jueves, 12 de junio de 2008

Están locos, estos romanos (II)

"Yo, personalmente, me mantengo alejado de los alimentos naturales. A mi edad necesito todos los conservantes que pueda conseguir."

George Burns
******************
Un misterio quebequés que me intriga:

¿Por qué uno de los refrescos "nacionales" de Quebec, la bière d'épinette o spruce beer (literalmente, cerveza de pícea, o como se dice en España, de abeto) sabe y huele de una forma que me recuerda mucho al "Vim limpiahogar"? (No, no le he dado un tiento al bote de Vim, pero sólo por el olor, me imagino cómo sabe).

Sé que el origen de este refresco es una bebida elaborada por los indios, bebida que salvó a los primeros franceses llegados a Québec del escorbuto. Se preparaba fermentando agujas de abeto. Si queréis saber cómo se prepara en casa (la receta está en francés), pinchad aquí. Os advierto que creo que el tipo de abeto utilizado, la pícea, no existe en España, no tengo ni idea de si el abeto común de allí es comestible. Así que, una vez más, no me hago responsable de posibles intoxicaciones. Que no se diga que este blog es una incitación al envenenamiento.

El sabor y aroma artificiales del refresco industrial actual deben de ser los mismos que utiliza la marca Vim, si no, no me explico el parecido. Por eso soy incapaz de apreciar esta delicacy de las bebidas quebequesas... un refresco con sabor a pino.

Están locos, estos romanos.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Conosco dos restaurantes en Montréal que tiende(avoir/offre/sert?) este "cerveza de pícea" - no industriale y artificial bebida... La natural, veridad, cerveza de pícea. Muy deliciosa bebida. Creo que yo tengo la receta...

I wish I were fluent en espanol. Soy frustrated because I cannot express myself freely!! :-D If you don't understand what I'm trying to say, tell me! But I want to keep practising.

Diane

Arantza dijo...

Diane: apreciamos el esfuerzo, sobre todo porque sé que hace ya bastante tiempo que estudiaste castellano, así que es normal que lo tengas olvidado... si pinchas en el enlace de "L'épicerie", en este post, hablan justamente de uno de esos restaurantes. A ver si me llevas y nos tomamos una, porque la que he probado es la sintética, a lo mejor la natural me gusta más.

Pedro dijo...

Yo la probé una vez en un restaurante que hay cerca del hotel Chateau Champlain y "casi" me estropea el codillo que me estaba metiendo "pal" cuerpo, la verdad es que no me gustó, pero no me importaría volver a repetir la experiencia (más que nada por volver por allí...)
Besos.

Lía dijo...

mmm....suena tan mal como el licor de cantueso que es como echarse colonia al gaznate ;P

Marona dijo...

Ahá... me has picado la curiosidad cosa bárbara... este verano (si Dios quiere) estaré unos días cerquita de Canadá. ¿Crees que al otro lado de la frontera también tendrán esta bebida? ¿O todo lo canadiense está vetado en el país vecino? ;)
Besos.

Sara dijo...

Que asquito.

Igual si haces una infusión con un ambientador de coche de esos de pino, obtienes el mismo resultado.

Mira que puestos a probar, lo probaría casi todo, pero esto... aish.

Arantza dijo...

Pedro: mira que mezclar el codillo con este brebaje infernal... je, je. Eso es como mezclar unas chuletillas de cordero con caramelos de violeta.

Lía: nunca me acostaré sin saber una cosa más. Me has obligado a ir a buscar lo que es el cantueso, y he descubierto que se parece al espliego. Licor... uj. Yo tengo un problemilla gustativo con esos sabores tan perfumados, los mencionados caramelos de violeta siempre me han dado náuseas. Creo que el único "perfume" con el que me gusta cocinar es el agua de azahar, para los postres, y eso, con cuentagotas y alejando la botella de la nariz como si fuera plutonio. Hace tiempo también probé unas crêpes libanesas perfumadas al agua de rosas que me encantaron. Tengo que volver a buscarlas para sacarles fotos...

Marona: yo creo que sí, por aquello de la proximidad. En Vermont y en Maine seguro que hay. Si no, prueba el otro refresco de la foto, la "root beer", que es como una cocacola con sabor a regaliz. Y ya me contarás. (Si vas a venir a Nueva York, está a 6 horas de bus de Montreal. ¿Una visitilla? ;-)

Sara: ¡exactamente! ¡Es como si hubieran infusado uno de esos ambientadores de pino en una botella de gaseosa!

sumire dijo...

Aliento fresco????
Don´t worry Diane, we feel the same when we try to express us in english (or french). De todas formas, se te entiende bien, sigue practicando.

sumire dijo...

ejem primera patada.. express ourselves... perdonen es que la noche me confunde.

Ander dijo...

Me ha hecho pensar en el ¿jengibre? que te sirven en los restaurantes japoneses con el sushi, que sabe un poco como a toallita perfumada (de esas que te dan en aviones, hoteles, etc.). Tampoco me he comido nunca una toallita, pero como el Vim, me imagino cómo sabe por el olor. :-)

sumire dijo...

A ver quien es el primero que le da un lameton a la botella de Vim y/o un mordisquito a una toallita.... ;)

Arantza dijo...

Sumire: estoy segura de que Diane también aprecia tu esfuerzo solidario en inglés, aunque ella es francófona :-) Qué lío de idiomas. En cuanto al aliento fresco, sí, igualito que si chupas un "petit sapin qui pue", como les llaman aquí a esos ambientadores de pino de los que hablaba Sara (todo lo horrible trasciende fronteras).

Ander: curioso, lo del jengibre marinado (porque eso es, lo rosa). Es verdad que es súper-perfumado, y al principio me daba un poco "patrás", pero con el tiempo he aprendido a apreciarlo y ahora me lo como casi a cucharones (bueno, a palillos llenos :-) A algunos alimentos, como a algunas personas, hay que frecuentarlos y conocerlos mejor para apreciarlos.

Anónimo dijo...

a Sumire : Thank you, merci! ;-)

Diane

liuia drusilla dijo...

¡Argh! Me has traído a la memoria el infausto recuerdo de una especie de agua con gas mentolada que me tomé una vez (una y no más, Santo Tomás) cuando currelaba en la Francia. Qué ascazo más grande, por Dios.
Habrá que probar también si abrillanta el terrazo, ¿no? ;)