lunes, 7 de diciembre de 2009

Calma


... no he desaparecido para siempre. Este domingo publicaré algo que tenía pendiente. Por el momento, estoy disfrutando de todo ese tiempo libre que no he tenido durante los últimos dos años. Pero como no quería dejaros empantanados en esas fotos de un noviembre gris, os dejo unas fotitos preinvernales de un estanque "amigo", que apenas empieza a helarse, a formar esa costra acristalada llena de formas misteriosamente programadas por la naturaleza. Dentro de un par de semanas, habrá gente patinando encima. Por ahora, el invierno tarda en llegar y se hace desear.



12 comentarios:

sara dijo...

Unas fotos preciosas!!
Bs!

intxaurtsu dijo...

Odio el frío y el invierno me entristece, sueño con montar un chiringuito en una playa donde el clima sea cálido y pueda vivir medio desnuda para el resto de mi vida, pero tú consigues hacerme disfrutar del invierno con tus fotos (si te mando las de Bilbao volverías a coger un avión para Montreal)

Noema dijo...

Son como muy tétricas melancólicas las fotos, pero en el buen sentido del término, poéticas, me gustan mucho. Yo es que soy de las que prefiere el frío, no sé cómo pero siempre acabo pasando los veranos más al norte de donde vivo. Además tengo este año un gorro nuevo por estrenar a prueba de los vientos siberianos que soplan por aquí queeee... ¡vamos!

Dispersa dijo...

Bonitas fotos, que disfrutes del "dolce far niente" te lo has ganado.
Un besuco.

Zarawitta dijo...

¡Me encantan la fotos! Y es que esa nostalgia invernal realmente me atrapa y no suelo poner mucha resistencia al dejarme llevar. Que bueno es leerte y ver a este lindo lago en proceso de congelamiento, ojalá podamos disfrutar algún día de "tu invierno".

anta dijo...

Esa sensación de frío que transmiten tus fotos me traen recuerdos de infancia, de cuando vivía en las montañas gallegas.
Ahora que vivo al lado del mar ya no sé lo que es eso. Y lo echo de menos.
Besos.
Esperanza.

Marta dijo...

Preciosas, hasta el domingo.

aracne dijo...

Qué belleza, Arantza! Como ves, tus incondicionales nos pasamos de vez en cuando por tu blog para retirar telarañas, recuperar algunos viejos posts gloriosos y, de vez en cuando, llevarnos una agradable sorpresa. Disfruta y descansa. Besos...

Ander dijo...

Oye, que no me pronuncié en el post anterior, estaba tan abarrotado que me dio cosica. Enhorabuena, Arantza, ojalá yo pronto pueda decir lo mismo. De momento, ya he acabado mi estancia en el Archivo de Indias de Sevilla... Pero entre que aún tengo que esperar a que me manden las reproducciones y que tengo que ir a otros archivos, aún me falta. Espero que lo hayas celebrado como mereces.

María dijo...

Qué fantasmal... Me han encantado la fotos.

CRIS dijo...

Esperaremos a leerte el domingo y sobretodo, no desaparezcas del todo, qué aburrimiento!.
Un beso

Coquelicot dijo...

Me recuerda a un plato de bruma de Quique Dacosta, qué gracia:

http://recetariodeviajes.blogspot.com/2009/07/el-poblet-de-quique-dacosta.html