domingo, 28 de junio de 2009

Convenciendo al enemigo con tarta de higo

Este libro de cocina es bastante útil, si tenéis retoños en edad de independizarse, es la biblia culinaria que deberíais regalarles (es francés, así que espero que haya versión en español, por aquello de la cercanía).

Esta semana me hice con una cajita de higos frescos, higos que venían de muy lejos y que recibí como quien recibe una lata de caviar, de lo exóticos que son por estas tierras.

Tras comerme unos cuantos al natural, cerrando los ojos y literalmente en la higuera, decidí que esta ocasión especial merecía una receta especial.

Como soy demasiado vaga para copiarla, y como tengo un director de tesina que me tiene en muy baja estima últimamente, he sacado una foto de la receta, y ahí os apañéis como podáis, con todos mis respetos.


El único cambio que hice a la receta fue añadir un chorrito de ron a la crema del relleno, porque a monsieur M. le encanta y necesito unas estanterías en un armario, así que le doy al vil soborno repostero.


16 comentarios:

Marona dijo...

Jo, los higos por aquí no son tan exóticos, pero sí que son un lujazo de cuidado... ¡a euro la pieza que van! Así que me los compro como quien se compra una barrita de chocolate o algo así, un caprichito para la meriendo. Mi madre aún está traumatizada por el precio.

Anónimo dijo...

chicas, que no son higos, que son brevas (¿o estoy equivocada? hace tanto que no los como)

Maria C.

YoSusan dijo...

Estas por el aspecto si que parecen brevas, esa piel negra y su forma alargada. Pero a mi me da igual, porque ya estoy pensando en hacerla para convencerme a mi misma.Higos y brevas son mi fruta preferida y esta es su temporada ( que por cierto se han retrasado un poco), así que perfecto.
Un saludo

Zerogluten dijo...

Pues yo cada vez que voy a la frutería pregunto por ellos, pero este año se están haciendo de rogar. Yo también cierro los ojos cuando los como. Son manjar de dioses.
Con esta tarta se convence al enemigo y a quien se ponga por delante.
Besitos sin gluten

Anónimo dijo...

Pues, para variar, yo como tengo una higuera hermosota...no me gustan los higos!!!...pero como poco tiempo se pondra a dar fruta como una loca y llega un momento que ya no sabes que hacer con ellos, y a mi suegra le encantan creo que me animaré con la tartita, quien sabe...hasta puede que empiecen a gustarme...

Un besazo

Maite

PD.- Mis higos son pequeñajos y verdes por fuera...pero es que es arbol natural, sin pesticidas ni nada parecido, asi que suelen ser mas chiquitajos que los comprados...yo no los distingo de las brevas, epro saben parecido, no??

Ginebra dijo...

Dígale a la Lupe que le pida a su amiga Aracné la receta de los bombones de higos frescos (de paso llórele para que Aracné les mande unos pocos a usted y a la Lupe, que se lo merecen). Están que te mueres de maravillosísimos.

Ella dijo...

Qué ricos!! Hace un siglo que no los como, y justo ayer una caja me miraba implorante desde un puesto del mercado. Ahora me arrepiento de no haberla comprado.

María dijo...

Ay!! qué buenos. En la higuera de mi casa han empezado a aparecer pero aquí maduran entre agosto y septiembre. ¡Ya os echaré un recuerdo!
Saludos

recetasdemama dijo...

En Andalucía no es todavía época de higos, ahora están maduras las brevas. Me guardo tu receta para septiembre, entonces la podré hacer... tiene que estar buenísima

Ana

La Lupe dijo...

a) Qué belleza.
b) Yo compré ayer, también. Negros y gordos. Y no eran caros.
c) Lo que dice Ginebra sobre los bombones de Aracne es la más pura verdad. Una cosa resplandeciente, vamos.
d) Me pregunto qué tipo de trato con el diablo hay que tener para enviar al Canadá una caja de higos frescos con éxito.

aracne dijo...

Muy honrada por la mención a mis bombones de higo de mi Gin y mi Lupe, procedo a compartir la receta. Ánimo y paciencia. Merece la pena...

Ingredientes: 500 gr de higos secos (lo prensados NO valen)
1 vaso de brandy buenecito
medio vaso de agua

150 gr de chocolate negro bueno
3 huevos
75 gr de mantequilla
3 cucharadas de azúcar

150 gr de chocolate de cobertura de buena calidad
3 cucharadas de aceite de girasol

Con una tijera hacemos un corte no muy grande en la parte inferior de los higos y los ponemos a macerar al menos 12 horas en el brandy con agua para hidratarlos. Luego los sacamos y los dejamos dos horas escurriendo para que suelten el exceso de líquido.

Hacemos una mousse: derretimos 150 gr de chocolate y fuera del fuego lo mezclamos con la mantequilla (BLANDA, NUNCA DERRETIDA), las yemas, el azúcar, una cucharada sopera del brandy de macerar los higos y, por último, con las claras montadas a punto de nieve.

Ponemos al baño maría el chocolate de la cobertura. Cuando empiece a derretirse, añadimos el aceite y removemos. Dejamos al calor para ir bañando los higos luego.

Rellenamos los higos: Introducimos una cucharita de las de moka por la raja que hemos hecho (para hacer hueco) y luego inyectamos la mousse (muy fría) con una manga pastelera (yo uso una bolsa de plástico con una esquina cortada). Cerramos en la medida de lo posible la abertura.

Cogemos los higos por el rabito y los bañamos en la cobertura de chocolate. Los ponemos en un papelillo de los de trufas y los metemos inmediatamente en el congelador media hora para que se enfríen. Luego ya los podemos pasar a la nevera.

* Si queréis rizar el rizo y os sobró turrón blando de la última navidad, deshacedlo en un poco de brandy con leche y luego mezcladlo con nata líquida para hacer una salsita.

PD: Estos también han convencido a algún enemigo...

Noema dijo...

¡Muy American pie!
¿Qué tipo de trato hay que tener, más que con el diablo, con el agente de aduanas para que te entre una caja de higos frescos? ¿Convenciste al enemigo?
PD: Acabo de leerme la receta que ha dejado aracne y me he quedado flipá, aunque a mí en realidad no me gustan los higos, jeje, y eso que pasé mi niñez subida a la higuera que tenía mi abuela.

elhombreamadecasa dijo...

Mis abuelos tenían una higuera en el patio y teníamos tantos higos que se los acababan comiendo los pájaros.

Y nunca he sabido la diferencia entre los higos y las brevas.

Arantza dijo...

Marona: Por aquí están igual de caros... pero encima no se encuentran , hay muy pocos sitios en los que los vendan, y eso durante un par de semanas al año. Quién nos iba a decir que una fruta que crece en cualquier solar abandonado en España, nos iba a parecer un lujo, ¿eh?

María C. y YoSusan: cuando escribí el post, la verdad no me fijé si eran galgos o podencos :-), pero ahora que lo pienso, tenéis razón, creo que son brevas. Debe de ser que traduje automáticamente lo que ponía en la caja, "figues". Y es que en Quebec no diferencian, no son frutas que se puedan cultivar en este clima. Gracias por la precisión.

Zerogluten: es verdad que son manjar divino. Es una fruta que junto con las cerezas y las fresas, siempre ha sido de mis favoritas, desde cría.

Maite y María: qué envidia me dáis, con vuestras higueras. En un ataque de nostalgia, hasta pensé intentar cultivar una en maceta, para poder meterla en casa en invierno (con las heladas que nos caen por aquí, a 30 bajo cero, no hay higuera que sobreviva en el jardín). Tuve un naranjo enano durante varios años, y cada vez que florecía la casa olía como un patio andaluz (o levantino :-).

Ginebra y Aracne: acabo de leer por tercera vez la receta. Estoy en éxtasis teresiano. Tengoqueterminarlatesina tengoqueterminarlatesina, me repito para no lanzarme a hacerla. Aracne, gracias por compartir el secreto. Me quito el sombrero repostero, me inclino, aplaudo y te hago la ola. Y te mando mi dirección ya mismo :-D.

Lupe y Noema: tras leer la receta de los bombones de higo, ahora lo entiendo todo (todo lo que murmura la Lupe en su blog sobre sus orgías bomboneras antes de acostarse). Y los higos no fueron de contrabando, no. los compré en una tienda de importación a precio de caviar iraní. Vamos a pasar la semana comiendo pasta, para poder pagarlos. Es lo que tiene lo de ser un poco gourmet y estudiante al mismo tiempo. Un día de gloria gastronómica exótica, seis días de patatas y macarrones. Besos llenos de glúcidos.

Ella: donde vives tú ahora tiene que haber unos mercados gloriosos. Aprovéchalos, mujer.

Recetas de mamá: la verdad es que me animé a hacer la tarta porque me pareció bonita. Y resultó estar buena :-)

Hombreamadecasa: que no son galgos, hombre, que son podencos. Y ambos muy caros a este lado del Atlántico.

Zarawitta dijo...

Definitivo que los higos me recuerdan la casa de los abuelos con su gran higuera siempre esperándote a la entrada de la casa... La tarta de higos,suena excelente, la probaré a pesar de siempre haberlos preferido al natural.

Por otro lado ay esas tesis, tesinas, artículos de titulación, sobreviviremos lo sé! Yo ando en las mismas y peor en la etapa de espero sus comentarios querida asesora... hace 2 semanas... respiraré, que al fin son buenos y saldrá.

Arantza dijo...

Zarawitta: ánimo, además, tienes razón, no les interesa aguantarnos eternamente, así que la tesina pasará... :-)