desayunos en los hostels de esas tierras.
Un beso

Lía dijo...

Hace unos años hubiera puesto cara de horror ante semejante desayuno...hoy en día me parece bastante apetecible. Aunque me temo que todavía quedan años hasta que sea capaz de ponerme a cocinar de esa manera reción levantada ;)

ata dijo...

Las beans me encantan, lo que nunca me ha gustado es ese sucedaneo de tortilla... es lo mas parecido al "poliespan" que he visto.

colfas dijo...

Hola!

Te les desde hace meses, y hoy me decido a escribirte para preguntarte:

¿cómo haces los scrambbled eggs para que no sepan a huevos revueltos?

me encantaba desayunar scrambbled eggs on toast, tal vez los pueda "fabricar" aquí..

saludos y gracias!!

lupe dijo...

Ah, ¿pero los scrambled eggs no son huevos revueltos?

¿No?

Dios mío... Mi ignorancia es abismal y no se queda sólo en la conducta inexplicable de mi horno... Te ahorro el relato del tristísimo fracaso de mis muffins de calabaza. En adelante me propongo comerme la masa cruda.

Noema dijo...

Yeah! Con ese desayuno ya puede vernir el día torcido!
Me declaro también súbdita de Her Royal Majesty si eso es todo lo que hay que hacer. Me pirran los beans on toast! Mis desayunos dominicales británicos llevaban también champiñones al ajillo!

Marona dijo...

Mi desayuno de hoy ha sido otro clásico británico: porridge y el té con leche de rigor... el tuyo lo dejo para el domingo ;) Yo por la mañana me podría comer un buey asado, de hecho, a veces hasta caen unas salchichitas con los huevos... jejejeje...

Arantza dijo...

Bea: el bacon... no lo catamos mucho por esta casa, por aquello de las arterias y de poder embutirnos en los vaqueros sin tener que aceitarnos previamente. Pero es evrdad que forma parte del desayuno clásico.

Canela y Lía: yo no he dicho que era por la mañana... ;-). Soy de las que no tienen hambre nada más despertar, cuando trabajo en casa me tomo el zumo, un café, me pongo a currar "al piano", y desayunos demenciales como éste los tomo como brunch, así soluciono desayuno y comida cuando ando ocupadilla.A veces también cae una tostadilla de pan con aceite y tomate.

Cris: je, yo ando buscando una de esas rejillas que utilizan en los B&B para llevar las tostadas... siempre me han parecido tan inglesas como las "tea cozy".

Ata: los scrambled eggs (huevos revueltos, vaya) son exactamente una tortilla, pero "desintegrada". Normalmente no deberían ser secos ni cauchutosos, sino más bien jugosos, pero si se cuecen demasiado... En cuanto a estas beans, tenían el toque canadiense: estaban hechas con sirope de arce. Ahora que sé que te gustan, ya sé cuál va a ser tu regalo de Navidad.

Colfas: me alegro de que te hayas decidido a comentar. Aclaración: los scrambled eggs son huevos revueltos. El truco es añadir un poco de leche en la sartén antes de que cuajen, y revolverlos bien (hay gente que los mezcla con la leche en un bol, yo soy perezosa y lo hago directamente en la sartén). Normalmente se cocinan en mantequilla o margarina, yo, por cuestiones de salud y de raíces, lo hago en aceite de oliva (muy poquito). Se puede añadir una avellana de mantequilla al servirlos, para darles el toque final.

Lupe: oh, pena por los muffins. Si tienes un horno temperamental, puede arruinarte cualquier receta repostera. (Yo viví con uno que sistemáticamente carbonizaba el fondo y dejaba crudo lo que estaba cerca de la puerta. Lo probé todo: sellar la puerta con trapos para impedir las pérdidas de calor, dar vueltas a las cosas cada diez minutos para que se quemaran de forma uniforme... :-)

Noema: Wow. Champis. Te mereces el título de súbdita honorífica. ¿Y después del desayuno, qué haces? ¿Halterofilia? :-D

Marona: Yo igual, pero después de las siete y media. A las seis tengo esa "náusea mediterránea", producto de la tradicional aversión ibérica a levantarse pronto. En cuanto al porridge, cuando viví en Edimburgo recuerdo que los escoceses tenían dichos sobre él muy divertidos y groserotes... que no puedo mencionar aquí. Pero tenían que ver con lo bueno que es para regular el tránsito intestinal.