miércoles, 24 de junio de 2009

Empanada de atún

El fin de semana pasado lo pasamos en grupo de amigos, y para que las comidas no fueran una carga para los propietarios de la casa que nos acogió a todos, decidimos utilizar esa fórmula que me gusta tanto, por lo comunitaria y poco estresante: el pot luck. Fórmula clásica en Navidad en mi familia quebequesa, que evita mucho estrés y maratones culinarios en las fiestas. Así, los anfitriones también pueden sentarse a cenar tranquilos, sin estar completamente agotados tras pasar horas cocinando.

En esas ocasiones, siempre intento preparar una recetilla española, si es posible algo que no sea la sempiterna paella, que es lo más conocido. Esta vez hice una empanada de atún y pulpo (el pulpo de lata, me temo). Aparte de estar buena, tiene la ventaja de que puede prepararse con antelación, se transporta y conserva bien, y si el horno está monopolizado por un montón de platos recalentándose, siempre puede comerse fría.
La receta, aquí. Admito todo tipo de sugerencias y consejos de los lectores gallegos.



La acompañamos con unas flores de calabacín a la plancha. Fue muy apreciada por los amigos quebequeses. A fin de cuentas, si "hay un gallego en la luna", por qué no puede haber una vasca en Quebec (del que, por cierto, hoy es la fiesta nacionalista, digo, "nacional"), la provincia menos canadiense del Canadá, que haga comida gallega. Y que vivan el mestizaje y el multiculturalismo.


17 comentarios:

Ella dijo...

Aquí una lectora gallega que además adora (y echa mucho de menos) la empanada. Sobre todo la de atún.
Me hace gracia lo de "siempre puede comerse fría", porque lo normal, de hecho, es comerla fría. A pesar de que el pulpo de lata me ha producido un escalofrío, te diré que la empanada tiene muy buena pinta, y no dudo de que estará buenísima.
Por cierto, siguiendo una de tus recomendaciones literarias me he comprado el primer libro de la serie True Blood.

Merche dijo...

Qué tal sorprenderles la próxima vez con un gazpacho? a todos los guiris les suena raro eso de "sopa fría de tomate" pero luego les cambia la cara... recomendado para un día de calor húmedo insufrible con mucho mosquito volando. Palabra de extremeña de pro (vivo de gazpacho en verano...)
Muaks!

Anónimo dijo...

Hola!! a mi me pasa como a Ella, pero si la empanada "siempre" se come fria!!!jajajaj...yo la hago con rellenos mas o menos tradicionales siempre con la misma base de aceite, cebolla y pimenton, a mi chico le encanta la de chorizo, asi que ya ves...
Lechuza (vivimos muy cerquita y sus comidas son como muy de casa, me encantan)tiene buenas recetas asi que ni me atrevo a darte las mias, ademas yo hago las empanadas tamaño rueda de molino, preparo el "mejunge" en casa y lo bajo a la panaderia de al lado de casa y ellos se encargan del tema horno. Es comodisimo!!!

Un besazo gallego

Maite

anta dijo...

Pues como gallega fuera de Galicia te diré que la masa que tú has hecho se parece mucho a la que hacemos en casa, pero en casa de mi madre no se añade aceite a la masa para así hacerla más ligera.
En cuanto al relleno, somos muy de mezclitas dulce-salado. Nos gusta mucho la de bacalao con pasas.
Me encantaría probar esas flores de calabacín. Nunca las he visto por aquí.
Esperanza.

La Lupe dijo...

Me voy a morir.
(La Lupe a estas horas sin desayunar, soñando con una empanada de zamburiñas con masa de millo, ¿puede ser eso?, que se comió una vez en algún lugar de Galicia y que todavía le da sentimiento)

La Lupe dijo...

(ah, y mi palabra de verificación era "tacto", juradito)

Cíes dijo...

La pinta es bárbara, con su chimenea y todo. Yo, no sé por qué, siempre hago dos chimeneas juntitas, pellizcando con el pulgar y el índice.

Si, Lupe, efectivamente puede que hayas comido empanada de zamburiñas con masa de maíz... mmm... Probadla también de verduras, setas, calabacín... y la de vieiras... la de queso, jamón y tomate... la de manzana con azúcar y aceite de oliva con la masa muy finita...¡Ay, por Dios, qué hambre!

aracne dijo...

Pues yo no soy gallega, pero en un libro de Álvaro Cunqueiro encontré una receta de masa rápida facilísima y de resultados espectaculares que procedo a compartir: se pone a calentar en un cazo una taza de leche, la misma cantidad de vino blanco y la misma de leche. Justo antes de que llegue a hervir, se retira del fuego, se añade sal (y pimentón, si quieres, te tomo la idea) y se deja entibiar. Cuando la mezcla de líquidos esté a temperatura ambiente se añade harina y se va mezclando hasta conseguir una masa homogénea, moldeable y que no se pegue a los dedos. Entonces le das forma a la empanada, la decoras con todo tu arte, la pintas con yema de huevo diluida en leche o con aceite y la metes en el horno (180º, unos 45 minutos). La levadura del vino se activa con el calor y la masa queda hojaldradita y muy sabrosa. La última vez la rellené con un refrito de pimientos rojos y cebollas previamente asados y unas sardinillas frescas sin espinas, homenaje a los espetos de sardinas de mi Málaga, que se suelen comer acompañados de ensalada de pimientos.

PD. Besitos y cariños. La próxima vez que Monsieur M. proponga barbacoa, yo propondría fuga...

aracne dijo...

error en la receta: una taza de leche, una de vino blanco y una de aceite. Los madrugones me atontan...

Noema dijo...

Una amiga acaba de enviarme un estupendo libro de cocina gallega tradicional, ahora veo aquí esta empanada tan estupenda y creo ver cuál va a ser el próximo monotema en mi cocina. Ñam, ñam.

Arantza dijo...

Ella y Maite: ya véis que mi ignorancia es ilimitada: la última vez que estuve en Galicia y comí empanada, me la sirvieron caliente, así que pensaba que ése es el uso habitual. Ya sé que el pulpo de lata da bastante grima, pero lo utilicé en cantidad mínima, por meter un tropezón diferente en la empanada. Y de verdad que el resultado no fue malo. Ella: ya me dirás qué tal te lo has pasado leyendo "True blood".


Merche: el gazpacho es lo que nos permite sobrevivir los veranos quebequeses húmedos y pegajosos... en cuanto la temperatura ronda los 30, siempre hay un recipiente de gazpachito en el frigo... así que los amigos ya lo han probado, es un clásico mío. Ahora ando buscando más recetas de sopas frías, porque en Montreal Tropical no hay quien sea capaz de comer caliente. Smooch!

Maite: envidia me da tu panadería servicial al lado de casa. Porque aquí estos días encender el horno da unos sudores terribles (ya, ya sé que luego en invierno me quejo del frío).

Esperanza: qué bien, que la receta se parezca a tu receta familiar. Lo de las flores de calabacín (o de calabaza) es cosa de conocer a alguien que tenga huerta, y pedirle que en cuanto broten te recoja algunas. O plantarlos en jardinera, que también funciona (yo otros años que tenía más tiempo me he hecho un "huertito metropolitano" en el patio, tomates, pimientos, calabacines y calabazas, todo en jardineras, y la cosecha fue estupenda).

Lupe: es verdad que hay nostalgias gastronómicas que no se olvidan. Yo tengo una de un quesito en el Pirineo francés... y otra de papaya en tus islas... *suspiro*

Cíes: lo has conseguido: a la porra el calor, voy a precalentar el horno.

Aracne: gracias mil por molestarte en escribir esa receta, pienso probarla y te diré qué tal. Y monsieur M. se ha reformado, ayer recibimos a toda la familia y yo sentada, como una reina, y él asando, recogiendo, llenando lavavajillas y diciéndome si quería otra copita de blanco (creo que leer ese post también le ayudó bastante a no recaer en su fase "hombre-de-verdad").

Noema: y yo que pensaba que Berlín también estaría a temperaturas ecuatoriales y que no te acercarías al horno en un mes... :-)

elhombreamadecasa dijo...

Nosotras al Pot Luck le damos un nombre supercristiano: Compartir.

Arantza dijo...

Hombreamadecasa: a mí me da que los cristianos no tienen el monopolio de ese concepto que mencionas... :-). Lo diferente del potluck versus el clásico "cena en la que todos aportan algo" es la organización. Hay muchas y curiosas modalidades (echa un vistazo al enlace de wiki, algunas tienen su gracia), e incluso recetas específicas para ese tipo de cenas. En fin, que en mi familia española siguen matándose a trabajar por turnos cada año en Navidad, y estoy intentando convencerlos de que esto tiene más lógica.

Miércoles dijo...

Variedad orensana: añadir chorrito de vino, azafrán y una pizca de levadura a la masa. Hornear cubierta de hijas de berza o un paño húmedo (hace la masa esponjosa).

Arantza dijo...

Miércoles: qué bien, qué de trucos de profesionales de la empanada :-). Pienso ponerlos en práctica. Eso del azafrán suena estupendo.

Anónimo dijo...

Otras sopas frías:
Vichyssoise
Ajo Blanco
Calabacín y queso
Tomate y nata
Consome Gele

Anónimo dijo...

E infinidad de cremas,
Espárragos
Zanahorias
Champiñones
Calabaza
Salmorejo