miércoles, 10 de junio de 2009

Knit happens : World Wide Knit in Public Day / Jornada Mundial del Tejido en Público


A primera vista, uno podría pensar que junio no es un buen mes para pensar en tejer. La idea de echarse encima un ovillo de lana y la porción de bufanda-jersey-mantita que estemos haciendo nos hace sudar y nos da un poco de urticaria.

Pues os equivocáis. Porque junio es precisamente el mes en el que se celebran en todo el mundo los KIP (o Knit in Public Days). Estos días (cuatro, en total: el 13 y 14 de junio, osea, este fin de semana, y el 20 y 21 de junio, para que no pongáis la excusa de "estaba ocupado", el masculino genérico es porque conozco caballeros que le dan a las agujas sin complejos) son días en los que se intenta promover este tipo de artesanía, y ya de paso, mostrar a la gente joven que se pueden reunir en un parque para algo más que para tragarse una botella de alcohol barato. Si Jon y Yoko se encamaron por la paz, vosotros podéis darle a la madeja de lana.

Este año os aviso con tiempo, porque siempre se me pasan estos días conmemorativos y acabo por publicar algo demasiado tarde. El resultado de mi memoria defectuosa es que publico entradas para eventos tan importantes para la humanidad como el Día Internacional Sin Dieta o el del Tejido en Público, pero se me pasa el Día Internacional Contra la Homofobia o el Día Mundial de la Tierra. Os aseguro que mis prioridades personales no se reflejan del todo en lo que publico u olvido publicar...
Esta vez tenéis tiempo de sobra para organizaros, me consta que entre mis lectores (al menos, entre mis lectoras), hay algunas tejedoras apasionadas. ¿Cómo organizarse? En este sitio tenéis los puntos de encuentro españoles (o quebequeses, o mexicanos, por poner un par de ejemplos...) en los que va a haber grupos tejiendo. No tenéis más que presentaros con vuestra labor y ganas de conocer gente, y la naturaleza hará el resto. Por el momento, en España habrá reuniones en Burgos, Barcelona, Lleida y Las Palmas (que yo sepa), pero si sois gente emprendedora podéis organizar un encuentro en vuestra ciudad y anunciarlo en el sitio mencionado, o ponerlo en los comentarios a este post.
Los cupcakes son de Vegan Yum Yum. Las bufandas son mías.

Yo no me considero una auténtica tejedora, sigo haciendo sólo cosas cuadradas o rectangulares, lo que me limita bastante (digamos que me limita a, ehm, bufandas y mantas). Mi único intento de jersey tenía la abertura del cuello tan pequeña que era necesario untarse la cabeza de vaselina para poder ponérselo. Y abandono mis proyectos durante largas temporadas. Sobre todo en verano.

Soy una autodidacta muy torpe, me autoenseñé utilizando videos en Internet y este libro. Sin embargo, y a pesar de mi falta de aplicación para aprender más, el tejido me ha aportado ese mismo refugio que encuentro en la cocina, pero con la ventaja de ser portátil: en tiempos duros, when shit happens, en mi caso knit happens, nada para una hiperactiva como yo como adelantar una bufanda durante las largas horas de espera en un hospital. La impotencia que se siente al no poder hacer nada por la persona que velamos, se alivia cuando las manos ejercitan ese maratón artesanal. El resultado es lo de menos. Creo que siempre termino regalando mis bufandas. Soy algo así como la señora Weasley de las aprendizas del punto.

Para terminar, os propongo una lectura veraniega (por lo facilita), que acompaña bien al tejido: "The friday night knitting club", de Kate Jacobs. Recomendable para las que ya han hecho sus pinitos con un par de agujas, y para las que echan de menos a su grupo de amigas. A mí no me pareció el mejor libro que he leído, pero es un pasatiempo agradable. Algo así como el equivalente literario a un buen capítulo de "Friends".

Los cupcakes de las fotos, auténtica obra de arte decorada con mazapán, no son míos, son de Vegan Yum Yum, que agasaja a sus compañeras tejedoras con estas maravillas comestibles. También os propongo un modelo de invitación para una tarde de stitch & bitch completa.

Muchas veces, no se adelanta gran cosa, pero las risas compensan. Ya sabes, knit your bit.

14 comentarios:

Ella dijo...

A lo mejor es el momento de retomar esa mantita que empecé el otoño pasado... Y de hacer más muffins!

Ginebra dijo...

Ay! Qué bonitos bollitos!

Marona dijo...

Bueno, después de comprobar que en Salzburgo no hay ningún grupo y que yo no tengo ni conocimientos de tejer ni gran poder de convocatoria, casi me quedo en casa haciendo unas galletas :D:D:D Voy a ver esa receta tuya famosa en el mundo entero de galleticas de avena, jejeje.
¡Besos!

recetasdemama dijo...

Me ha encantado tu post... yo soy de las que se relajan o en la cocina o tejiendo.... y aunque en Córdoba no hay reunión de tejedoras, y ya me parece un poco tarde para reunir un grupo, yo me saldré con mi punto al parque

Besos. Ana

CRIS dijo...

Ne parece muy surrealista una masa de gente tejiendo públicamente, es que no me lo puedo ni imaginar.
Si al final vas tira unas fotos del acontecimiento, please.

Zarawitta dijo...

¡No puede ser mejor!
¿Qué será? Una tarde de stitch & bitch... unos cupcakes prácticamente perfectos, de esos que no quieres probar por no deshacer el modelito o a los hombres bien machos (dígase con acento bien latino) tejiendo por las calles.... Ja ja ja.

anta dijo...

A mí me enseñó a tejer mi madre.
Yo no le hacía mucho caso porque me resultaba aburrido. Prefería leer, fíjate tú.
Pero incluso contra mi voluntad, aprendí. Lo básico. Del derecho y del revés y poco más.
Y ahora, me resulta taaaan relajante.
Ese día mundial tel tejedor público daré las gracias a mi madre.

Anónimo dijo...

Descubri tu blog por casualidad hace cosa de un mes mas o menos, y desde entonces lo sigo a menudo. Divertidos, originales, y llenos de inspiracion para mi cocina y mi fotografia y diseño. De donde sacas todas esas fotos vintage que acompañan a tus textos?
Felicidades por tu blog!!
S

Anónimo dijo...

BUfff...mi madre llena de paciencia y teson se empeño en enseñarme, recuerdo haber hecho hace siglos dos jerseys con resultado razonable...ahora sinceramente no me atreveria...

No sé si habré cambiado, pero me resulto aburrido, lento y un santo coñazo...al ganchillo me resistí con todas mis fuerzas adolescentes...y gané!! artilugio del demonio...

Fijate que lo que si le di duro una temporada al punto de cruz...no me entiendo ni yo!!

Un beso

Maite

Lía dijo...

Happy knitting ;)

Iris dijo...

a mí me encanta pasarme el día kniteando y llevos dos años seguidos sin poder asistir al WWKPD por tocarme trabajar, a ver si con mis compañeras blogueras tejeteje nos animamos a organizar un evento en el fin de semana siguiente...

Arantza dijo...

Ella: esa mantita, en un parque bien verde, con unos cuantos muffins para compartir... suena bien, ¿no?

Ginebra: Y que lo digas. Éstos muffins son de esas cosas que yo admiro, pero que nunca jamás intentaré hacer. Y es que hay pasteleras-cocinillas, como yo, y virtuosas olímpicas del muffin, como esta chica.

Marona: pena, porque hubiera sido una gran ocasión para aprender. Yo pensaba que los austriacos serían artesanales, como los canadienses, por aquello del invierno frío. Ya me dirás si te han gustado esas galletas. Me has dado ganas de volver a hacerlas.

Ana: no te desanimes, aunque vayas tú sola, anuncia igual en qué rincón del parque vas a estar. A lo mejor alguien te sorprende uniéndose a tí.

Cris: a ver si puedo este fin de semana... aunque aquí no para de llover. Y monsieur M. tiene un evento especial, al que dije que asistiría... puedo llevarme la bufanda que tengo por terminar, quedaría tan diplomático, sacar la labor en los momentos aburridos... ;-)

Zarawitta: es lo bueno que tienen los canadienses, se encuentran bastantes que no son muy machos, y se pueden poner a tricotar, con músculos y pelo en pecho.

Anta: es verdad, hay cosas que cuando las madres las enseñan, sólo las apreciamos algunas décadas más tarde.

S; bienvenida a esta cocina. La mayoría de mis imágenes son ilustraciones publicitarias de los años 40-50, que es una época de la ilustración (y del cine) que me gusta mucho. También hay imágenes de Ann Tayntor y Ed Polish, pero ellos lo que hacen es básicamente lo mismo: buscan ilustraciones "retro" y les añaden texto.

Maite: yo también tengo mis temporadas punto de cruz, que tomo con gran entusiasmo y que abandono con gran hartazgo. Mi madre y mi abuela hacían ganchillo, quizá por eso nunca me ha interesado :-D.

Lía: lo mismo para tí, bonita. Espero que haya algo organizado por esos sures en los que vives, si no, organízalo tú, maestra del tejido.

Iris: eso, que por algo se hace en dos fines de semana. Yo espero poder ir al segundo.

Anónimo dijo...

Yo no soy tejedora ni cocinera, pero soy fan del tejido y glotona... Disfruta tu día! Ya quiero verteeeeeee!

MF

Arantza dijo...

MF: al menos, lo de tejer... lo intentaste :-). Y no se te daba tan mal, la bufanda "talla Alfonso" que hiciste te quedó bien :-D. Lo de vernos..., ay, guapina, estoy intentando terminar el tercero de mis cinco capítulos ("Análisis de resultados"), y creo que lo peor habrá pasado. Pero estoy muy, muy, pero que muy harrrrta. Con una "R" vasca.