viernes, 23 de enero de 2009

Mulligatawny vegetariano

En las semanas que suceden a las navidades, normalmente a ningún ser humano normalmente constituído le apetecen enormes comilonas. A nadie, salvo a mi bigfoot de marido, cuyo tamaño viene probablemente de una herencia genética plantígrada, que hace que se ponga a soñar con pollo a la barbacoa tres horas después de la comilona de Nochebuena. Y a mí, cuando la temperatura baja de los veinte bajo cero en Montreal, me dan ataques de glucidomanía, y paso por una fase alucinatoria en la que sueño con enormes platos de pasta chorreantes de queso fundido, patatas fritas y chocolate, chocolate, chocolate. Exit, Atkins, bonjour, hidratos de carbono. En cantidades industriales.

El resto de la humanidad, especialmente la humanidad femenina, que se empeña en medir su valía como ser humano por la pequeñez de la talla en la que es capaz de entrar (mira que somos mentecatas), por estas fechas quiere alimentarse sólo de verduritas. De redimidoras, salvadoras y poco grasas verduritas.

Sea, pues. Declaro enero mes de la verdurita redentora, y os propongo una receta que, además de calentar estómagos y cuerpos transidos por el frío invernal, es muy nutritiva, como todas las recetas con legumbres, pero a diferencia de otras recetas con legumbres, es también fresca y nada pesada. Y tiene esa nota de exotismo perfumado que nos hace variar un poco de nuestros habituales pucheros. Not your mamma's beans.

Espero compensar así los efectos engordantes de esos nocivos (pero, oh, cuán gozosos) macarrones con queso, por los que alguna que otra fiel lectora acusó a este blog de ser pernicioso y dañino para la silueta. En mi defensa diré que la silueta no existe en Quebec entre noviembre y abril, y claro, a veces se me olvida que muchos de mis lectores van a exhibir sus carnes en pantalones cortos mientras yo aún llevaré ropa interior larga.

El mulligatawny es a la cocina anglo-india lo que la sopita de pollo con fideos a la cocina de mamá: una tradición reconfortante, de la que existen tantas recetas como mamás diferentes. Normalmente se incluye en la receta pollo, u otra carne, pero la primera vez que oí la receta fue en su versión vegetariana, y se ha mantenido como mi favorita.

Normalmente insisto en aclarar que no soy una cocinera creativa y que no invento ninguna de mis recetas (si acaso, las adapto un poco a mis gustos o a mi nivel elevado de colesterol), pero esta vez tengo que aclarar que existen tantas recetas diferentes de esta sopa, que he terminado por mezclarlas y refinarlas hasta obtener la mía propia, y está bastante rica.

Ahí va:

MULLIGATAWNY VEGETARIANO

(para 4 personas, más o menos, pero yo y las cantidades... bof)



Ingredientes

- 1 cebolla pequeña picadita

- 4 dientes de ajos picados finos

- medio pimiento rojo en daditos pequeños

- medio pimiento amarillo o naranja, en daditos (si no los encontráis, uno rojo entero)

- 1 tomate grande, cortado en cubos

- 1 batata, 1 boniato o una taza de calabaza pelada y cortada en cubos

- 1 zanahoria, cortada en pedacitos

- caldo de pollo al gusto (en su defecto, un cubito de caldo, pero yo prefiero el caldo en brik de Campbells, no sé si existe por allí...), de verduras si queréis que la receta sea vegetariana de verdad

- dos o tres tazas de espinacas o acelgas, cortadas en tiras no muy finas

- 1 manzana mediana, pelada y cortada en dados, regada con un chorrito de zumo de limón

- 1 taza de lentejas rojas (ver foto; las verdes también sirven, pero tardan más en cocerse y el sabor no es el mismo, las rojas son más dulces)

- zumo de medio limón

- 2 cucharadas de té de jengibre fresco, bien picadito

- 2 cucharadas de té de cilantro fresco, picadito (opcional)

- 2 cucharadas de té (o 3, si os gusta bien especiado y no es muy picante) de pasta de curry (ver foto) , o de curry en polvo

- 1 cucharada de té de comino molido

- 1 cucharada de té de cúrcuma

- sal y pimienta al gusto

-yogur natural no azucarado para servir, o un chorrito de leche de coco (opcional)

(Estos ingredientes son para hacer el mulligatawny "a la Arantza", pero podéis variar en función de lo que tengáis por el frigo: berenjenas, puerro en lugar de cebolla...).

Preparación

En un fondo de aceite (de oliva vale perfectamente, el plato es tan especiado y perfumado que no se notará al final), hacer el ajo y la cebolla picados. Cuando estén transparentes, añadir el pimiento y dejar ablandar. Añadir las especias y el jengibre, bajando un poco el fuego, y procurar remover a menudo para que no se peguen. Añadir la zanahoria, la batata, boniato o calabaza, y saltear con el resto. Añadir el tomate y hacer un poco. Por último, incorporar la manzana. Echar las lentejas, revolver todo bien para que se impregne de especias, y verter el caldo (yo lo echo frío), la cantidad depende de vuestro gusto, si preferís un sopa espesa, como un potaje, o más caldosa. Las lentejas rojas tienden a absorber el caldo y a continuar hinchándose después de la cocción, así que hay que prever un poco más de caldo para evitar que el plato se os quede "seco".

Cuando el caldo comience a hervir, echar las acelgas o espinacas, el cilantro (personalmente, no me gustan las verduras de "hoja verde" demasiado "muertas", por eso las incorporo siempre hacia el final de la cocción), y dos cucharadas soperas de zumo de limón. Dejar cocer a fuego lento. El plato está listo cuando las lentejas, la zanahoria y la calabaza están hechas.

Servir con una cucharada de yogur por encima, o sobre un poco de arroz blanco si es plato único, y un disco de Ravi Shankar de fondo si queréis la experiencia sensorial completa . Antes de probar la primera cucharada, husmear el humillo fragante que despide.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Tiene muy buena pinta. Si encuentro el jenjibre fresco igual me animo a hacerla...

alinitaxula dijo...

jor que antojo no veas lo que me apetece para cenar hoy¡¡¡ estamos de nuevo en alerta roja ejejje en galicia por el temporal¡¡¡¡¡¡ no tengo algunos ingredientes así que me apañaré con lo que hay.
Besin gordo y buen finde
alinita

Nieves Diego dijo...

Pues yo creo que lo tengo casi todo así que me apetece un montón la idea. En una noche de invierno que mejor que sopita en casita!! Bss

CRIS dijo...

Delicioso Arantza ,ardo en deseos de hacerlo,un dhal muy original.
Besos

María dijo...

Uau!!! Qué pinta más buena tiene. Lo probaré.
Por cierto, después de Navidades si existe un pueblo al que le encanta comer (el de Donosti). Si es que no paramos... empezamos con Santo Tomás, los talos y la chistorra y acabamos el 20 de enero con una señora cena.
Saludos

Begoña dijo...

La verdad que la sopa tiene una pinta estupenda. Hace tiempo que no he hecho un plato de ese tipo y me está apeteciendo mucho....Hoy hemos tenido mucho calor por aquí, pero el invierno no se ha ido todavía...
Un saludo, Begoña

Diane dijo...

¡Mmmmulligatwany!

Cette soupe a la merveilleuse propriété d'être parfaite en toute saison, à mon avis. Bien d'accord pour Ravi Shankar.

Ta recette a l'air particulièrement intéressante. Je vais l'essayer très bientôt! Merci! :-)

Lía dijo...

En casa yo hago una receta parecida y que viene genial para los resfriados cuando va cargada de curry picante ;D

La Lupe dijo...

¡Mulligatawny!
Dios.
A veces creo que me lees el pensamiento.
El poco que haya, sí.

Arantza dijo...

Anónimo: la próxima vez, identifícate, por favor. Esto de escribir a anónimos es como hablar con una persona que lleva un pasamontañas. Difícil. Aunque parezca una tontería, un seudónimo o un nombre de pila humanizan el contacto. No tienes más que firmar al final del comentario, no es necesario abrir un perfil en blogger.
Pues que gracias por el cumplido, aunque los platos de legumbre nunca son muy fotogénicos, siempre pienso que la imagen no hace justicia al sabor. El jengibre parece que se encuentra en el super del Corte, o en cualquier tiendilla asiática de tu ciudad.

Alinita: Jo, ya he leído el cisco que se ha organizado durante el temporal. En comparación, nuestros 20º bajo cero de hoy (soleados, eso sí), me parecen de lo más agradables.

Nieves: Y además este plato no es indigesto por la noche, a diferencia de los sustanciosos cocidos.

Cris: ya veo que tus estancias en Inglaterra te han aficionado a la cocina india... :-)

María: ¿talos? ¿txistorra? ¿después de las fiestas? Los donostiarras sois inmortales. Aunque no creas, yo si encontrara una txistorra por aquí, como que hoy si que caería con un talo bien tostadito... Pena que no existan las txistorras versión Reader, o algo así...

Begoña: ¿Calor? ¿Qué es eso? Extraño vocablo, pardiez. Mira Begoñita, si el invierno se os va antes del 15 de mayo, sobre todo no me lo cuentes. No quieres hacerme llorar, ¿a que no?

Diane: absolument, certes ;-), ma chère amie. En passant, je n'ai pas encore eu le temps de voir toutes les choses intéressantes que tu m'as envoyées, mais dès que je l'aurai fait, je t'écris. Gros bisou chaud. (Aujourd'hui, c'est assez nécessaire.)

Lía: y acompañada de un buena tisana limón-jengibre, destapa la nariz más taponada.

Lupe: esta sopita como que te va bien; ligera sin ser "light", especiada sin ser indigesta, barroca pero no sobrecargada, receta ligeramente anárquica y adaptable... (pero qué cosas más bonitas te he dicho, ¿eh? Son diez euros, guapa. :-)

La Lupe dijo...

(diez millones de euros, más bien... gracias...)