domingo, 16 de noviembre de 2008

Galletas sanas de avena: from the cookie jar, with love


Mi cookie jar andaba mirándome con aire de reproche, así que he tenido que ocuparme de llenarla.

Estas galletas sanas de avena son de lo más equilibradas y formalitas, con harina integral, aceite vegetal (muy poquito), poca azúcar, mucha avena (estupenda para bajar el colesterol, fibra a tutiplén) y la energía de los frutos secos (en este caso, cranberries secas, pero podéis utilizar perfectamente pasas).

Aparte de ser galletas "sin pecado", están muy buenas (en esto del dulce no estoy muy dispuesta a sacrificar el placer por la salud). Me las llevo en el bolso y acompañan estupendamente el cafelito de media mañana. Así puedo mirar todos los croissants y napolitanas grasientorros de la cafetería sin que me den envidia.

Con la bendición de la nutricionista.

11 comentarios:

alinitaxula dijo...

Hola aranxa me encanta tu blog, ayer lo descubrí y me gusta mucho el desparpajo que tienes al contar tus experiencias en Quebec... la receta muy sana y buena pinta intentaremos hacerlas ... un besin desde un cachito de santiago de compostela

CRIS dijo...

Esta receta te la tomo, porque estaba buscando una de galletas con avena. Son buenísmas, me gusta el sabor tan especial que le añade la avena,y una buena opción para sunstituir los croissants falsos de grasa de cerdo o de vete a saber qué.
Las fotos parecen salidas del "martaestuardo", perfectas.
Un beso

CRIS dijo...

Por cierto Arantza, también soy fan de Tim Burton y ayer vi Sweeney Todd: no te has perdido nada. Visualmente es una gozada, pero es un un poco paliza y demasiada sangre a chorro.
Feliz domingo

cannella dijo...

Efectivamente, en esa cocina de Montréal reconozco cosas que me suenan... ;-)))
Un besote

canela dijo...

Voy a pasar la receta por el traductor y caen esta tarde, me encantan esos dulces que no te dan remordimientos de conciencia cuando te los has comido (casi) todos. Petonets, Arantza.

Rosa dijo...

Hola Arantza, te leo de vez en quando y me encanta. Me retraso un poco y me apetece hablar de los Jelly beans del otro post. Tengo curiosidad por el de vómito. Cuando vengas a a ver a la família de Txenxo esta primavera a Barcelona me traes alguno. Por cierto, sin ser tan sofisticados y más locales, yo voto por los supositorios (esos caramelos duros, de colores, que tienen forma de cápsula, sabor a menta por fuera y reagaliz por dentro y que se enganchan a los dientes). Cuando nos conozcamos nos pegamos un banquete

Ana dijo...

Que galletitas ma´s ricas y sanas. Mas que galletas yo les llamaria pasta. Esta exquisitas. Besos

Arantza dijo...

Alinitaxula: bienvenida a esta cocina, espero que sigas pasándote por aquí, hay sillas de sobra :-). Efectivamente, chica, si tuviera tanto dinero como desparpajo, ahora mismo estaría escribiéndote desde las Bahamas :-). Bonita ciudad la tuya, y qué buenos recuerdos me trae.

Cris: Ooooh, me has derretido con tu piropo (las fotos "martaestuardescas" ;-), el aspecto del post era un poco una caricatura del martaestuardo, he pensado que lo de la tela blanca, el cristal, el blanco de la leche, las letras turquesa... van muy bien con lo de receta ligera, ya sabes, todo lo "light" tiene ese look etéreo, blanco, brillante, como que no pesa y no se te acumula en las caderas... :-. Y comenté por ahí (cuando hablé de "Sleepy Hollow") que Sweeney Todd tampoco me había gustado nada. Gran decepción, totalmente de acuerdo contigo.

Cannella: tu aspirador del salvaje oeste me ha impresionado. Y yo que pensaba que esos gadgets sólo existían en norteamérica...

Canela (menuda variedad de canelas en rama, en esta cocina... una de las dos es de Ceilán?): nada de culpabilidad, nada. Todo el mundo sabe que las recetas ligeras, cuanto más comes, más adelgazas ;-)

Rosa: me temo que esta primavera no estaré allí para el acontecimiento (sssnifff), aún soy estudiante y no hay pasta para ir por las Iberias (a no ser que vendamos algún órgano, pero yo aún aprecio lo de tener dos riñones), así que la degustación de Jelly Beans tendrá que esperar... aunque tengo que aclarar que no se venden en paquetes de sabores desagradables, sino que las "Bertie Botts" son un surtido en el que están mezcladas las horribles con otras que saben bien. Has probado a buscarlas por Internet? Porque hoy en día se consigue casi de todo.
A lo que tú llamas "supositorios", nosotros los llamábamos "torpedos". Y estaban muy buenos. Un saludazo.

Ana: es que las cookies (galletas) de este lado del Atlántico tienen un espesor que es propio de las pastas españolas. Pero aquí se consideran galletas.

Lupe dijo...

Miro tus fotos de galletas sanas y crujientes, con sus cranberries y su avena, y me voy a la cocina, y le echo una mirada a mi horno cruel, malvado y rencoroso, que pone cara de inocente.
Me doy la vuelta y me hago un bocadillo de nocilla.
Con pan integral.
¡Ja!

Marona dijo...

¡Las encontré! ¡VIVAAA! Se parecen mucho a las "Best-Ever Oatmeal-Raisin Cookies" de Phoebe, aunque más sanitas ;) ¡Besos!

Arantza dijo...

Lupe: ahora me doy cuenta d que hace milenios no respondí a tu comentario. Imperdonable. En fin. Menos mal que te has mudado de horno.

Marona: y están ricas, tienen una textura "carnosita" (... si es que puede utilizarse este adjetivo para hablar de galletas). Vamos, que no son chiclosas-chiclosas, pero tampoco crujen, tienen la suficiente enjundia para que sea satisfactorio hincarles el diente. No sé si me explico :-).