viernes, 24 de julio de 2009

Lluvia

Hemos tenido suerte: de los tres únicos días que salimos de Montreal este verano, al menos uno y medio ha sido lo bastante soleado como para poder llamarlo un día de verano.
Estas vacaciones (aquí se toman en julio) está lloviendo tanto que ya son una especie de broma colectiva entre los desesperados quebequeses, que en su gran mayoría las pasan practicando el deporte nacional en uno de los muchos parques naturales de este gran país: el cámping. Nada tan miserable como quince días acampando miserablemente bajo la lluvia. Bueno, sí: quince días acampando miserablemente bajo la lluvia con niños que se aburren.
Para muestra, esta caricatura del gran Serge Chapleau (traducida a todo correr por una servidora) aparecida en La Presse del sábado pasado:


Qué gran verano para terminar una tesina.

9 comentarios:

Juan Navarro dijo...

Para terminar una tesina es bueno cualquier verano. Lo raro será la imagen, que sólo te falta una mantita.
Un saludo

Noema dijo...

Jeje, pero mira, al hilo del comentario de Juan, nada mejor que un verano lluvioso para acabar la tesina. Ya que a uno se le jo**, se le fastidia el verano, quiero decir, al menos que a los demás también, juas, juas :-S

Anisor dijo...

¡Qué susto! Por un momento pensé que habías terminado la tesina. Espero que pronto puedas finiquitarla, pero la verdad es que la echaré de menos, es un personaje más del blog.
Bicos!

Zarawitta dijo...

Excelente la cari. La tesina... es raro terminar, ya que como han dicho se vuelve parte, y no sólo del blog si no de una y eso es difícil de pasar, aún con la tranquilidad que da terminarla.

Abrazos lluviosos también por acá.

Pilar - Lechuza dijo...

Pues chica, aquí en Galicia, hemos tenido 4 o 5 dias de sol en todo lo que va de verano. Esta semana han caído chuzos de punta y hay que ponerse ya una prenda de abrigo para salir a la calle. Esperemos que el mes de agosto sea pelín mejor que es cuando yo me tomo las vacances...
un abrazo

Marona dijo...

¡Qué cosas! Aquí está haciendo un verano clavadito al tuyo... el otro día en la radio bromeaban y ponían "Winter Wonderland". En fin, paciencia...

natalika dijo...

Coñes, cómo anda el panorama. Aquí empezamos con buen pie estival... y ahora estamos bastante inundados también.

Nosotros el domingo pasado nos fuimos de picnic con 19 gradillos, un bonito nublao y lloviznas esporádicas. Imperturbables. Del Norte.

Y la tesina te la llevas al idilio campestre debajo del brazo y que se joda el mundo... :D

Anónimo dijo...

Veo que ya a comentado Lechuza lo maravilloso que esta resultando el verano Gallego (el del año pasado fue para olvidar también) asi que no me explayo en lo rebonito y verde que se pone todo (lo que no se pudre por esceso de agua como mi romero) y lo chupi-rechuli que es tener ese bien tan preciado llamado agua en abundancia.

Si el verano de lluvia es jodio con niños en casa en la ciudad, de camping debe ser...brrrrr...ni pensarlo quiero!!

Besos miles

Maite

Arantza dijo...

Juan Navarro y Natalika: he adquirido una habilidad inmensa en correr al patio con el portátil entre dos chaparrones. El invierno aquí es muy largo, como para pasarse el verano encerrada.

Noema: lo sé, es poco solidario, pero siento ese regocijo malsano de "je, je, que siga lloviendo, total..."

Anisor: No, no, aún no he terminado la tesina. Puedes creerme, cuando la termine, os vais a enterar. Tú la echarás de menos, pero yo, no creo. Aunque tendré que buscar un nuevo motivo para quejarme :-)

Zarawitta: debe de ser un poco como una depresión postparto. Ya tengo ganas de experimentarla, ya. Más abrazos.

Pilar y Maite: bueno, chicas, que viniendo del norte, ya sabemos a qué atenernos... en el País Vasco corremos a la playa en cuanto sale el sol, porque nunca se sabe cuánto va a durar... por otra parte, es lo que hace que nuestras costas no estén invadidas de turistas y los consiguientes monstruos urbanísticos, así que el clima tiene sus ventajas...

Marona: como buena vasca, no tengo nada contra la lluvia. Pero sí que necesito un poco de verano antes de que llegue de nuevo el invierno.